Exploraciones, síntomas y diagnóstico femeninos

En esta sección encontrarás información sobre las exploraciones básicas solicitadas por los médicos, los síntomas manifestados con más frecuencia en la infertilidad femenina, las pruebas complementarias que permiten determinar las causas de la infertilidad y los diagnósticos identificados con mayor frecuencia.

Exploraciones básicas

El análisis de la fertilidad es un procedimiento clásico que requiere una serie de exploraciones. Puede que haya diferencias entre los métodos de análisis utilizados por una clínica o por un ginecólogo. Esta sección presenta un resumen de los análisis habituales que os deberéis hacer durante vuestro tratamiento.

Análisis básico de la fertilidad

En una primera visita se establecerán las exploraciones necesarias para abordar tu problema de fertilidad.

Los análisis comienzan en general en la segunda cita y reúnen los elementos siguientes:

  • Anamnesis (datos médicos y estado de salud): El equipo médico obtendrá la anamnesis de la pareja planteando una serie de preguntas precisas sobre los antecedentes médicos y el estado de salud actual.
  • Exploración ginecológica: Se realiza una exploración ginecológica completa de la mujer, con ecografía transvaginal para ver los ovarios y el útero.
  • Exploración física: Se realiza una exploración física del varón haciendo hincapié en los órganos de la reproducción.
  • Evaluación del ciclo y detección de la ovulación: Las ecografías transvaginales durante el ciclo permiten seguir la maduración del folículo en el ovario. Esta exploración es indolora y determina con precisión el momento de la ovulación y mide el crecimiento del endometrio. Se puede valorar la calidad de la ovulación midiendo la concentración sanguínea de progesterona.
Análisis de sangre

Se hacen análisis de sangre en la mujer varias veces durante el ciclo para determinar las concentraciones de distintas hormonas (FSH, LH, estradiol y progesterona, AMH...). En la primera visita, el estudio hormonal se completa con análisis más específicos, como detección de anticuerpos anticlamidia y otras enfermedades de transmisión sexual.

Prueba poscoital (TPC)

La TPC consiste en determinar la movilidad de los espermatozoides en una muestra de moco cervical obtenida 6 a 12 horas después de una relación sexual durante el periodo ovulatorio.

Síntomas femeninos

Algunas mujeres presentan características o signos y síntomas que pueden indicar un trastorno de la fertilidad. Otras no tienen ningún síntoma.

Es importante que la mujer conozca su cuerpo y lo vigile. Pueden ser reveladores cambios físicos, como reglas irregulares o ausencia de menstruación, dolor abdominal, acné crónico y aumento de peso. Al informar de estos síntomas a tu médico, puedes ayudarle a establecer un diagnóstico más exacto.

Entre estos síntomas, cabe citar:

Modificaciones del ciclo

El ciclo menstrual es un proceso extremadamente preciso. Cualquier alteración del ciclo puede disminuir la fertilidad. Un ciclo regular dura entre 26 y 36 días.

Ciclo menstrual anormal: Hay diferentes causas. Entre ellas, se distinguen:

  • Anovulación.
  • Hiperprolactinemia.
  • Síndrome del ovario poliquístico.
  • Insuficiencia lútea (IL).
  • Menopausia precoz (MP).

Menstruaciones anormales (dolorosas o prolongadas):

  • Hipermenorrea: Hemorragia muy intensa con intervalos normales y duración normal de las menstruaciones.
  • Menorragia: Intervalos normales, pero menstruaciones muy prolongadas (muy intensas o no).
  • Metrorragia: Intervalos irregulares y menstruaciones a menudo muy prolongadas e intensas (ciclos irregulares).

También se pueden producir hemorragias entre las reglas. Tu médico te indicará si tu ciclo menstrual es anormal. También querrá saber si tu ciclo ha sido siempre irregular o si antes era normal.

Ausencia de menstruaciones (amenorrea): Amenorrea es el término médico que indica que una mujer no tiene menstruaciones o las tiene con intervalos superiores a 6 meses. Por tanto, su ciclo es anormal. Se habla de amenorrea primaria si la mujer no ha tenido nunca reglas. La amenorrea es secundaria cuando la ausencia de menstruación sobreviene después de un ciclo normal. Las menstruaciones regulares constituyen una buena indicación de la presencia de ovulación (producción de óvulos maduros). Diversos factores pueden contribuir a la aparición de la amenorrea, a saber:

  • Anovulación.
  • Hiperprolactinemia (producción excesiva de la hormona prolactina).
  • Anomalías congénitas del útero y la vagina.
Otros desequilibrios hormonales

Numerosas anomalías endocrinas pueden alterar la producción hormonal. Entre los síntomas observados, cabe citar:

Acné: El acné crónico se puede deber a una causa hormonal, sobre todo en el síndrome de ovario poliquístico.

Vello excesivo: La presencia de vello excesivo es otro signo de una producción anormal de andrógenos, tal como se observa en el síndrome de ovario poliquístico.

Seborrea: Como sucede con el acné, una piel grasa crónica puede indicar un trastorno hormonal, sobre todo de la producción de andrógenos. A menudo es una manifestación relacionada con el síndrome de ovario poliquístico.

Secreción mamaria (galactorrea): Si hay hiperprolactinemia, puede aparecer una secreción mamaria fuera del embarazo.

Antecedentes infecciosos

Diversas infecciones pueden afectar a la fertilidad de la mujer.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS): Cuando se habla de ETS, a menudo se piensa en la sífilis, la gonorrea o infección gonocócica o el SIDA. Pero hay otras ETS que pueden tener graves consecuencias en la fertilidad, como la clamidiasis. Una clamidiasis mal tratada puede dejar secuelas cicatriciales en las trompas y la pelvis menor, y afectar considerablemente a la fertilidad.

Infecciones de las vías urinarias: Las infecciones urinarias recurrentes suelen guardar relación con inflamación de la pelvis menor (riñones, uréteres, vejiga, uretra). Si una paciente sufre con regularidad este tipo de infecciones, el médico responsable del tratamiento o el especialista deben hacer un estudio más detenido.

Infecciones vaginales: Candida es la principal responsable de las infecciones vaginales. Produce secreciones vaginales anormales (olor y color) y requiere un tratamiento adecuado.

Dolor

El dolor es subjetivo y depende de la interpretación personal de cada mujer. Lo que una mujer siente como dolor puede ser tan solo una ligera molestia para otra. El dolor puede ser continuo o no aparecer más que en determinadas situaciones. Por este motivo, las mujeres deben estar atentas a los tipos de dolor e informar a su médico.

Dolores menstruales: Unos espasmos de intensidad anormal (dolores incapacitantes) pueden indicar la presencia de endometriosis.

Dolor durante el coito (dispareunia): El dolor durante las relaciones sexuales:

  • está relacionado con problemas vaginales (sequedad o infecciones vaginales),
  • está relacionado con un trastorno de la sexualidad (problemas psíquicos o de la pareja).

Por otro lado, la dispareunia también puede indicar endometriosis o miomas. El trastorno del coito es un motivo para consultar al médico y para realizar un análisis de la fertilidad.

Otros factores

Hay otras causas que pueden indicar un trastorno de la fertilidad.

Aumento o pérdida de peso: Un aumento o una pérdida de peso en exceso pueden provocar alteraciones del ciclo. La obesidad también puede ser un síntoma de PQO. Una pérdida de peso extrema puede causar una anorexia mental subyacente. Por el contrario, la pérdida de peso en una paciente obesa tiene un efecto favorable en la fertilidad.

Fiebre elevada: Una fiebre elevada durante varios días acompañada de dolor en la pelvis puede indicar una inflamación de la pelvis menor (infección genital alta - IGH) (causa general de esterilidad femenina) o una infección de las vías urinarias.

Esterilización de la mujer (o intervención de restauración): La ligadura de trompas no es necesariamente definitiva. La microcirugía permite restablecer la continuidad de las trompas, pero no siempre está garantizado el éxito de la intervención. La FIV es entonces la única solución para obtener un embarazo.

Uso de DES por la madre: El DES (dietilestilbestrol) es un medicamento que se recetaba en el pasado para prevenir los riesgos del aborto espontáneo. Este medicamento puede tener consecuencias irremediables en la fertilidad de la descendencia.

Pruebas complementarias

Para completar el estudio del trastorno de la fertilidad, se propone una serie de exploraciones.

Con el fin de disminuir el estrés relacionado con las exploraciones, es recomendable que le hagas a tu médico todas las preguntas pertinentes.

Entre las exploraciones más habituales, cabe citar:

Ecografía transvaginal (ultrasonidos)

Este método permite al especialista ver los órganos anatómicos (útero, trompas de Falopio, ovarios) e identificar posibles lesiones en las principales zonas de reproducción.

¿Por qué se debe utilizar este método? Esta exploración permite seguir la evolución de los folículos durante un ciclo espontáneo o durante un tratamiento de la fertilidad con el fin de evitar el crecimiento de un número excesivo de folículos.

Aplicación del método: La exploración suele durar 5 a 10 minutos y es, en principio, indolora (a veces se nota una sensación desagradable por su carácter íntimo). Durante la estimulación de los ovarios, la exploración se lleva a cabo en distintos días del ciclo de la mujer, para poder medir y controlar el tamaño y el número de los folículos.

Histeroecografía

Hay una variante de la ecografía vaginal "clásica": la ecografía con solución salina. La inyección de una solución acuosa en el útero permite determinar mejor su contorno.

¿Por qué se debe hacer una histeroecografía? Por lo general, se realiza después de una ecografía vaginal y proporciona datos complementarios de la calidad de la pared uterina (en particular, la presencia de pólipos uterinos).

Exploración: La exploración se realiza en el hospital, en la primera semana siguiente al final de la regla. Se introduce primero un catéter (pequeño tubo flexible) por el cuello del útero; a continuación se coloca en la vagina la sonda de la ecografía vaginal. Por último, se inyecta solución salina en el útero para poder visualizar el contorno. Durante este procedimiento, algunas mujeres pueden notar espasmos leves.

Histerosalpingografía (HSG)

Esta exploración permite ver con precisión el útero y las trompas de Falopio. Gracias a la combinación de la tecnología radiográfica y del medio de contraste radiográfico inyectado en los órganos reproductores femeninos, la HSG ofrece un campo de observación óptimo.

¿Por qué se debe hacer una histerosalpingografía? La histerosalpingografía permite al médico saber si las trompas de Falopio son permeables o están congestionadas u obstruidas. También se puede determinar el volumen, la forma y la estructura del útero.

Exploración: Esta exploración se suele llevar a cabo en un departamento de radiología y dura 15 minutos. Se introduce un espéculo en la vagina y se desinfecta el orificio del cuello uterino (normalmente con yodo). Luego se sujeta el cuello con una pequeña pinza. Se puede notar un ligero pinzamiento. A continuación, con ayuda de un instrumento, se inyecta en el útero un líquido opacificante basado en aceite o agua. La trayectoria del líquido se sigue mediante radiografías que permiten ver la forma y la estructura de la cavidad uterina y comprobar si las trompas de Falopio están permeables u obstruidas. Después de esta exploración, a veces se contraen las trompas de Falopio. Por ello, solo se puede establecer un diagnóstico preciso cuando la exploración se desarrolla con normalidad. Si la HSG es anormal, a menudo hay que realizar una endoscopia para confirmar o descartar una posible anomalía.

Posibles efectos secundarios:

  • Espasmos (parecidos a un dolor menstrual).
  • Hemorragia vaginal.
  • Mareo leve.

Entre las posibles complicaciones, cabe citar:

  • Reacción alérgica al líquido opacificante.
  • Infección.

