logo cuidar

en VIH

¿Qué tratamientos existen?

El VIH es una infección que, a día de hoy, hay que tratar durante toda la vida, por lo que es importante elegir un tratamiento que se adapte a tus hábitos de vida.

Hoy por hoy, el VIH es una infección crónica tratable con medicamentos, pero el tratamiento no logra eliminar el virus del organismo9.

Actualmente, hay diferentes tipos de fármacos para tratar la infección por el VIH. Son medicamentos desarrollados para evitar la replicación del VIH en el cuerpo y dado que este virus cambia y muta rápidamente, es capaz de volverse resistente a todos los medicamentos cuando se administran de forma aislada. Por ello, el tratamiento consiste en la combinación de diferentes medicamentos que ayuden a lograr la máxima supresión del VIH9.

La terapia de combinación para tratar el VIH se conoce como terapia antirretroviral de gran actividad o TAR. Los medicamentos frente al VIH actualmente disponibles se dividen en grandes familias: inhibidores de la integrasa, inhibidores de la proteasa, inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido/nucleótido, inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido e inhibidores de la entrada9.

Se puede decir que el tratamiento está resultando eficaz si es capaz de reducir la infección de nuevas células. Ello permite que los linfocitos T CD4 puedan realizar su labor de defensa del organismo, lo que redundará en que no aparezcan las infecciones y enfermedades oportunistas características de la infección por el VIH.

No obstante, la terapia antirretroviral no elimina la infección del cuerpo, por lo que es esencial que tomes los medicamentos tal y como te los ha indicado el médico, sin saltarte las dosis y tomando todas las pastillas que forman la combinación1. Además, tomarás la medicación durante años, por lo que una buena adherencia te permitirá que la carga viral no aumente y evitará que ataque a tus defensas9.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.