Con el aval de:

El Crohn en la infancia

¿Es común el Crohn en niños?

Aunque las enfermedades inflamatorias intestinales son poco frecuente en los niños menores de 10 años, el 25% de los casos se produce en adolescentes, por lo que son un grupo de pacientes a tener muy en cuenta, especialmente por su corta edad y por cómo les puede afectar en su calidad de vida y sus relaciones personales.

Al igual que ocurre en los adultos, la enfermedad inflamatoria intestinal pediátrica ha aumentado en los últimos años. Dentro de este tipo de dolencia, la enfermedad de Crohn es la más frecuente en los niños (58%).

Retraso en el crecimiento

El problema de que la enfermedad de Crohn aparezca en un niño es que lo hace cuando la persona está en pleno desarrollo y maduración. El niño puede tener menos apetito o comer menos por miedo al dolor intestinal. Además, pierde nutrientes debido a la inflamación y las diarreas. Por todo ello, en ocasiones la enfermedad hace que el crecimiento del niño sea más lento o incluso que en algunos casos se interrumpa. Así, los niños que padecen Crohn pueden tener una talla inferior a la que en teoría les corresponde y sufrir problemas en su desarrollo sexual.

Por ello, es tan importante que los médicos controlen bien a los menores, precisamente para evitar ese retraso en el crecimiento, para lo cual, además del tratamiento que puedan prescribir, el profesional sanitario dará pautas al niño y los padres para que siga una alimentación correcta y adecuada a su edad y sus necesidades, de forma que se evite la falta de nutrientes.

Calidad de vida del niño

No solamente es importante el estado físico del niño que es diagnosticado con la enfermedad de Crohn. Por supuesto, las terapias y un seguimiento médico son lo primero, pero no se debe descuidar el impacto psicológico y en la calidad de vida del menor. El niño puede sentir tristeza, ansiedad o inseguridad frente a una dolencia sobre la que no tiene el control. Aquí juegan un papel muy importante los padres y hermanos, los médicos que les atienden e incluso el entorno escolar. Es esencial que el niño se sienta comprendido, especialmente cuando se encuentra en un brote.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.