Inicio de un tratamiento

Algunas personas comparan el tratamiento de la infertilidad con un viaje a un nuevo mundo: un nuevo lenguaje, un nuevo ambiente médico, nuevas rutinas de tratamiento...

Esto es emocionalmente agotador: puedes pasar de la esperanza a la decepción en unos días.

En esta fase puedes tener una buena percepción de lo que vives. Pero como el futuro no se conoce, la falta de control percibida por algunas parejas es un fenómeno completamente normal. Una conversación franca con tu pareja permitirá establecer un programa de tratamiento y determinar cuántos ciclos de tratamiento estáis dispuesto a recibir.

No dudes en preguntar al equipo médico, el cual te aclarará todas las cuestiones que tengas a lo largo de tu recorrido. Cuanta más información recibas, más seguro y confiado te sentirás en las distintas etapas que te esperan.

En esta parte encontrarás información para ayudarte a preparar mejor tu tratamiento.

Establecer un calendario

El establecimiento de un calendario es una primera etapa para iniciar los tratamientos de la fertilidad. El objetivo es definir el número de intentos y el presupuesto disponible para llevar a cabo este proyecto familiar.

Además, hay que exponer con franqueza las opiniones y los sentimientos porque la infertilidad es más fácil de abordar en pareja. Las decisiones sobre los tratamientos son más sencillas cuando las parejas las toman de acuerdo con sus objetivos.

Ten previsto cierto margen de flexibilidad en el calendario establecido porque una de las cosas que se deben recordar durante un tratamiento de la fertilidad es la capacidad de poder adaptarse con rapidez a los cambios.

Las primeras etapas

Al establecer un calendario, las parejas pueden hacerse las preguntas siguientes:

  • ¿Cuáles son nuestros límites económicos?
  • ¿Quién nos puede ayudar?
  • ¿En qué medida el tratamiento se ajusta a nuestras convicciones espirituales y morales?
  • ¿Cuáles son nuestros sentimientos con respecto al tratamiento?
  • ¿En qué medida deseamos seguir el proceso?
Preguntas que se deben plantear durante el tratamiento

Los tratamientos de la infertilidad pueden ser tan técnicos (argot médico complicado) que algunas parejas se sienten rápidamente perdidas y desbordadas.

Cuanto mejor entiendas el tratamiento, mayor será tu sensación de control.

A continuación se presentan algunas preguntas que puedes hacer al especialista para comprender mejor tu tratamiento.

Preguntas generales sobre el tratamiento

  • ¿Cuántos ciclos se recomiendan para cada opción de tratamiento considerada?
  • ¿Cuál es el intervalo entre los distintos ciclos de tratamiento llegado el caso?
  • ¿En qué medida la edad afectará a nuestro calendario?
  • ¿Cuáles son las probabilidades de obtener un embarazo con cada opción de tratamiento?
  • ¿Cuánto costarán las diferentes opciones de tratamiento propuestas?

Preguntas sobre las pruebas y los procedimientos de laboratorio

Si está previsto un procedimiento o una prueba, debes hacer las preguntas siguientes:

  • ¿Cuál es la finalidad de esta prueba?
  • ¿Dónde y cuándo se hará la prueba?
  • ¿Duele la prueba? ¿Hay que tomar algún medicamento antes o después de la prueba para aliviar el dolor?
  • ¿Cuánto tardan en dar los resultados de la prueba? ¿Cómo se interpretan los resultados?
  • ¿Se llama a los pacientes desde el consultorio para comunicarles el resultado de la prueba?
  • ¿Cuánto cuesta la prueba?

Preguntas relacionadas con los medicamentos

Las respuestas a estas preguntas ayudan a las parejas a conocer los medicamentos prescritos:

  • ¿Cuál es la finalidad de los medicamentos prescritos?
  • ¿Cuándo debo tomar los medicamentos prescritos y en qué dosis?
  • ¿Cuál es la forma de administración del medicamento? ¿Cuáles son las condiciones de conservación del medicamento (nevera, al abrigo de la luz..) ?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • ¿Implica la toma de este medicamento restricciones en los deportes, algunas actividades y determinados alimentos y bebidas, y hay que respetar un calendario preciso en dicha toma?
  • ¿Se reembolsan completamente los medicamentos o hay que pagar un suplemento total o parcial? Si es así, ¿a cuánto asciende la participación personal?
Facilitar el trabajo al médico

Para que el tratamiento de la fertilidad sea eficaz, los médicos deben obtener la máxima información sobre la salud y los antecedentes de sus pacientes.

Al principio, puede ser molesto para un paciente proporcionar siempre la misma información que ya ha dado a otros médicos. Asimismo, algunas preguntas planteadas por los médicos pueden molestar a las parejas. Se pueden referir a un comportamiento personal anterior que puede causar vergüenza o culpabilidad. La única finalidad de estas preguntas es obtener indicios valiosos que puedan explicar la causa de la infertilidad.

