logo cuidar

en VIH

Con el aval de:

¿Qué hábitos son saludables para mí?

A una alimentación sana deberás añadir otra serie de hábitos que beneficien a tu salud, como puede ser el ejercicio físico. Independientemente de si eres una persona con VIH o no, es recomendable mantenerse en buena forma física para poder gozar de una buena salud a lo largo de tu vida. El VIH no afecta de ninguna manera a que puedas hacer ejercicio y mantener una vida sana.

Antes de iniciar una rutina de ejercicios, consúltalo con tu médico. Elije un ejercicio que te divierta y que sea adecuado para tu condición física actual, como:

  • Una clase de gimnasia o ejercicios con máquinas en el gimnasio
  • Pasear en bicicleta, correr o caminar en un lugar de tu agrado
  • Enfocar la mente y el cuerpo en una clase de yoga

El ejercicio puede:

  • Ayudar a reducir los síntomas relacionados con tu enfermedad
  • Fortalecer los huesos y las articulaciones
  • Aumentar la masa muscular
  • Incrementar la resistencia
  • Disminuir la grasa alrededor de la cintura
  • Mejorar tu salud mental
  • Disminuir la presión arterial

El ejercicio es una de las mejores actividades que puedes realizar en beneficio de tu salud.

Siempre es recomendable hablar con tu médico antes de iniciar o modificar una rutina de ejercicio.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn