Con el aval de:

¿Cómo puede influir la enfermedad en mi vida diaria?

El dolor y las lesiones en las articulaciones debido a la inflamación podrán repercutir en tu salud y empezar a notar ciertas limitaciones en tu día a día. Aunque el grado de las mismas variará en función de la progresión de tu enfermedad.

No obstante, una de las principales preocupaciones que las personas con espondilitis anquilosante relatan es si la enfermedad repercutirá en su trabajo: por un lado, por el miedo a las consecuencias económicas si se viera obligado a dejarlo y, por otro, al impacto en el estado de ánimo y en la autoestima si esto sucediera.

En principio, una persona con espondilitis anquilosante es igual de efectiva y productiva. Se recomienda, si es posible, que tu trabajo te permita estar de pie, sentarse, andar y realizar movimientos distintos a lo largo del día. Y se desaconseja que realices trabajos que impliquen fuerza física, especialmente de carga y descarga, ya que afectarán directamente a tu columna vertebral. Y si vas a estar sentado mucho tiempo (en una oficina, en un vehículo comercial, etc.), es bueno hacer descansos para andar y estirar los músculos.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.