En ocasiones se prescriben antibióticos para prevenir las infecciones posteriores al procedimiento. También se aconseja tomar un analgésico de forma preventiva. Además, parece que la HSG tiene efectos positivos en la permeabilidad de las trompas y que, en algunos casos, restablece su funcionamiento.

Histeroscopia

La histeroscopia no es solo una exploración, sino que a veces se utiliza también para tratar la esterilidad.

¿Por qué se debe hacer una histeroscopia? Mediante esta exploración, el médico inspecciona la pared del útero y puede ver anomalías anatómicas (miomas, tejido cicatricial, pólipos, quistes, adherencias.).

Exploración: La exploración se lleva a cabo en el hospital o en un consultorio médico. Se realiza poco después del final de la regla para distinguir mejor el útero.

Laparoscopia

Es un método que examina directamente los ovarios, las trompas de Falopio y los órganos adyacentes para evaluar su funcionamiento.

¿Por qué se debe hacer una laparoscopia? Este procedimiento se suele llevar a cabo si el médico sospecha la presencia de endometriosis (inflamación de la pared uterina). El médico puede determinar al mismo tiempo la presencia de lesiones cicatriciales (adherencias) o investigar otras anomalías. La ventaja de esta exploración es que, si se confirma una endometriosis, el tratamiento se puede aplicar inmediatamente. Durante la endoscopia, también se pueden examinar directamente las trompas de Falopio. La inyección de un líquido colorante a través del útero permite ver si este colorante aparece en los extremos de las trompas de Falopio; si es así, esto significa que las trompas son permeables.

Exploración: Esta exploración se realiza con anestesia local en el hospital de día. Se introduce en la pared abdominal un instrumento telescópico, del grosor de un lápiz, justo por debajo del ombligo. Esto permite ver los órganos del abdomen y la pelvis. Para mejorar la visibilidad, primero se "hincha" ligeramente el abdomen con gas carbónico. Aparte de ver los órganos, la exploración evalúa las trompas de Falopio. Esta exploración se suele fotografiar o registrar en video para que el médico y la paciente puedan ver y comentar los resultados. Tras la intervención, la paciente puede tener náuseas o dolor abdominal durante unas horas. La paciente tendrá dos pequeñas cicatrices a causa de esta intervención, que desaparecerán con rapidez. Hay un riesgo moderado de complicaciones (hemorragia o infección). La recuperación es inmediata, y se pueden reanudar las actividades normales con rapidez.

Biopsia de endometrio

En algunos casos, después de la ovulación, la pared del útero no está suficientemente preparada para la implantación del embrión.

En la biopsia endometrial se extrae una pequeña cantidad de tejido de la pared del útero (endometrio) y se examina con el microscopio

¿Por qué se debe hacer una biopsia de endometrio? Esta exploración se suele realizar si hay hemorragias anormales. En caso de infertilidad, permite al médico comprobar si la pared uterina responde normalmente o no a la progesterona.

Exploración: La exploración, que se realiza en el consultorio, suele llevarse a cabo 3 a 7 días antes de la regla. Hay que asegurarse de que la mujer no esté embarazada. Tras introducir un catéter uterino, el médico extrae tejido endometrial El procedimiento puede causar dolor o contracciones. Se recomienda tomar un analgésico y un espasmolítico una hora antes del procedimiento. La muestra se envía al laboratorio para analizar la composición tisular. Según los resultados, se administra tratamiento hormonal (progesterona u otro) para mejorar la calidad del endometrio.

Diagnósticos de la mujer

El anuncio del diagnóstico puede ser difícil de aceptar. Sin embargo, es una etapa importante que te permitirá progresar en tu búsqueda de soluciones.

La lucha contra la infertilidad puede ser una experiencia agotadora. No solo debes afrontar los altibajos emocionales, sino que también debes adaptarte constantemente a situaciones desconocidas, por ejemplo, nuevos medicamentos y una nueva terminología.

