Exploraciones, síntomas y diagnóstico masculinos

Exploraciones básicas

Una de las primeras exploraciones consiste en un análisis del semen o espermiograma. Si este análisis del semen es anormal en varias ocasiones, tu médico puede realizar otros análisis, como una prueba funcional del semen o una biopsia de los testículos. Esta sección contiene explicaciones detalladas sobre las pruebas más específicas necesarias.

Análisis del semen

El semen se evalúa con microscopio en el laboratorio. Se examinan diferentes aspectos de los espermatozoides:

  • Cantidad: Número de espermatozoides.
  • Motilidad: Capacidad de movimiento de los espermatozoides.
  • Morfología: Forma de los espermatozoides.
  • Vitalidad: Capacidad de vida y de supervivencia de los espermatozoides.

Si hay anomalías, se debe repetir el examen para confirmar los resultados. En caso de enfermedad infecciosa (indicada, por ejemplo, por la presencia de fiebre) en los tres meses anteriores, la prueba de verificación se debe realizar más tarde para permitir una convalecencia total.

Objetivo de la exploración: El análisis del semen suele brindar la ocasión de encontrar la causa de la infertilidad de la pareja y ayuda también a determinar las opciones de tratamiento.

Exploración: Para obtener un resultado fiable, es importante recoger todo el esperma del eyaculado. La muestra, obtenida mediante masturbación, se recoge en un recipiente estéril y se analiza sin dilación. Si la masturbación es imposible, se utilizan preservativos diseñados especialmente para recoger una muestra de esperma durante las relaciones sexuales. Con el fin de obtener el resultado más exacto, se recomiendan dos o tres días de abstinencia antes de recoger el eyaculado. La muestra se recoge in situ. Si no es así, se debe entregar al laboratorio en los 30 a 45 minutos siguientes a la eyaculación, conservándola a la temperatura corporal durante el transporte.

Pruebas complementarias del semen

Se puede examinar en el laboratorio la interacción entre el moco cervical y el esperma (prueba PSM).

En el transcurso de la fecundación normal, los espermatozoides se fijan a la capa externa del óvulo y solo uno de ellos le fecunda. En algunos casos de infertilidad masculina se puede investigar una deficiencia de la capacidad de los espermatozoides de llegar al óvulo, fijarse a él y penetrarlo.

Por desgracia, actualmente es imposible determinar la eficacia de estos procesos de fecundación e implantación mediante análisis simples.

Prueba de penetración y migración de los espermatozoides (PSM): Cuando una prueba postcoital es negativa dos veces seguidas, se hace una prueba de PSM para buscar un defecto en el moco o en el espermatozoide.

Prueba de supervivencia de los espermatozoides (TSS): Por lo general, esta prueba se efectúa en parejas seleccionadas para técnicas de reproducción asistida, como FIV e ICSI, a fin de determinar si la calidad de los espermatozoides es suficiente para emprender un proceso de FIV o si es mejor pasar directamente al tratamiento de ICSI.

Ecografía

Síntomas masculinos

Algunos varones presentan síntomas que indican un problema de la fertilidad (por ejemplo, variación del tamaño de los testículos o pérdida/aumento de peso repentino). En otros, no hay ningún síntoma que permita sospechar este problema.

En esta sección se presenta una descripción de los síntomas más frecuentes de la infertilidad masculina.

Infecciones

Algunas infecciones son conocidas por tener un efecto adverso en la fertilidad masculina. En la mayoría de los casos, este efecto tiene muy poca importancia, pero si hay una enfermedad de transmisión sexual (ETS), las consecuencias pueden ser peores.

Parotiditis: Si un varón tiene parotiditis en la infancia o en la edad adulta, debe decírselo a su médico o al especialista. En la mayoría de los casos, el virus de la parotiditis no afecta a la fertilidad. Sin embargo, en algunos casos, produce una inflamación de los testículos (orquitis).