Durante el tratamiento de la fertilidad, los médicos se interesan por los antecedentes siguientes.

Ginecológicos

  • Menstruaciones (edad de comienzo de las reglas, duración y frecuencia del ciclo, períodos intermedios, espasmos o hemorragias importantes), ciclo doloroso, relaciones sexuales dolorosas.
  • Antecedentes sexuales.
  • Uso de anticonceptivos (dispositivo intrauterino, anticonceptivos orales y otros métodos).
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS) (clamidiasis, gonorrea o infección gonocócica, verrugas genitales, sífilis).
  • Cirugía o tratamientos de la porción inferior del abdomen (extirpación del apéndice, cirugía del intestino, extirpación de quistes ováricos, dilatación y legrado, tratamiento de una malformación del cuello uterino).
  • Infecciones, dolor abdominal bajo, sensación de pesadez en el vientre.
  • Citología cervicovaginal.
  • Embarazos y abortos espontáneos o provocados.
  • Miomas (tipo, tamaño y localización).

Médicos

  • Enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, asma, artritis, trastornos tiroideos y úlceras).
  • Tratamiento contra el cáncer.
  • Infecciones crónicas de la vejiga o las vías urinarias.
  • Toma de medicamentos.
  • Alergias a fármacos.

Personales

  • Hábitos de vida y alimentación (deportes, tabaco, alcohol y drogas).
  • Variación reciente del peso.
  • Exposición a sustancias tóxicas en el ambiente (plomo, radiación, plaguicidas).

Antecedentes familiares

  • Problemas de fertilidad en la familia.
  • Abortos espontáneos repetidos o embarazos difíciles.
  • Exposición de la madre a dietilestilbestrol (DES).
  • Edad de la madre/hermana en el momento de la menopausia.
  • Enfermedades cromosómicas o hereditarias (drepanocitosis, enfermedad de Tay-Sachs, distrofia muscular y hemofilia, trisomía 21, retraso mental, entre otras).

Análisis de la fertilidad anteriores

Si otro médico ya ha realizado antes los análisis de la fertilidad, se podrán enviar al especialista en fertilidad los datos importantes y una copia de los resultados.

Se debe facilitar al médico los datos siguientes, si se dispone de ellos.

  • Análisis del semen (número de espermatozoides, movilidad, morfología).
  • Análisis hormonales (FSH, LH, TSH, estradiol, progesterona, testosterona, prolactina).
  • Ecografía de la porción inferior del abdomen (informe de los resultados).
  • Histerosalpingografía (HSG) (radiografías y hallazgos durante el procedimiento).
  • Prueba poscoital (TPC)· Temperatura corporal basal, observación o cultivo del moco cervical.
  • Biopsia de endometrio.
  • Laparoscopia (informe y posibles radiografías).
  • Histeroscopia (informe y posibles radiografías).

Tratamientos anteriores de la infertilidad

Si la infertilidad ya se ha tratado antes, es esencial que el nuevo médico obtenga la máxima información al respecto.

Lo más fácil es pedir al médico anterior un resumen de los resultados siguientes.

  • Información sobre el ciclo con medicamentos estimuladores de la ovulación (nombre de los medicamentos y dosis, número de días de administración, concentraciones hormonales, número de folículos).
  • Inseminaciones intrauterinas (los mismos datos que antes, con el día del ciclo en que se ha realizado la IUI, la calidad del semen original y estimulado y el porcentaje y la calidad de los espermatozoides móviles).
  • Ciclo de FIV (fecundación in vitro) o de ICSI (inyección intracitoplásmica de espermatozoides): Los mismos datos que antes, con el número de óvulos obtenidos, el día del ciclo en que se ha realizado la punción, el número de embriones congelados, el tipo de anestesia practicada para la punción, el número y la calidad de los embriones implantados y la duración entre los ciclos (ciclos de descanso).
Preparación del tratamiento

Algunos trucos pueden ayudarte a prepararte para tu tratamiento.

  • Procura estar disponible durante todo el periodo de tu tratamiento y organizar horarios flexibles.
  • Reduce tu vida social para hacer frente a las exigencias del tratamiento (visitas de control frecuentes, inyección de medicamentos en el horario establecido por tu médico).
  • Rodéate de personas positivas que te ayuden a superar las distintas fases del tratamiento y con las que puedas contar para recibir ayuda psicológica.
  • Si es posible, habla con otras personas que hayan recibido los mismos tratamientos.
  • Debéis llevar un modo de vida sano (por ejemplo, disminuid el consumo de tabaco y alcohol o, mejor, dejad completamente de fumar y beber).
  • Se recomienda que la mujer tome ácido fólico al menos 3 meses antes del comienzo de su tratamiento.
  • Si tienes dificultad para controlar el estrés, utiliza técnicas que lo reduzcan (actividades físicas como marcha, natación, métodos de relajación, yoga, acupuntura, participación en un grupo de discusión.).
Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.