En la fase del diagnóstico, deseas tener la máxima información sobre tu situación para prepararte mejor para tu tratamiento.

La información contenida en esta sección te ayudará a conseguirlo. Encontrarás una explicación detallada de los diagnósticos más habituales de la infertilidad femenina, con sus características, causas y tratamientos.

Las causas principales de la infertilidad femenina son las siguientes:

Trastornos del ciclo

Si el problema de la fertilidad es de origen hormonal, esto se traduce a menudo en trastornos del ciclo. En este capítulo se examinan diversos diagnósticos de causa hormonal.

Anovulación: Anovulación es el término médico utilizado para la ausencia de ovulación en una mujer fértil. Sin embargo, las mujeres anovulatorias pueden tener reglas. En las parejas con infertilidad se establece el diagnóstico de anovulación en el 20% a 25% de los casos.

Síntomas

La anovulación se traduce en general en trastornos del ciclo, como amenorrea (ausencia de reglas) u oligomenorrea (los intervalos entre las reglas son > 35 días e inferiores a 6 meses).

Pruebas
  • Si una mujer lleva un registro diario de la temperatura corporal basal y no observa ningún aumento leve a mitad del ciclo, esto puede indicar que no ovula.
  • La presencia de moco cervical "elástico" puede indicar falta de ovulación.
Causas

La anovulación puede deberse a diversos factores, como trastornos hormonales, la edad y la menopausia precoz. Se distinguen 4 causas principales:

  • La causa se encuentra en el encéfalo (hipotálamo, hipófisis).
  • Está alterado el equilibrio entre la hipófisis y los ovarios (por ejemplo, PQO).
  • La causa se encuentra en los ovarios (por ejemplo, menopausia precoz).
  • El aumento de la concentración de prolactina revela un desequilibrio tanto en el encéfalo como en los ovarios.
Tratamientos

Los tratamientos de la anovulación son farmacológicos o quirúrgicos. El tratamiento más adecuado depende del origen del trastorno. El tratamiento más habitual es la administración de medicamentos que estimulen la ovulación. En último lugar, se puede considerar un tratamiento para la fecundación in vitro (FIV). Si no se dispone de ningún óvulo, se recurre a óvulos de donantes.

Hiperprolactinemia: La hiperprolactinemia es la producción excesiva de la hormona prolactina por la hipófisis. La hiperprolactinemia frena la actividad del hipotálamo y, por tanto, afecta a la ovulación.

Síntomas

En las mujeres, los síntomas de este trastorno son, entre otros, galactorrea (o secreción por las mamas: producción de leche en las mujeres fuera de la lactancia) y anovulación (ausencia de ovulación).

Causas

La hiperprolactinemia se debe a diversos factores, como:

  • Tumores benignos de la hipófisis (denominados prolactinomas).
  • Trastornos tiroideos.
  • Algunos medicamentos contra la hipertensión y las náuseas.
  • Anticonceptivos orales y drogas (por ejemplo, cannabis).
Tratamientos

En primer lugar hay que determinar la causa. Se pueden detectar concentraciones elevadas de prolactina mediante un análisis de sangre. Se puede realizar una exploración más concluyente del encéfalo (resonancia magnética) para descartar un prolactinoma. El tratamiento depende de la causa diagnóstica (medicamentos o cirugía).

Síndrome del ovario poliquístico (PQO): Los ovarios poliquísticos están ligeramente congestionados y contienen pequeños quistes (cavidades llenas de líquido). Producen pocos óvulos o ninguno y secretan cantidades insuficientes de hormonas.

Síntomas

La afección puede ser asintomática pero a veces cursa con síntomas como:

  • Reglas irregulares o ausencia total de reglas (amenorrea).
  • Obesidad abdominal.
  • Vello excesivo (hirsutismo).
  • Acné.
  • Piel grasa.

El diagnóstico se puede establecer mediante las concentraciones hormonales y una ecografía transvaginal.