Esto suele dificultar la producción o el transporte de espermatozoides. En un tercio de los casos aproximadamente disminuye el funcionamiento de los testículos, lo que puede afectar a la movilidad o cantidad de espermatozoides.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS): Si un hombre padece clamidiasis e incluso si recibe tratamiento, los efectos latentes de esta infección pueden seguir manifestándose y causar los problemas siguientes:

  • Espermatozoides de poca calidad.
  • Epididimitis (inflamación del epidídimo).
  • Azospermia.

Infecciones urinarias: Las infecciones urinarias recurrentes no indican siempre un problema de la fertilidad, pero a veces son un signo de otros trastornos. Si un varón tiene problemas de este tipo, debe hablar con su médico o con un especialista en fertilidad. En ocasiones, este es un signo de trastornos inmunitarios, a menudo relacionados con infertilidad.

Otros síntomas físicos

Algunos varones son sensibles a los trastornos físicos, pero a veces hay que consultar y hacer exploraciones para descartar las causas posibles de infertilidad.

Dolor testicular: Debes informar a tu médico de cualquier variación repentina del tamaño de uno o de los dos testículos. Si los testículos duelen o están congestionados, esto puede indicar una epididimitis (inflamación del epidídimo). Se propondrá un tratamiento específico.

Testículos no descendidos: Hay que explorar con regularidad a los niños pequeños para comprobar si sus testículos han descendido. Los testículos no descendidos se tratan en general con una intervención quirúrgica a una edad temprana. Hay que informar de ello al médico porque las lesiones posquirúrgicas pueden alterar la fertilidad del paciente. Si no hay testículos en el escroto, se habla de criptorquidia.

Varices (varicocele): Puede aparecer una variz cuando una vena es incapaz de evacuar adecuadamente la sangre del escroto. El varicocele produce un aumento de la temperatura local, lo que disminuye la calidad del semen. La variz se puede tratar quirúrgicamente, pero esto no siempre es sinónimo de mejoría de la fertilidad.

Esterilización y cirugía de restauración: La operación inversa de la vasectomía no siempre tiene éxito y puede influir en la fertilidad masculina: obstrucciones, disminución de la calidad del semen o ausencia de espermatozoides (azospermia).

Factores hereditarios: Si hay problemas de fertilidad en la familia, el paciente debe decírselo al especialista. En algunos casos, los análisis genéticos dan una respuesta.

Diagnósticos masculinos

Se trata sin duda de un momento difícil para vosotros, pero intenta no perder de vista que estáis bajo control médico y que esta es una etapa importante para encontrar una solución. Poco importa si el diagnóstico concierne al varón o la mujer. Con independencia de la causa, debéis abordar la infertilidad en conjunto.

En esta sección encontrarás información detallada sobre las diferentes causas posibles de la esterilidad masculina, con sus síntomas, sus causas y su tratamiento habitual.

La disminución de la fertilidad en el varón se debe a un esperma no óptimo.

Entre las causas principales de la infertilidad, cabe mencionar las siguientes:

Trastornos del semen

El semen puede presentar problemas de cantidad o calidad de los espermatozoides, o lo uno y lo otro.

Síntoma El síntoma principal es la ausencia de embarazo.
Causas Las causas son múltiples, entre ellas, el abuso de alcohol, tabaco, drogas o medicamentos. También se ha demostrado que la exposición frecuente a temperaturas elevadas, como en las saunas o a al llevar ropa demasiado ajustada, puede afectar la fertilidad. Las condiciones ambientales también pueden influir.
Tratamiento Hay varios métodos (IUI, técnicas de reproducción asistida) según la naturaleza exacta del problema del semen. En la práctica, esto significa generalmente que la mujer debe iniciar un tratamiento para aumentar la fertilidad.
Azospermia
Síntomas Solo un análisis del semen puede determinar la presencia o ausencia de espermatozoides.
Causas Este trastorno infrecuente se puede deber a una obstrucción del conducto deferente o a una enfermedad (a menudo de origen genético). La obstrucción se puede examinar con un ecógrafo.
Tratamiento Hay que determinar la causa de la azospermia. En algunos casos, se puede obtener suficiente esperma, en los testículos o el epidídimo, para poder practicar una FIV. En ocasiones, la corrección quirúrgica ayuda a eliminar la obstrucción si se ha determinado la causa. Si los tratamientos mencionados no consiguen un embarazo, hay que considerar la donación de semen.
Oclusión

En el varón, la oclusión (obstrucción) del sistema de conductos (del epidídimo o del conducto deferente) impide que los espermatozoides lleguen al eyaculado.

