logo cuidar

en VIH

¿Afectará a mi vida sexual?

El diagnóstico de una infección por el VIH puede suponer un fuerte impacto en distintos ámbitos de tu vida, por ejemplo en el ámbito de la sexualidad.

Especialmente al principio, tras la noticia, puede sentirse confusión, miedo ante una posible transmisión y miedo al rechazo. Es normal que la persona que vive con VIH se plantee en este momento cómo va a afrontar la sexualidad y cómo va a relacionarse íntimamente con otras personas1. Y es esa inquietud por la posibilidad de transmisión del virus lo que podría condicionar la vida sexual y la intimidad con otras personas, tanto si se tiene una pareja sexual estable como esporádica1 1.

En este sentido, es necesario recordar que los preservativos –tanto el condón masculino como femenino- son una buena protección frente al VIH y la mayoría de las infecciones de transmisión sexual. Además protegen contra la reinfección por otra cepa del VIH. El primer paso, por tanto, es adoptar medidas para evitar la transmisión 1.

No obstante, las preocupaciones y el estrés generado pueden conllevar problemas de salud sexual en las personas que viven con el VIH.

Uno de los problemas que pueden aparecer es la pérdida de deseo sexual, lo cual afecta no solo a la calidad de vida sino incluso a la autoestima de la persona. A veces esto se produce porque se asocia de manera negativa el VIH con la sexualidad 1.

También se ha de saber que las personas que viven con el VIH pueden tener algunos problemas de salud sexual debido a su enfermedad. En concreto, se sabe que algunas personas tienen unos niveles de testosterona inferiores a lo normal debido a los efectos directos del virus o un mal estado de salud 1.

En otras ocasiones, algunos tratamientos antirretrovirales pueden producir daños en los nervios, la llamada neuropatía, lo que puede acarrear problemas de disfunción eréctil 1.

En cuanto a las mujeres que viven con el VIH, el principal problema de salud sexual es la dificultad para llegar al orgasmo 1.

Por último, una mala salud global también puede influir en que se pierda el deseo sexual o que se vea afectada la salud sexual de la persona.

Ante la presencia de estos problemas o la necesidad de hablar sobre las preocupaciones que pueden surgir en este ámbito, no dudes en consultar a tu equipo de atención médica o a una organización de apoyo. Ellos podrán ayudarte y orientarte 1.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.