Con el aval de:

Diagnóstico

¿Hay pacientes sin diagnosticar?

Sí. Esto ocurre debido a que la diabetes no da síntomas en sus fases iniciales, por lo que muchas personas que la padecen no acuden a su médico y por tanto no se diagnostican. En los primeros años de la enfermedad, puede no haber síntomas o ser tan inespecíficos que pasen desapercibidos. De hecho, la cifra de personas con diabetes tipo 2 sin diagnosticar es muy alta: la mitad no sabe que padece esta dolencia.

Métodos para diagnosticar la enfermedad

Si tu médico sospecha que puedas tener diabetes, pedirá unas pruebas determinadas a un laboratorio, que determinarán si padeces la enfermedad. No te preocupes por estas pruebas: no son dolorosas ni agresivas, ya que suelen consistir en un análisis de sangre u orina, que determinarán la concentración de la glucosa en sangre.

Las pruebas diagnósticas más comunes son las siguientes

  • Determinación casual de la glucemia (también llamada glucemia aleatoria): Se realiza sin tener en cuenta si el paciente está o no en ayunas, ni cuándo ha comido.
  • Glucemia en ayunas (GA): Esta prueba se lleva a cabo cuando el paciente lleva al menos 8 horas sin comer.
  • Prueba de sobrecarga oral de glucosa (PSOG): En ella, se mide la glucemia 2 horas después de que el paciente haya consumido una solución que contiene una alta concentración de glucosa.
  • Prueba de la Hemoglobina Glicosilada (HbA1c): Durante muchos años, esta prueba se utilizó para controlar la glucemia de los pacientes con diabetes, pero actualmente se utiliza para diagnosticar la enfermedad. Esta medición tiene varias ventajas respecto a las anteriores, ya que es más cómoda (no necesita que el paciente esté en ayudas), tiene menos probabilidad de error, y se ve menos afectada por las variaciones que el paciente pueda tener en su día a día, debido por ejemplo al estrés o a la propia enfermedad.

Si tienes prediabetes, recuerda que debes cuidarte para evitar desarrollar la enfermedad, cuidando tu alimentación y realizando ejercicio. Estas pruebas diagnósticas te ayudarán en cualquier caso (a ti y a tu médico) a saber si has desarrollado diabetes o si la has mantenido a raya.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.