logo cuidar

en DIABETES

Con el aval de:

¿Qué es la diabetes?

Definición de diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por la presencia de niveles elevados de glucosa en la sangre, o lo que es lo mismo, hiperglucemia. A este incremento de la glucosa, se le conoce comúnmente como “tener alto el nivel de azúcar”. La diabetes es una enfermedad que, si no se controla, puede tener consecuencias graves en la salud.

La glucosa es un azúcar simple imprescindible para el correcto funcionamiento del cuerpo, porque es la principal fuente de energía del organismo. Lo que les ocurre a las personas que padecen diabetes, es que tienen alterados los procesos metabólicos básicos que emplea el organismo para utilizar y almacenar la energía. En las personas diabéticas, el páncreas no es capaz de segregar la insulina necesaria o bien el cuerpo de la persona no utiliza de manera adecuada esta hormona. Y esto es un problema porque la insulina es imprescindible para que la glucosa pueda penetrar en las células. Sin insulina, las células no pueden absorberla, y la consecuencia es que la glucosa se acumula en la sangre produciendo lo que coloquialmente se llama “subida de azúcar”, tan conocida en diabetes.

Por eso, además de las terapias que pueda indicarte el médico, es muy importante que sigas una buena alimentación si eres diab�tico. Cuando comemos, se libera la glucosa de los hidratos de carbono y la glucemia aumenta. Si estamos algún tiempo sin comer, como ocurre por la noche, se agota la glucosa que circula en la sangre y la glucemia puede disminuir. En una persona que no tenga diabetes, el organismo impide que la glucemia esté mucho tiempo elevada o reducida y la mantiene en torno a los 80 mg/dl a 90 mg/dl. Incluso cuando aumenta la glucemia después de comer, el organismo lo compensa enseguida y vuelve a situar la glucemia en el intervalo deseado.

La capacidad del organismo para aumentar y disminuir la glucemia depende, además de la secreción de insulina, de la de otra hormona llamada glucagón. Ambas trabajan en oposición y las dos son producidas por células especializadas del páncreas. De esta forma, cuando la glucemia es elevada, el páncreas secreta más insulina, y cuando la glucemia es baja, el páncreas secreta glucagón, cuya función es estimular al hígado para que fabrique más glucosa y así aumente la glucemia.

Sin embargo, esto no ocurre así en una persona diabética. Los pacientes con esta enfermedad no son capaces de segregar la cantidad de insulina necesaria para mantener la glucemia (nivel de azúcar) dentro de los límites normales después de ingerir los hidratos de carbono.

¿Cuántos tipos de diabetes hay?

Existen dos tipos principales de diabetes, que son los más comunes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2.

  • Diabetes tipo 1
    Es un trastorno autoinmunitario que provoca la destrucción de las células del páncreas que segregan insulina. Con el tiempo, esto provoca una incapacidad total y permanente de producir insulina. Por eso, los pacientes con diabetes tipo 1 deben recibir inyecciones diarias de insulina para sobrevivir. Si no se tratan, la glucemia puede aumentar mucho hasta provocar una hiperglucemia crónica y otras enfermedades que pueden ser mortales, como la cetoacidosis diabética.
  • Diabetes tipo 2
    La diabetes tipo 2 es, con mucho, la forma más frecuente de diabetes. A diferencia de la tipo 1, no se trata de un problema autoinmunitario, sino que se trata de una alteración de la regulación del metabolismo de la glucosa. El principal factor de riesgo de la diabetes tipo 2 es la obesidad.

Puede producirse por varias circunstancias. Primero, cuando el organismo no puede utilizar eficazmente la insulina (lo que se llama resistencia a la insulina”). Segundo, cuando el organismo no puede producir suficiente insulina, lo que se denomina déficit de insulina. Por último, también puede producirse cuando el hígado produce demasiada glucosa debido al aumento de la secreción de glucagón y la insuficiencia de insulina.

¿Diferencias poblaciones entre la diabetes tipo 1 y tipo 2?

La diabetes afecta a distintos rangos de edad, dependiendo de qué tipo estemos hablando.

En el caso de los pacientes con diabetes tipo 1, suelen ser niños y adolescentes. De hecho, en un 75% de los casos afecta a menores de 30 años. Solo el 5-10% de todos los casos de diabetes del mundo occidental son del tipo 1.

La diabetes tipo 2, en cambio, afecta generalmente a adultos mayores de 40 años, y es sin duda la más común, ya que supone el 90-95% del total de los casos de diabetes. Su principal factor de riesgo es la obesidad, por lo que cada vez más personas tienen esta enfermedad debido a los hábitos sedentarios que suelen caracterizar a la sociedad actual. En los últimos años se están diagnosticando cada vez más casos en personas jóvenes, incluso en niños y adolescentes, que padecen sobrepeso, lo cual es alarmante. No sólo por la enfermedad en sí, sino por las graves complicaciones que puede provocar, sobre todo a una edad temprana

Si padezco diabetes, ¿qué síntomas tendré?

Es importante saber que, durante los primeros años de la enfermedad, pueden no aparecer síntomas claros de diabetes, por lo que es muy probable que pase totalmente desapercibida tanto para ti como para tu médico. Es frecuente que, en su fase inicial, se diagnostique de forma casual en una revisión rutinaria. Otras veces, el tiempo pasa y la diabetes no se diagnostica, lo que puede provocar la aparición de complicaciones crónicas que afectan a la vista, el riñón, los pies o el sistema cardiovascular. Por eso, si tienes algún factor de riesgo, es recomendable realizar una revisión rutinaria siempre y cuando tu médico lo estime oportuno.

Cuando la diabetes está en una fase más avanzada, aparecen los síntomas. Los más comunes son los siguientes:

  • Aumento de la sed y del apetito
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Poliuria, es decir, número excesivo de micciones o ganas de orinar.
  • Infecciones frecuentes
  • Picores y piel reseca
  • Cambios en la visión o visión borrosa
  • Cansancio
  • Hormigueo en los pies y manos
  • Irritabilidad
  • Cicatrización lenta

Es recomendable acudir a tu médico de atención primaria si padeces alguno de estos síntomas para descartar una posible diabetes.

La diabetes en España y en el mundo

En España la diabetes es una enfermedad muy común, que afecta a casi 5 millones de habitantes. Esto supone que un total del 14% de la población española sufre esta enfermedad. De ellos, el 4% todavía desconoce que la padece .

Las cifras a nivel mundial no son más positivas: alrededor de 220 millones de personas son diabéticas. Y la mitad de estas personas no saben que tienen la enfermedad, por lo que no reciben tratamiento, con el impacto que esto puede suponer en su salud.

Las previsiones para el futuro tampoco son esperanzadoras. Si no cambiamos nuestro actual estilo de vida sedentario ni los hábitos de alimentación poco saludable, los casos de personas con diabetes podrían duplicarse en el año 2050, según estima la Federación Internacional de Diabetes (IDF).


Amplíe información en el Manual MSD
El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.