Las dos semanas de espera después de un tratamiento

Para la mayoría de las parejas, el período más agotador del tratamiento es el de las dos semanas de espera antes de la prueba de embarazo.

Es un periodo caracterizado por angustia, frustración e incertidumbre.

Las inquietudes expresadas con más frecuencia son:

  • ¿Por fin voy a tener de dejar reglas?
  • ¿Puedo poner el tratamiento en peligro si voy a nadar o hacer deporte o llevo tal o cual cosa? La lista de cosas que suscitan preocupación es ilimitada.
  • ¿Qué debo decir a mis padres, amigos y compañeros si no me quedo embarazada?
  • ¿Vale la pena seguir si este tratamiento no funciona?
  • ¿Es normal que sienta todos los signos de un embarazo (náuseas, tensión mamaria y cansancio)?

La lista de preguntas es infinita porque cada mujer vive este período de manera diferente, con su sensibilidad y las inquietudes propias de su situación personal en el momento del tratamiento.

Algunos trucos para superar la situación

La espera de dos semanas es un momento difícil para la mayoría de las parejas; hay que intentar reducir al mínimo estos sentimientos de ansiedad o de estrés.

Para que estos 14 días de espera sean algo más soportables, se dan algunos consejos para afrontar este periodo con la mayor serenidad posible:

  • Multiplica las ocasiones de hacer las cosas que le dan un sentido positivo a tu vida. Por ejemplo, lee libros que te interesen, ve películas que te gustan, participa en actividades de tu agrado (como cocinar, cuidar del jardín, nadar), conversa con los amigos o la familia, haz actividades creativas (baile, pintura.).
  • Dedica tiempo a tu pareja, haciendo cosas que os gusten particularmente a los dos.
  • Pasa tiempo con personas que te tranquilicen. No tienes que hablar de tu tratamiento, sino simplemente apreciar su compañía distrayéndote con ellos.
  • Si sientes la necesidad, acude a un terapeuta que te ayude a controlar tu angustia y tu estrés.
  • Algunas técnicas de relajación son muy útiles durante este periodo (yoga, medicación, ejercicios de respiración, tai chi...). La acupuntura es otra opción para aliviar el estrés.
  • En ocasiones, el hecho de escribir de tu angustia y tus sentimientos te puede ayudar a eliminar los pensamientos obsesivos que te pasan por la mente y a sentirte más liberada.
Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.