El apoyo familiar

Influencia de la enfermedad en la familia

La enfermedad de Parkinson afecta a todos los que te rodean. Los hijos, la pareja, familiares y amigos es importante que sean conscientes de que la enfermedad irá progresando y cada vez será mayor tu dependencia, por lo que tendrán que asumir poco a poco la función de cuidador/cuidadores.

Cuando la persona diagnosticada de párkinson es más adulta el sentimiento que se genera en la familia y el entorno es más de resignación. Mientras que cuando se trata de una persona joven la noticia es más traumática, ya que su proyecto de vida personal y laboral se va a ver alterado.

El cuidador: adaptación a la nueva situación

Tanto los familiares y amigos como el propio paciente tendréis que adaptaros a la nueva situación. La forma en la que afrontes tu papel de cuidador influirá en la manera en que cuides a tu familiar y en cómo te sientas tú.

Cada cuidador tendrá una situación personal y familiar distinta. No obstante, los expertos consideran que el proceso de adaptación a la nueva vida pasa por las siguientes fases:

  • Fase 1: negación o falta de conciencia del problema.
  • Es normal que cuando un familiar sufre una enfermedad crónica al principio no quieras reconocer su diagnóstico. Por ejemplo, evitas hablar de los cambios físicos que sufre tu familiar o no reconoces que él empiece a necesitar ayuda.

  • Fase 2: sentimientos negativos.
  • Una vez que eres consciente de la situación de tu familiar la siguiente reacción es la búsqueda de información sobre el párkinson. Entonces suele ser habitual angustiarse y enfadarse por lo que está pasando preguntándote “¿Por qué nos ha tocado a nosotros?”. Es aconsejable que te desahogues o expreses lo que sientes con una persona de tu confianza.

  • Fase 3: reorganización.
  • Según va pasando el tiempo irás cambiando tus rutinas y organizándote para que todo sea más fácil. Buscar ayuda y dedicarte tiempo a ti mismo te ayudará en tu día a día.

  • Fase 4: resolución.
  • Una vez que aceptas las limitaciones de tu familiar estarás más tranquilo. Estar dispuesto a recibir la ayuda de otras personas con la misma experiencia y contar con el apoyo emocional de otros familiares y amigos hará que seas capaz de tomar decisiones que puedan resultarte difíciles.

Por tanto, durante el periodo de adaptación al cuidado de una persona que poco a poco deja de valerse por sí mismo, se producen muchas alteraciones en la vida familiar y social de la persona con párkinson. Para poder afrontar la situación de forma positiva y evitar conflictos y tensiones familiares a veces es importante recibir apoyo psicológico, así como ayuda social. En este sentido, las asociaciones desarrollan cursos de formación, charlas y talleres sobre aspectos de la enfermedad dirigidos tanto a cuidadores como a afectados que sirven de gran ayuda a la hora de cubrir estas necesidades.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.