¿Cómo puedo ayudar a alguien que está deprimido?

Puede resultar muy duro ver que un ser querido está deprimido. No sería raro que te sintieses agobiado o desorientado por lo que está pasando.

La familia, pareja y amigos íntimos de personas con depresión podemos ayudarles teniendo en cuenta lo siguiente:

  • No se debe hacer de médico ni de psicólogo, y hay que animarlo para que pida atención médica.
  • Aprende sobre la depresión, su tratamiento y lo que puedes hacer para ayudar a la recuperación de tu familiar.
  • No pienses que la persona con depresión no desea mejorar, aunque a veces te lo parezca. Trata de ver los síntomas como lo que son: parte de un trastorno.
  • Ayúdale a reconocer las fuentes de estrés y a encontrar la forma más adecuada para hacerle frente. Quizá sea necesaria tu colaboración en la solución de algunos problemas que preocupan especialmente a tu familiar o amigo.
  • Anímale a ser más activo, pero sin forzarlo excesivamente y sin hacerle críticas o reproches, ya que eso puede hacer que las cosas empeoren.
  • Ayúdale a llevar una vida sana, a realizar algo de ejercicio físico y a divertirse.
  • Dedica parte de tu tiempo a estar con él o ella.
  • Elogia cada uno de sus avances, especialmente al principio y por muy pequeños que sean.
  • Ayúdale a mantener los compromisos adquiridos respecto de los tratamientos acordados con los profesionales.
  • Dale ejemplo y comparte con tu familiar las restricciones respecto al consumo de alcohol y otras sustancias tóxicas.
  • Toma en serio cualquier pensamiento de suicidio y muestra disposición a hablar con él o ella sobre este tema abiertamente.

Si estás al cuidado de alguien con depresión grave es fundamental encontrar tiempo para ti sin sentirte mal o culpable. Convivir con un familiar con depresión puede desgastar, por lo que es importante cuidarse lo más posible y mantenerse bien psicológicamente.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.