¿Necesito tratamiento médico?

Siempre que haya algún tipo de síntoma o molestia, además de adoptar unos hábitos de vida saludables, debes acudir al médico ya que existen tratamientos que pueden mejorar los problemas típicos de este momento de tu vida.

Ante todo, se debe establecer en qué etapa te encuentras y cuál es la sintomatología específica que estás padeciendo. En función de las necesidades de cada mujer, de forma individualizada, el ginecólogo deberá determinar el mejor tratamiento.

Tratamiento hormonal

La terapia hormonal para la menopausia puede ser buena para aliviar los síntomas moderados o graves de este periodo. En concreto:

  • Aliviar los sofocos y la sudoración nocturna, lo que a su vez permite conciliar mejor el sueño y disminuir la tendencia a irritarse.
  • Mejorar los problemas vaginales, como la sequedad o lo que ello implica, el dolor en las relaciones sexuales.
  • Prevenir la pérdida de masa ósea y con ello la osteoporosis.
  • También puede aliviar los cambios en el estado de ánimo.

La Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) está indicada para todos aquellos casos en los que el beneficio del tratamiento supere a los posibles riesgos. Además, debe individualizarse en cada mujer, la cual tiene que participar con el médico en la decisión de tratarse o no.

Antes de iniciar este tratamiento el especialista debe evaluar tu estado de salud. Para ello tendrá que realizarte un examen físico completo el cual deberá de completar con tu historial médico y familiar.

Por tanto, es necesaria una supervisión médica para saber cuál es el tipo de tratamiento y la pauta de administración más adecuada para ti.

Tratamiento no hormonal

Las alternativas no hormonales son otra opción para aliviar los síntomas de la menopausia, bien porque no puedes tomar terapia hormonal por indicación médica o porque prefieres evitarla.

Entre estas alternativas están los fitoestrógenos. Estos son un grupo de sustancias procedentes de varias especies vegetales que se caracterizan por tener cierta actividad estrogénica. Se encuentran especialmente en cereales, legumbres y hortalizas, aunque en los granos de soja es donde más abundan.

Además de incluir los alimentos que los contienen en la dieta, se pueden tomar también en forma de suplementos, son los preparados fitoterápicos. Pero hay que tener en cuenta que, al igual que un fármaco, su administración inadecuada y su combinación incorrecta puede tener riesgos.

Así pues, estos productos de origen natural también deben administrarse bajo supervisión médica y en dosis adecuadas.

¿Hay tratamientos naturales para la menopausia?

Una alternativa natural son los fitoestrógenos. Estos pueden encontrarse en ciertos alimentos, como la soja, cereales, legumbres (lentejas, garbanzos) u hortalizas.

Otras fuentes de fitoestrógenos son hierbas medicinales como la cimicífuga racemosa, el aceite de onagra o el ginseng4. Sin embargo, no está demostrado que los productos que provienen de estas plantas sean efectivos para aliviar los síntomas de la menopausia. Por tanto, antes de usarlos debes consultárselo a tu médico. Además, algunos productos vegetales pueden ser perjudiciales cuando se combinan con otros fármacos.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.