Causas

Por lo general, las mujeres con PQO producen demasiada insulina, lo que provoca una hiperproducción de andrógenos. Este trastorno hormonal impide la maduración completa de los folículos y la ovulación. El óvulo no maduro desaparece, pero el folículo se puede llenar de líquido y contener quistes.

Tratamientos

Farmacológico o cirugía.

Cirugía

La PQO puede engrosar la pared externa del ovario y alterar la ovulación. En ocasiones se practica la electrocoagulación de los ovarios por vía laparoscópica (electropunción múltiple). Este método consiste en quemar pequeñas superficies de los ovarios para modificar su actividad hormonal. En los primeros meses en particular hay posibilidad de ovulación y, por tanto, de regularización del ciclo.

Insuficiencia lútea (IL): La fase lútea de un ciclo es el intervalo entre la ovulación y el inicio de las reglas siguientes. Después de la ovulación, el folículo vacío se denomina cuerpo amarillo. Este produce la progesterona. Esta hormona desempeña una función esencial en la implantación y mantiene el embarazo. Si esta hormona se produce en una cantidad insuficiente o la fase lútea es demasiado breve, se habla de "insuficiencia lútea" (IL). A menudo se propone un tratamiento farmacológico, es decir, estimulación de la ovulación.

Insuficiencia ovárica precoz o menopausia precoz: La edad habitual de la menopausia (interrupción permanente del funcionamiento de los ovarios) se sitúa entre los 45 y los 55 años. Se habla de menopausia precoz cuando sobreviene antes de los 40 años.

Síntomas

Las mujeres notan en general los síntomas de la menopausia, como cambios de humor o sudores repentinos, pero pueden no tener ningún síntoma. La duración del ciclo menstrual puede cambiar o el ciclo puede desaparecer totalmente. Se deben comunicar al especialista los antecedentes familiares de menopausia precoz por su carácter familiar hereditario.

Causas

Con frecuencia no se encuentra ninguna causa de la menopausia precoz. Sin embargo, hay que descartar primero las causas siguientes:

  • Anomalías cromosómicas.
  • Enfermedades autoinmunitarias.
  • Tratamientos del cáncer (radioterapia o quimioterapia).
  • Cirugía.
Tratamientos

Si la mujer solo tiene una reserva ovárica reducida, que hace prever una menopausia precoz inminente, no hay tiempo que perder y los tratamientos de la fertilidad se deben iniciar con rapidez. Si los ovarios no responden suficientemente a los medicamentos y no producen óvulos, solo se podrá obtener un embarazo empleando óvulos de una donante.

Enfermedades de las trompas de Falopio y del útero

Las anomalías del aparato reproductor también pueden causar un problema de fertilidad. Algunas son congénitas y otras aparecen con la edad. A continuación se describen varias anomalías que pueden afectar a la fertilidad, en particular las de las trompas de Falopio y el útero.

Oclusión de las trompas de Falopio: La migración del óvulo a las trompas de Falopio puede verse obstaculizada por adherencias cicatriciales alrededor de la trompa o los ovarios. El buen funcionamiento de la trompa es una condición esencial para la consecución de un embarazo: si están obstruidas, no son posibles los movimientos del óvulo y los espermatozoides. Cerca del 15% de los trastornos de la fertilidad en la mujer se atribuyen a anomalías de las trompas de Falopio.

Síntomas

La obstrucción de las trompas de Falopio se puede detectar durante una histerosalpingografía (HSG) o una laparoscopia con pruebas de las trompas (LPT).

Causas
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Endometriosis.
  • Inflamación de la pelvis menor (infección genital alta - IGH).
  • Tejido cicatricial después de la cirugía abdominal.
  • Enfermedades congénitas.
  • Miomas.
Tratamientos

Según la gravedad de las lesiones, se pueden considerar distintas opciones terapéuticas. Si las dos trompas están obstruidas, se propone una intervención de microcirugía. Esta técnica no siempre facilita un embarazo. Si sólo está obstruida una trompa, se pueden prescribir medicamentos para estimular la ovulación. Si fracasan estos tratamientos, la solución es la fecundación in vitro (FIV). La FIV no requiere unas trompas en buen estado; los embriones obtenidos en el laboratorio se implantan directamente en el útero.

