Respuestas a preguntas frecuentes

Respuestas a preguntas frecuentes

- ¿Todas las mujeres tienen síntomas menopáusicos?
No. Sólo algunas mujeres presentan síntomas que afectan a su calidad de vida como consecuencia de los cambios hormonales que se producen en la menopausia.

- ¿Es necesario realizarme controles médicos aunque no tenga síntomas?
Sí. Es recomendable que acudas a tu médico anualmente, éste te indicará las pruebas que debes realizarte y con qué frecuencia.

- ¿Significa lo mismo menopausia y climaterio?
No. La menopausia es el momento en el que se produce la interrupción definitiva de la regla. Se considera que esto ocurre cuando se está un año sin menstruación y no haya ninguna otra causa para este cambio, como embarazo o enfermedad. Mientras que el climaterio comprende el periodo de tiempo anterior, durante y posterior a la menopausia.

- ¿Es posible quedarse embarazada durante el climaterio?
Sí. Este riesgo existe durante la perimenopausia, periodo anterior a la llegada de la menopausia. Aunque la mayoría de las mujeres tienen menos probabilidades de quedarse embarazada (sin tratamiento de infertilidad) después de los 45 años de edad, todavía es posible, especialmente si tienes períodos regulares y mantienes relaciones sexuales. Si no deseas quedarte embarazada, debes continuar usando algún método anticonceptivo hasta la menopausia. Una vez que se alcanza la menopausia ya no es posible el embarazo.

- ¿Disminuye el deseo sexual después de la menopausia?
No siempre los cambios físicos implican una disminución en la función sexual. Existen otros factores, psíquicos, culturales o sociales, que influyen en nuestro bienestar sexual a lo largo de la vida. Aunque muchas veces la disminución de la líbido (el deseo sexual) puede ser causada por la sequedad vaginal, característica del climaterio, ya que esta sequedad hace que las relaciones sean dolorosas y por consiguiente se pierda el interés.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.