Con el aval de:

Evolución

La psoriasis es una enfermedad crónica, es decir, no tiene cura, y evoluciona en brotes, lo que supone que pasa por diferentes estados de mejoría, ya que hay pocos o ningún síntomas, y épocas de agravamiento.

El curso de la enfermedad puede ser además variable, pudiendo aparecer las lesiones en las mismas zonas que en brotes anteriores o en zonas nuevas. Además, la enfermedad evoluciona de manera casi única en cada persona, no sirviendo las mismas pautas de control de unos pacientes a otros.

La aparición de la psoriasis suele producirse entre los 15 y los 35 años, aunque puede hacerlo también en niños y en personas mayores..

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.