Inflamación de la pelvis menor (IGH): La inflamación de la pelvis menor (infección genital alta - IGH) es una infección de la parte superior de los órganos reproductores femeninos. Por lo general, la causa es una infección vaginal que se extiende al útero y la cavidad abdominal. Las ETS son la causa principal de las infecciones ascendentes. Esta complicación puede dañar la pared uterina, los ovarios o las trompas de Falopio.

Síntomas

La IGH cursa con diversos síntomas:

  • Hemorragias anormales.
  • Dolor.
  • Espasmos.
  • Fiebre.
Causas

En muchas mujeres, los antiguos modelos de dispositivos intrauterinos producen inflamación de la pelvis menor, tejido cicatricial en las trompas de Falopio, daño del útero, etc. Estas inflamaciones son posteriores a la introducción de bacterias en el útero durante la colocación del dispositivo. Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) también causan IGH. Una infección por clamidias no tratada puede producir un daño permanente y causar finalmente una IGH.

Tratamientos

Los antibióticos son los medicamentos más utilizados para tratar las IGH. Según la gravedad de la enfermedad, se puede extirpar una parte del tejido cicatricial (adherencias) durante una laparoscopia o una laparotomía. Si el útero está dañado, se puede practicar una histeroscopia.

Malformaciones congénitas del útero y la vagina: Estas malformaciones específicas también se denominan anomalías mullerianas. Una anomalía congénita de la vagina o del útero puede reducir la capacidad de la mujer de quedarse embarazada o impedir que el embrión que lleva llegue a término. Las anomalías mullerianas son numerosas: útero bicúspide, ausencia del útero y del cuello, etc.

Síntomas

En su gravedad, puede que la anomalía congénita no produzca ningún síntoma. Es posible que algunas mujeres no adviertan la presencia de anomalías. Estas se descubren durante una exploración ginecológica. Además, los posibles síntomas no son solamente específicos de una anomalía congénita. La ausencia de reglas o la aparición de otros trastornos del ciclo pueden deberse a varias causas, de las cuales la anomalía congénita es solo una de ellas. El dolor también puede ser una señal.

Exploraciones

La exploración ginecológica de los órganos genitales femeninos ayuda a determinar la presencia de una de las anomalías mencionadas. Hay varios métodos para investigar las anomalías, como ecografía transvaginal, histerosalpingografía (HSG), laparoscopia e histeroscopia.

Causas

Los efectos específicos descritos a veces se deben a anomalías del nacimiento (de naturaleza genética o no) o sobrevienen durante los tratamientos farmacológicos. En el decenio de 1950 se prescribía dietilestilbestrol (DES) para evitar los abortos espontáneos. Por desgracia, las hijas de las pacientes que han utilizado este medicamento presentan malformaciones en el útero, el cuello uterino o la vagina.

Tratamientos

En ocasiones, la anomalía anatómica se puede solucionar. La histeroscopia es un ejemplo, ya que puede extirpar un tabique uterino. Los tabiques vaginales se pueden tratar con una intervención sin hospitalización. Aparte de la cirugía, las técnicas de reproducción asistida son otra posibilidad para tratar los problemas de esterilidad causados por estas anomalías.

Endometriosis: La capa de tejido que recubre el útero se denomina endometrio o pared mucosa del útero. El organismo expulsa el endometrio una vez al mes (ciclo menstrual) si no hay embarazo. A veces, este tejido se implanta en el exterior del útero. Según la localización de las lesiones, los síntomas son diferentes y pueden tener consecuencias en la fertilidad.

Síntomas

Las relaciones sexuales dolorosas y las reglas abundantes y dolorosas pueden ser síntomas de endometriosis. Sin embargo, algunos casos son estrictamente asintomáticos

Exploraciones

La endometriosis se puede confirmar y tratar mediante endoscopia (laparoscopia).

