Signos precoces de alarmas

Fase inicial de la crisis de migraña

Los signos precoces de alarma son los primeros síntomas que sientes a medida que se instaura la migraña. Al principio puede parecer que estos síntomas no están relacionados con la migraña propiamente dicha pero en realidad son la primera fase de la crisis. Estos síntomas iniciales también se conocen como "fase precefalea" y su identificación puede anticipar a los pacientes el desarrollo posterior de la migraña. Los síntomas iniciales o "precefalea" más frecuentes son:

Síntomas emocionales:

  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Cansancio / agotamiento.
  • Euforia / energía excesiva.
  • Reducción del nivel de alerta.
  • Sensación de inquietud.
  • Sensación de irritación.
  • Dificultad para la concentración.

Síntomas físicos:

  • Dolor / tensión muscular.
  • Retención de líquidos / hinchazón.
  • Bostezos repetitivos.
  • Ansia por comer.
  • Sensibilidad a la luz, ruidos u olores.
  • Rinorrea / congestión nasal.

Una de cada cinco personas también pueden tener síntomas de aura durante una migraña. Estos síntomas pueden alterar la sensibilidad, el lenguaje, la visión y, en algunos casos, la coordinación muscular y el equilibrio. La duración de los mismos puede oscilar desde minutos hasta una hora. Los síntomas más frecuentes del aura son visuales (puntos luminosos brillantes o colores destellantes que aparecen en su visión).

La importancia de conocer los síntomas iniciales de tu migraña

Para controlar adecuadamente la migraña, es importante que comprendas las diferentes fases de una crisis de migraña y que identifiques los síntomas iniciales que siempre aparecen antes de la cefalea. Considera estos síntomas precoces de alarma como una señal de que la crisis de migraña ha empezado y comienza a tomar las medidas adecuadas prescritas por tú médico. En caso necesario, si tomas el tratamiento antimigrañoso durante esta etapa inicial, tendrás más posibilidades de controlar la crisis mientras el dolor sea leve.

¿Cuáles son los factores desencadenantes de la migraña?

La crisis de migraña tiende a aparecer cuando el cerebro del paciente responde de forma excesiva a ciertos desencadenantes, como el estrés y los trastornos del sueño. Hay muchos desencadenantes potenciales de la migraña y varían de unas personas a otras. Afortunadamente, esto puede ayudarte a ampliar tus conocimientos sobre la frecuencia de tus episodios de migraña.

Desencadenantes habituales de la migraña

Para algunas personas, la migraña parece estar relacionada con ciertos eventos, alimentos o cambios en el cuerpo. Estos eventos se denominan factores desencadenantes. Investigaciones recientes indican que los factores desencadenantes no causan realmente la migraña, pero que pueden interactuar con los centros de dolor en el cerebro, lo que hace que la persona sea más vulnerable al dolor de cabeza.

Algunos posibles factores desencadenantes son:

  • Alimentos y bebidas: por ejemplo, el chocolate, el queso, el alcohol o los cítricos.
  • Estrés o emociones fuertes: sensación de ansiedad, tensión, excitación, depresión, shock o frustración.
  • Olores fuertes: perfumes, gasolina o pintura.
  • El medio ambiente: cambios de tiempo, calor extremo, luz o ruidos.
  • Cambios hormonales: pubertad, menstruación, menopausia, embarazo o el uso de píldoras anticonceptivas.
  • Irregularidad en las comidas.
  • Demasiado o poco descanso.
  • Un ejercicio brusco (en una persona no entrenada), puede contribuir a provocar un ataque de migraña. Aunque el ejercicio físico practicado de manera frecuente y moderada ayuda a mantener controlados los ataques de migraña.

Si tienes un diario de migrañas o un registro de control, es una buena idea anotar los posibles factores desencadenantes. Comparte la información con tu médico. Puede recomendarte formas de evitar los factores desencadenantes como parte de tu plan de tratamiento.

Desencadenantes más frecuentes de la migraña

La importancia de conocer los desencadenantes de tu migraña

El primer paso para conocer los desencadenantes de tu migraña es cumplimentar un diario de la migraña con los detalles de tu última crisis, por ejemplo:

  • ¿Qué comiste?
  • ¿Cuál era tu estado de ánimo?
  • ¿Te expusiste a olores fuertes o luces brillantes?...etc.

Estas preguntas pueden ayudarte a definir con precisión los patrones constantes entre crisis. Identifica cualquier desencadenante potencial que recuerdes e intenta evitarlo en la medida de lo posible. Es muy difícil evitar completamente todos los desencadenantes aunque su identificación os ayudará tanto a ti como a tu médico a aprender a controlar tus crisis de migraña.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.