logo cuidar

en VIH

¿Qué consejos de nutrición debo seguir? 9

Pasar a la accion puede servir para que sientas que tienes un mayor control sobre tu salud. Diariamente, puedes mejorar tu nutrición y tu estado físico, adoptando decisiones razonables y alcanzables acerca de tu alimentación y actividad física. Recibir tratamiento, además de comer de forma sana, practicar ejercicio, fumar menos y disminuir la toma de alcohol, te ayudarán a llevar una vida más saludable con el VIH.

Comer bien

¿Por qué no convertir tu dieta en una herramienta eficaz y potente en el manejo de tu infección por el VIH? Realiza un cambio y empieza a adoptar una dieta saludable. Una alimentación sana y nutritiva puede reforzar el tratamiento del VIH, estimulando la recuperación de un sistema inmunitario debilitado. Así que se aconseja llevar una buena alimentación a pesar de tener una agenda apretada o las múltiples exigencias que tenemos en el día a día.

Porque una alimentación saludable y nutritiva siempre será favorable para tu organismo y puede reforzar el tratamiento del VIH, estimulando la recuperación de un sistema inmunitario debilitado.

Tener una buena higiene alimentaria

Una dieta saludable no solo consiste en elegir los alimentos adecuados, sino también en la manera de prepararlos. Bacterias como la Salmonella y la Listeria pueden causar infecciones graves. A continuación, te recomendamos algunas medidas para protegerte de las infecciones, especialmente si tu sistema inmunitario está debilitado. Unas medidas que son recomendables, no obstante, tanto para personas que tienen el VIH como para las que no:

  • Lávate las manos con frecuencia, antes y después de preparar la comida
  • Lava las frutas y verduras con agua corriente
  • Limpiar las superficies (por ejemplo, las tablas de cortar y las encimeras) después de que entren en contacto con carne o pescado crudos.
  • Cocinar la carne hasta que el centro deje de tener un color rosado. La temperatura en el interior de la carne debe ser superior a 75 °C.
  • Cocinar el pescado hasta que se desprenda en capas.
  • Asegurarse de cocinar los huevos completamente; las yemas y claras deben estar sólidas, no líquidas.
  • Si te sobra comida, dejar que se enfríe a temperatura ambiente durante 90 minutos y, a continuación, guárdala en el frigorífico.
  • Los restos de comida se deben consumir antes de que transcurran dos días. Si se recalienta, debe alcanzar una temperatura elevada y únicamente una vez. Si no estás seguro de que la comida está en condiciones, es mejor no consumirla.
  • Guardar los alimentos en el frigorífico a una temperatura inferior a 5 °C, teniendo cuidado de evitar la contaminación cruzada de alimentos cocinados y crudos.

Ver referencia 9

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.