Causas

Las causas de la endometriosis no son evidentes. En algunos casos, un factor familiar parece responsable del desequilibrio.

Tratamientos

La endometriosis se puede tratar de diversas maneras, en función de la gravedad:

  • Medicamentos: Estos medicamentos actúan suprimiendo el ambiente hormonal responsable de la endometriosis.
  • Cirugía: La endometriosis se puede tratar durante una intervención quirúrgica (laparoscopia o laparotomía). No siempre se obtiene un éxito total. Tras la intervención quirúrgica, se aplica tratamiento estimulador de la ovulación para aumentar las posibilidades de embarazo.
  • Tecnología de reproducción asistida: Se recomienda fecundación in vitro (FIV) si las trompas están dañadas. Sin embargo, cuanto más grave es la endometriosis, menos posibilidades hay de embarazo.

Alteraciones del moco cervical: El moco cervical se produce en el cuello del útero. Si la calidad o la cantidad de este moco no son suficientes, los espermatozoides no consiguen llegar hasta el óvulo.

Síntomas

No hay verdaderos síntomas. La mujer con un ciclo menstrual normal puede notar un aumento del flujo vaginal a mitad del ciclo. Sin embargo, este cambio del moco cervical no es siempre evidente en las mujeres con ovulación.

Exploraciones

Una prueba poscoital ayuda a determinar la calidad del moco cervical y su implicación en las parejas con problemas de la fertilidad.

Causas
  • Causas hormonales: En el momento de la ovulación, el aumento de los estrógenos induce un cambio en el volumen y la estructura del moco cervical: el moco se vuelve más líquido a fin de facilitar el paso de los espermatozoides. Si se altera el equilibrio de los estrógenos por trastornos hormonales, la calidad del moco es diferente (puede ser más espeso o menos líquido).
  • Causas farmacológicas.
  • Causas infecciosas.
Tratamientos

Si el moco es demasiado ácido, se recomiendan duchas vaginales alcalinas (bicarbonato sódico). Si persiste la anomalía, se realiza una inseminación intrauterina (IIU); se inyecta esperma lavado directamente en el útero.

Hipofertilidad inexplicable: Se habla en general de problemas de hipofertilidad si no se produce la fecundación después de un año de relaciones sexuales sin anticoncepción, cuando la mujer tiene menos de 35 años. Este intervalo se reduce a 6 meses en las mujeres mayores de 35 años. A pesar de los avances de la ciencia, no siempre se encuentra un motivo evidente de los problemas de la fertilidad. Se habla de infertilidad idiopática o de "hipofertilidad inexplicable" (10% a 20% de los casos de infertilidad). Los problemas emocionales relacionados con el diagnóstico de infertilidad inexplicable pueden ser difíciles de resolver. En efecto, las parejas empiezan a hacerse pruebas con la esperanza de un diagnóstico y una solución. En algunos casos, las parejas no aceptan el diagnóstico de infertilidad sin explicación y siguen buscando el origen de su problema.

Exploraciones

Después de evaluar los antecedentes médicos y explorar físicamente al paciente, se realizan las exploraciones siguientes:

En las mujeres:

  • Estudio hormonal.
  • Prueba funcional de la ovulación.
  • Examen poscoital.
  • Ecografía transvaginal.
  • Histerosalpingografía (HSG) (radiografía del útero y las trompas con un colorante radiopaco).
  • Celioscopia.

En los varones:

  • Análisis del semen.
  • Estudio hormonal.
Tratamientos

Al igual que las exploraciones utilizadas para diagnosticar la hipofertilidad sin explicación, los tratamientos empleados varían de un médico a otro. No obstante, a menudo se usan los tratamientos siguientes:

  • Medicamentos que estimulan la ovulación.
  • Inseminación intrauterina (IIU).
  • Fecundación in vitro (FIV).
Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.