Primeros hábitos que hay que tener antes de pasar a investigaciones más avanzadas

Si dudas de tu fertilidad porque no consigues tener un niño, recuerda que un embarazo es un proceso muy complejo. En realidad, en cada ciclo, solo hay un 25% de probabilidades de que una pareja consiga un embarazo (este porcentaje disminuye con rapidez cuando la mujer envejece). Algunas parejas necesitan más tiempo y un programa minucioso antes de poder tener un niño. Si la disminución de la fertilidad afecta a los dos miembros de la pareja, es evidente que el embarazo se hará esperar más tiempo.

Antes de que tú o tu pareja os sometáis a pruebas de la fertilidad en un centro médico, hay algunas cosas que podéis hacer para aumentar las probabilidades de embarazo. Por ejemplo: controlar los ciclos menstruales y programar de esta manera las relaciones sexuales cerca de la ovulación.

Es importante tener relaciones sexuales con regularidad, pero recuerda que es mejor tenerlas cada dos días que todos los días. Los dos miembros de la pareja deben llevar una vida sana para optimizar las posibilidades de embarazo.

Te daremos algunas normas básicas para ayudarte en tu proyecto de familia.

Antes de empezar, recuerda que estas etapas quizá no te ayuden a lograr tu objetivo, pero aún así representan un buen punto de partida.

Seguimiento de los ciclos menstruales

Es fundamental que todas las mujeres que deseen tener un niño controlen sus ciclos a fin de determinar el momento más oportuno para concebir. El momento en que la mujer es fértil solo dura muy poco tiempo cada mes, por lo que es importante saberlo con precisión.

¿Cómo funciona el ciclo menstrual?

En promedio, un ciclo menstrual dura 28 días. Esta información es el punto de partida.

No todas las mujeres tienen un ciclo de 28 días. Por consiguiente, es importante registrar la duración exacta del ciclo. Si los ciclos son muy irregulares, se lo debes decir a tu médico general.

El instrumento siguiente te permitirá hacer el seguimiento de tu ciclo y determinar tu período de fecundidad.

Periodo de fecundidad de la mujer

Predicción de la ovulación

El hecho de saber exactamente en qué momento ovula una mujer es ya una etapa importante que puede aumentar las probabilidades de embarazo. Esto puede ocurrir el día 14 del ciclo, un poco antes o después, o nunca. Si, a pesar de la ovulación, la mujer no se queda embarazada, en general hay que esperar de nuevo 14 días a que el ciclo vuelva a empezar. Por tanto, en una mujer que tenga ciclos de 30 días, la ovulación se producirá normalmente alrededor del día 16 y no del día 14.

Otros datos relativos a la programación

Para quedarse embarazada, una mujer debe tener relaciones sexuales en el momento en que sea más fértil y la eyaculación debe hacerse en la vagina. Dicho esto, como tal vez la mujer no ovule exactamente el día 14 de su ciclo, es mejor tener relaciones sexuales los días 10, 12, 14 y 16 del ciclo. Se recomienda tener relaciones sexuales cada dos días en vez de todos los días, cerca de la ovulación para que haya suficiente esperma. A pesar de esta recomendación, en los varones con una concentración muy baja de espermatozoides, este método puede disminuir aún más dicha concentración y reducir las probabilidades de fecundación en vez de aumentarlas.

También es importante recordar que si una mujer ovula el día 14 de un ciclo, esto no significa que ovulará exactamente el mismo día en el ciclo siguiente.

Algunas mujeres conocen su periodo de ovulación porque notan en ese momento cambios corporales; por ejemplo, las punzadas en el abdomen o las secreciones vaginales transparentes (procedentes del moco cervical) son en general factores anunciadores. Se dispone de distintos tipos de ayuda para las mujeres que desean saber el momento en que son más fértiles.

Pruebas de ovulación

Mediante un análisis de orina, la mujer puede predecir el momento de su ovulación (presencia de hormonas relacionadas con la ovulación).

Temperatura basal

La temperatura corporal basal (TCB) es la temperatura normal de una persona sana por la mañana al levantarse. Cuando una mujer empieza a ovular, las modificaciones hormonales provocan un aumento de la temperatura de 0,19 ºC a 0,60 ºC.

Para estar segura de la ovulación y de la fecha de la misma, la mujer debe verificar el momento en que su temperatura aumenta a mitad del ciclo (signo de posible ovulación).

La temperatura corporal se toma con un termómetro basal (más preciso que un termómetro convencional).

Pequeños consejos para aumentar tus posibilidades

En el caso de las mujeres, evitar las duchas vaginales y los lubrificantes antes de las relaciones sexuales para aumentar las posibilidades de fecundación.

En el caso de los varones, no es necesariamente bueno mantener una abstinencia demasiado prolongada entre dos relaciones (más de 5 días). Dos días seguidos de abstinencia garantizan una buena cantidad de espermatozoides móviles en un varón fértil.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.