Síntomas Esta enfermedad solo se puede detectar con una exploración (por ejemplo, ecografía).
Causas

En el varón, las causas pueden ser:

  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Tejido conjuntivo después de una intervención quirúrgica en el abdomen.
  • Enfermedades congénitas.
  • Vasectomía.
Tratamiento Una de las posibilidades de tratamiento es la vasovasectomía - un procedimiento en el cual el cirujano suprime la obstrucción y une las capas interna y externa de los dos extremos del conducto deferente. También se puede hacer una biopsia testicular para obtener espermatozoides con vistas a una FIV con ICSI.
Ausencia bilateral de los conductos deferentes

El conducto deferente tiene una estructura tubular que une el epidídimo con la uretra. La ausencia bilateral congénita de los conductos deferentes es una enfermedad que aparece en el nacimiento. Esta enfermedad afecta a la fertilidad del varón porque los espermatozoides se bloquean en los testículos.

Síntomas Esta afección es asintomática. Solo un análisis del semen que muestre la ausencia de espermatozoides (azospermia) puede indicar este trastorno.
Causas

Se trata de una enfermedad hereditaria. El especialista en genética puede proporcionar explicaciones y consejos en este contexto. Este especialista hará una prueba de herencia en el embrión en caso de tratamiento de FIV con ICSI antes de la implantación en el útero (diagnóstico genético preimplantacional).

Tratamiento Si todavía se produce semen en los testículos, se puede realizar una intervención quirúrgica para obtener espermatozoides. En ese caso, se efectúa un procedimiento de FIV con ICSI empleando los espermatozoides obtenidos de esta manera. Si este procedimiento fracasa, la alternativa es la donación de semen.
Síndrome de Klinefelter

El síndrome de Klinefelter es una enfermedad cromosómica caracterizada por la presencia de una cantidad baja o nula de espermatozoides en el semen. Su origen se debe a la presencia de, al menos, un cromosoma X adicional (XXY en lugar de XY). Es una enfermedad hereditaria que requiere el consejo de un especialista en genética.

Síntomas

En muchos casos, los síntomas se manifiestan como:

  • Aumento del volumen de las mamas (ginecomastia).
  • Testículos o pene de pequeño tamaño.
  • Alteraciones hormonales (exceso de gonadotropinas).
Causas

La causa del síndrome de Klinefelter tiene que ver con una anomalía de origen genético.

Tratamiento En la actualidad, la única manera de solucionar este problema es obtener y seleccionar los espermatozoides utilizados en el contexto de un tratamiento de reproducción con asistencia médica. Si esto no es posible, hay que recurrir a la donación de semen.
Criptorquidia

Si los testículos no descienden al escroto en la lactancia, pueden aparecer problemas de fertilidad en la edad adulta. Actualmente, esta anomalía se puede corregir quirúrgicamente.

Síntomas
  • Infertilidad.
  • Testículos no descendidos al escroto.
Causas

En la actualidad se desconoce la causa de la criptorquidia.

Tratamiento Con frecuencia se practica una intervención quirúrgica en la adolescencia para corregir este problema. Sin embargo, en algunos casos la cirugía no restablece la fertilidad. Hay que recurrir entonces a la donación de semen.
Eyaculación retrógrada

La eyaculación retrógrada se produce cuando el esperma de un varón se eyacula en la vejiga en lugar de salir por el extremo del pene. La eyaculación retrógrada es un defecto en las válvulas que controlan la salida de orina y esperma por la uretra. Se trata de un trastorno infrecuente.

Síntomas La ausencia de eyaculación puede indicar una eyaculación retrógrada.
Causas

La causa más frecuente de la eyaculación retrógrada está relacionada con la prostatectomía. Las otras causas posibles son: cáncer, diabetes, esclerosis múltiple e intervención en el abdomen, la pelvis o la zona genital.

