Con el aval de:

Consejos útiles para el paciente con enfermedad de Crohn

Atento a las articulaciones y la piel

Debes saber que la enfermedad de Crohn puede afectar a otros órganos del cuerpo, además de al aparato digestivo. Estas manifestaciones, que a primera vista puede parecer que no tienen nada que ver con la enfermedad de Crohn, son a veces los primeros signos de que una persona padece la dolencia. De hecho, los síntomas en otras partes del cuerpo pueden aparecer años antes de los síntomas del intestino.

Las articulaciones y la piel son las partes en las que la enfermedad de Crohn suele manifestarse de forma más frecuente. La artritis es una de las formas en que la dolencia puede manifestarse, así como la espondilitis anquilosante o la afectación de la columna. En la piel, pueden aparecer lesiones en forma de nódulos que producen dolor. Además de las articulaciones y la piel, los ojos también pueden verse afectados, con la inflamación del blanco del ojo (escleritis) o la inflamación de la tela que recubre al ojo por dentro (uveítis).

Por todo ello, es conveniente que estés atento a cualquier cambio de este tipo en tu cuerpo, ya que puede deberse a la enfermedad de Crohn. Si esto ocurre, acude a tu médico para que valore la posible terapia.

Cuidado con el estrés

Aunque se desconoce la causa de la enfermedad de Crohn, los expertos piensan que el estrés juega un papel importante como desencadenante de la enfermedad. Está comprobado que los acontecimientos vitales traumáticos afectan negativamente al estado de salud de las personas que sufren Crohn. Pero no solo eso, sino que el estrés diario también puede influir en el riesgo de sufrir brotes o recaídas de la enfermedad. Por eso, es tan importante tratar de evitar, en la medida de lo posible, el estrés y la ansiedad que pueda generar el día a día. Una actitud positiva ayudará a tu bienestar y a tener más controlada la enfermedad que si te encuentras en un estado de nerviosismo.

Intenta dejar de fumar

Que el tabaco es perjudicial para la salud, es algo que todo el mundo sabe. Sin embargo, es bueno que sepas que en la enfermedad de Crohn es especialmente importante dejar este hábito. Fumar agrava los síntomas de la dolencia, aumenta el número de brotes y, finalmente, esto lleva a que deba darse un tratamiento más agresivo con el objetivo de controlar la enfermedad. Otra de las consecuencias de mantener el hábito tabáquico es que aumenta la probabilidad de recurrir con mayor frecuencia a la cirugía.

Si es necesario, puedes buscar ayuda médica para dejar de fumar. Implica a tu entorno y quizá así te resulte más fácil. En general, un estilo de vida saludable siempre es recomendable y más si padeces una enfermedad digestiva como el Crohn. Es aconsejable realizar ejercicio físico, dormir lo suficiente, una buena alimentación y evitar el alcohol.

Cuenta con la gente de tu entorno

No solo el médico y las enfermeras que te atiendan están para apoyarte y responder a todas las preguntas que puedas tener. Tu familia, tus amigos y tu entorno laboral pueden jugar un papel fundamental a la hora de ayudarte a afrontar la dolencia. Apóyate en quienes más quieres cuando tengas miedo o te surjan dudas y te resultará más fácil sentir que tienes un mayor control de la enfermedad.

En cualquier caso, es normal que necesites un período de adaptación y aceptación de tu nueva situación. La enfermedad de Crohn es crónica y puedes requerir de un tiempo para asimilarlo. Al principio es normal sentir falta de energía, pensar que no se tiene el control de la enfermedad, sentimientos de ser una carga para la pareja y la familia o el temor a no ser aceptado. Todo ello forma parte del proceso de aceptación, por lo que es bueno darse tiempo.

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.