Control del estrés

Encuentra una técnica que te permita reducir tu estrés, por ejemplo, yoga, acupuntura, paseo al aire libre o masaje. El hecho de llevar un diario te ayudará a exteriorizar tus sentimientos y a controlarlos.

Cuídate adoptando un buen régimen de alimentación y haciendo ejercicio. Aprende a controlar tu tiempo con eficacia para no sentirte presionado. Recuerda tus cualidades y centra tu atención en los aspectos positivos de tu vida.

Pedir ayuda

Si sientes que la carga emocional relacionada con el tratamiento es imposible de asumir, no dudes en pedir ayuda psicológica. Ve al ginecólogo para conocer las opciones ofrecidas por el centro de fertilidad que te trata.

Recordad que no estáis solos. Otras parejas se enfrentan a los mismos problemas que vosotros. El hecho de hablar de vuestra experiencia en un grupo de ayuda puede ser el mejor tratamiento. Comprobad si hay reproducción con asistencia médica en vuestro centro. Si no os sentís cómodos al expresar vuestros sentimientos de viva voz, podéis dirigiros a un grupo de discusión on line. Vuestros familiares y amigos son también una excelente fuente de cariño y de apoyo. Si decidís confiar en ellos, expresadles lo que sentís y decidles lo que pueden hacer para ayudaros.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.