logo cuidar

en HEPATITIS C

Con el aval de:

¿Cómo lograr la adherencia al tratamiento?

El tema de lograr la adherencia al tratamiento es fundamental y no siempre bien valorado por los pacientes.

Desde los especialistas y sus guías clínicas para tratar la enfermedad siempre se explica que el total cumplimiento terapéutico del tratamiento indicado por el médico debe ser el objetivo a perseguir si se quiere lograr el mayor éxito en erradicar el virus del cuerpo del paciente (respuesta virológica sostenida) y reducir el riesgo de aparición de resistencias a los fármacos, que se producen cuando no se sigue la administración pautada de los mismos y varia por tanto su niveles de concentración en sangre.

De hecho, se habla de buena adherencia cuando se cumple más del 95% de las dosis recetadas por el médico, siguiendo las pautas y horarios marcados.

Por tanto, como persona con infección por el virus de la Hepatitis C debe estar informada que la adherencia al tratamiento, entendida como cumplir con las dosis tal y como fueron prescritas por el médico, aumenta las posibilidades de alcanzar una respuesta virológica sostenida, que es necesaria para lograr la curación de la infección.

Algunas pautas que puede seguir el paciente para conseguir el cumplimiento terapéutico son:

  • Tomar la medicación en las dosis adecuadas y pautadas por el médico.
  • Tomar la medicación en los horarios fijados por el médico.
  • Tener en cuenta las características del medicamento. Por ejemplo, algunos se toman con comida y otros sin ella.
  • No tomar durante el tratamiento otras medicaciones con las que pueda interaccionar. Y de igual manera, terapias herbales o drogas recreativas.
  • Intentar llevar una vida con un horario estable, con el menor cambio posible en horas de comida y descanso, que permita tener una rutina diaria que favorezca la toma de la medicación.
  • Pedir una copia escrita del plan de tratamiento, para evitar olvidos.
  • Mantener un diario donde se anoten las tomas.
  • Usar la alarma del teléfono móvil o del reloj para acordarte de los horarios fijados para tomar el medicamento.
  • Tratar con el equipo médico los efectos secundarios que afectan a la persona durante el tratamiento para que puedan buscar alguna solución.

Se sabe que la motivación es un componente muy importante a la hora de lograr la adherencia al tratamiento. Para ello es importante un buen nivel de comunicación con el médico y el tener acceso a un equipo multidisciplinar que incluya personal de enfermería, farmacéuticos hospitalarios y psicólogos clínicos, puesto que todos ellos ayudan al paciente en algún aspecto de la enfermedad.

También hay otros factores que pueden influir como presentar depresión (enfermedad que se asocia con frecuencia a padecer hepatitis C), sufrir efectos secundarios de la medicación que ponen en riesgo en continuar de forma adecuada con la misma, falta de apoyo del entorno, consumir drogas o alcohol que alteran la capacidad de percepción.

Aunque alguno de estos aspectos puede que no estén en la mano del paciente, hay otros que sí. A saber.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.