Tratamiento Se usan antihistamínicos para controlar el esfínter y la vía retrógrada. En caso de reproducción con asistencia médica, hay que filtrar la orina para recoger el esperma , y esta muestra se utilizará durante el procedimiento de FIV o IIU.
Vasectomía: cirugía de restauración

En el transcurso de la vasectomía se cortan los dos conductos deferentes con anestesia local para detener la producción de espermatozoides en el eyaculado. Este procedimiento es reversible si el paciente quiere recuperar la fertilidad.

Síntomas Ninguno.
Causas

Algunos varones que se someten a una operación de esterilización (vasectomía) cambian más tarde de idea y se someten a la operación inversa.

Tratamiento Se dispone de dos tratamientos para los varones: vasovasectomía y vasoepididimectomía. En ambos casos, se trata de intervenciones sin hospitalización durante las cuales los conductos deferentes del paciente se separan o unen directamente al epidídimo. Este tipo de intervención no garantiza siempre el restablecimiento de la fertilidad y depende también de la calidad del semen restante. En algunos casos son necesarios tratamientos de la fertilidad, como la inseminación intrauterina o la FIV con ICSI.
Varicocele

Esta enfermedad responsable de numerosos trastornos de la fertilidad tiene que ver con un aumento de la temperatura local que disminuye la calidad de los espermatozoides.

Síntomas Unos testículos pequeños pueden ser un signo de varicocele. La ecografía del escroto puede determinar si una vena está hipertrofiada.
Causas

Puede aparecer una variz cuando una vena es incapaz de evacuar la sangre correctamente del escroto.

Tratamiento Se realiza un tratamiento quirúrgico para extirpar la variz. No siempre se restablece la fertilidad. Si fracasa el tratamiento, hay que recurrir a la reproducción con asistencia médica.
Epididimitis

El esperma se almacena en el epidídimo, donde experimenta un proceso de maduración final. La función del epidídimo se puede alterar tras una infección y constituye entonces un medio desfavorable para la calidad de los espermatozoides. En la epididimitis, los testículos se hinchan por la infección, lo que a veces resulta doloroso.

Síntomas La congestión de los testículos es el síntoma más perceptible en la epididimitis. El dolor también puede ser una señal.
Causas

Numerosas enfermedades en las que las ETS pueden ser el origen de la epididimitis

Tratamiento

La infección bacteriana se puede combatir con antibióticos, pero algunas cepas de bacterias se han vuelto resistentes a los medicamentos. En estos casos, la cirugía puede corregir las lesiones cicatriciales infecciosas.

Infertilidad inmunológica (anticuerpos)

La infertilidad inmunológica no es muy frecuente, pero la incidencia es algo mayor en el varón que en la mujer. El sistema inmunitario masculino puede responder a su propio esperma como si se tratase de células "extrañas".

Síntomas Aunque a veces no parece observarse ninguna infección, puede estar latente en el organismo una infección anterior no resuelta completamente.
Causas

En la actualidad, a menudo se desconocen las causas de la infertilidad inmunológica. Suelen aparecer en caso de cirugía de restauración.

Tratamiento

Hay dos clases de tratamiento para esta enfermedad: farmacológico y reproducción con asistencia médica.

Desequilibrios hormonales

Al igual que la mujer, el hipotálamo y la hipófisis desempeñan una función preponderante en el proceso de la reproducción. Cualquier disfunción del sistema hipotalámico-hipofisario induce una reducción de la fertilidad (disminución de la FSH, aumento de la prolactina)

Síntomas Según la gravedad y el tipo de hormona implicada, los desequilibrios hormonales en el varón pueden originar otros síntomas inespecíficos, como: impotencia, cefalea con trastornos oculares, disminución o aumento de peso, cambios de humor y depresión. Las pruebas complementarias (concentraciones hormonales, resonancia magnética) permiten confirmar el diagnóstico.
Tratamiento

El tratamiento depende del origen del trastorno y puede ser farmacológico o quirúrgico.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.