logo cuidar

en VIH

VIH y los riñones12,17

Una de las numerosas e importantes tareas de los riñones es filtrar los productos de desecho de la sangre. La enfermedad renal puede impedir que los riñones funcionen adecuadamente y suele darse con más frecuencia en personas con el VIH.

Cuando se padece una enfermedad renal crónica, los riñones están dañados y no pueden filtrar bien la sangre. Las consecuencias pueden ser:

En algunos casos, la enfermedad renal crónica puede provocar una insuficiencia renal con el paso del tiempo. Si ocurre, es posible que necesites recibir tratamiento con diálisis (filtrado de la sangre mediante una máquina) o someterte a un trasplante de riñón.

Es importante que consultes con tu médico si experimentas cualquier síntoma relacionado con una enfermedad renal. En las primeras etapas de la enfermedad renal, la mayoría de las personas no presenta ningún síntoma intenso. Sin embargo, puedes notar:

  • Sensación de cansancio y menos energía
  • Dificultad de concentración
  • Pérdida del apetito
  • Dificultad para conciliar o mantener el sueño.
  • Calambres musculares por la noche
  • Hinchazón de pies o tobillos
  • Hinchazón alrededor de los ojos, sobre todo por la mañana
  • Sequedad y picores en la piel
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia, sobre todo por la noche

Comenta con tu equipo de atención médica las opciones que pueden ayudarte a reducir el progreso de la enfermedad renal, como:

  • Tomar la medicación de la manera prescrita
  • Controlar la glucemia
  • Mantener una presión arterial saludable
  • Mantener un nivel de colesterol saludable
  • Consumir menos sal y sustitutos de la sal
  • Seguir una dieta sana

Ver referencias 12, 17

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.