logo cuidar

en VIH

VIH y el sistema inmunitario16, 20

El VIH es un virus que tiene como diana el sistema inmunitario, que es el sistema que defiende al organismo de las infecciones y enfermedades. El tratamiento antirretroviral es imprescindible para el manejo del VIH y llevar una vida más saludable, ya que permite reducir el nivel del virus en tu organismo y ralentizar o prevenir el daño en el sistema inmunitario. El tratamiento del VIH no es una cura, pero puede ayudarte a mantener tu salud y mejorar tu esperanza y calidad de vida.

Recuento de linfocitos CD4

El recuento de linfocitos CD4 muestra la salud del sistema inmunitario y disminuye con el paso del tiempo si el VIH no se trata dado que el sistema inmunitario se debilita. Cuando el recuento de linfocitos CD4 disminuye, significa que el organismo está perdiendo la capacidad de combatir las infecciones causando la aparición del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). El objetivo del tratamiento del VIH es incrementar la cantidad de linfocitos CD4, con el fin de que el sistema inmunitario pueda funcionar correctamente. El recuento de linfocitos CD4 puede verse afectado por numerosos factores, como el estrés, el tabaquismo y la enfermedad, por lo que se evalúa a lo largo de un período de tiempo. La supervisión del recuento de linfocitos CD4 ayuda al equipo médico a decidir cuándo es necesario iniciar el tratamiento.

Carga viral

La carga viral indica el grado en que aumenta la infección por VIH en el organismo. Cuanto mayor sea la cantidad de VIH en la sangre, mayor será la carga viral y la rapidez con la que disminuirá el recuento de linfocitos CD4, lo que incrementará el riesgo de contraer una enfermedad oportunista. El objetivo del tratamiento del VIH es reducir la carga viral a un nivel indetectable en sangre. Los resultados de la carga viral pueden variar, por lo que se evalúan a lo largo de un período de tiempo. Una carga viral baja reduce el riesgo de transmisión del VIH a las parejas sexuales, así como de la madre al bebé durante el embarazo y el parto.

Síntomas del VIH

Muchas personas con VIH desconocen que padecen la infección hasta que se les realiza una prueba del VIH. Esto se debe a que los síntomas de la infección por VIH pueden variar y pueden no manifestarse o ser leves al inicio, normalmente parecidos a los de la gripe, a las 3-6 semanas de la infección. Algunos de estos síntomas son comunes a otras infecciones.
Con el paso del tiempo, el VIH aumenta y debilita el sistema inmunitario, lo que puede dar lugar a:

  • infecciones leves o crónicas
  • inflamación de los ganglios
  • diarrea
  • adelgazamiento
  • fiebre
  • tos
  • dificultad para respirar

Sida

Cuando el sistema inmunitario se vuelve muy débil a causa de la infección por el VIH se desarrolla el sida (también conocido como fase avanzada de la infección por el VIH). El sida puede causar más complicaciones en el sistema inmunitario, dando lugar a que los pacientes sean susceptibles de contraer determinadas enfermedades infecciosas y cánceres.

Recuerda que los pacientes con VIH pueden vivir actualmente una vida larga y saludable con un tratamiento y una atención médica adecuada. No dejes de ponerte en contacto con tu médico, de manera que puedas recibir el tratamiento más adecuado en tu caso y vivir una vida más saludable y duradera con el VIH.

Ver referencias 16, 20

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.