Con el aval de:

Psoriasis y ejercicio físico

Los pacientes con psoriasis que realizan ejercicio físico consiguen beneficios tanto físicos como emocionales. Algunos de ellos son:

  • El control del peso.
  • La reducción del riesgo de hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes.
  • La mejora de la flexibilidad y la movilidad articular.
  • La mejora de la fuerza muscular, los reflejos y la coordinación muscular.
  • La mejora de la autoestima.
  • La disminución del estrés.
  • La mejora de la capacidad de sociabilizar, evitando el aislamiento1.

Se recomiendan las actividades aeróbicas, como caminar, nadar, pedalear o bailar, pero los médicos insisten en que lo más importante es que sea un deporte que nos guste para así conseguir mantener el hábito con la frecuencia deseada.

En cualquier caso, el ejercicio debe ser adecuado a cada momento de la enfermedad y se deben evitar deportes de contacto que puedan causar daños en la piel.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.