logo cuidar

en DIABETES

Con el aval de:

Tu alimentación en diabetes

La alimentación es crucial en la diabetes, ya que está directamente relacionada con los niveles de glucosa. Así que es imprescindible para un buen control de la glucemia.

En principio, las personas con diabetes deben llevar la misma alimentación saludable que el resto de la población, en función de su edad, peso, estatura, sexo, grado de actividad, etc. Los expertos recomiendan que dentro de esa alimentación equilibrada se incluyan un 55-60% de hidratos de carbono, entre un 15 y un 20% de proteínas y 20-30% de grasas.

Sin embargo, existen algunas diferencias entre las personas diabéticas y el resto de la población. Estas son algunas pautas que pueden ayudarte a tener controlado tu nivel de azúcar:

  • Si padeces diabetes, debes comer cada 3 o 4 horas, lo que significa que debes ingerir algún alimento unas 5 o 6 veces al día. Al fraccionar las comidas, tendrás un mayor control de lo que comes, y así evitas una bajada de azúcar (hipoglucemia).
  • Controla la cantida de alimentos que ingieres en cada comida
  • Respeta el horario de las comidas y los tentempiés
  • Trata de que los platos de comida y cena sean variados, mezclando frutas y verduras, incluyendo una pequeña ración de proteínas en cada comida y tomando raciones de leche o yogur semidesnatado o desnatado.
  • Utiliza sólo pequeñas cantidades de grasa saludables (insaturadas) para preparar tus comidas, como aceite de oliva, girasol o maíz. Evita las grasas saturadas, el aceite de coco o palma, y todos los alimentos que los contengan. También es conveniente no consumir grasas trans, como la manteca y la margarina, y alimentos procesados preparados con ellas, como galletas o patatas fritas.

Aunque puedes comer de todo dentro de una alimentación saludable, es aconsejable restringir el consumo de los hidratos de carbono de acción rápida, como zumos, bebidas azucaradas, pastelería o frutas en almíbar. Se trata de ayudar a tu organismo a controlar la glucemia, evitando en la medida de lo posible estos alimentos, que son muy ricos en hidratos de carbono y que lo que hacen es elevar la concentración de glucosa en sangre. También es conveniente no consumir excesivamente pan, arroz, pastas, patatas y legumbres, ya que también son alimentos ricos en hidratos de carbono.

En resumen, si pensamos en el “plato ideal” que vas a preparar, puedes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Verduras cocidas o crudas
    Puedes comer de 3 a 5 raciones al día, ya que las verduras tienen muchas vitaminas, minerales y fibra, con la ventaja de que tienen muy poca grasa. La mitad de tu plato debería contener verduras sin almidón (tomates, setas, pimientos, cebollas, pepinos, espinacas, brócoli…).
  • Carne, pescado y otras proteínas
    Este grupo de alimentos debe ocupar una cuarta parte del plato, ya que en realidad sólo necesitas entre 115 y 170 gramos de proteína al día. Es aconsejable ingerir raciones pequeñas de, por ejemplo, pollo sin piel y filetes magros, salmón, lentejas, judías pintas o huevos.
  • Hidratos de carbono: cereales, pan, arroz, pasta…
    Los hidratos forman la otra cuarta parte del plato. Aquí puedes incluir cereales y alimentos con almidón, como pan integral, arroz, pasta, legumbres, guisantes o patatas.
El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.