logo cuidar

en CONTROL DE PESO

Obesidad infantil: una epidemia

El sobrepeso es algo serio y puede afectar a la salud de tu hijo ahora y en el futuro. Los niños con sobrepeso tienen más posibilidades de ser adultos con sobrepeso.

Los niños con sobrepeso u obesidad son aquellos que pesan más de lo que se considera saludable para su estatura y complexión física.

Que tu hijo haya cogido algo de peso no significa que esté obeso. No se considera que los niños sean obesos mientras su peso no esté un 10% por encima de lo recomendado para su estatura y complexión física. Consulta con el médico cuánto debería pesar tu hijo.

Algunos motivos para tener sobrepeso pueden ser:

  • Malos hábitos de alimentación y/o comer de más.
  • Falta de actividad física suficiente.
  • Antecedentes familiares de aumento de peso u obesidad.
  • Enfermedades y/o medicaciones.
  • Acontecimientos estresantes (como divorcio, muerte.).
  • Baja autoestima y/o depresión.

¿Cuáles son los riesgos de la obesidad?

Un niño obeso tiene más posibilidades de ser obeso de adulto. Además, un niño obeso tiene riesgo de sufrir:

  • Enfermedad cardiaca.
  • Presión arterial alta.
  • Diabetes.
  • Problemas respiratorios.
  • Problemas para dormir.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a perder peso o a mantenerse en un peso saludable?

Prepara comidas y meriendas con menos contenido graso

Reduce los alimentos fritos. Ofrece pescado hervido, al horno o a la plancha, pollo o pavo sin piel. Cocina carne vacuna o porcina magra; quítale la grasa. Utiliza leche o queso sin grasa o con bajo contenido en grasa. Utiliza aceite de oliva para cocinar.

Dale a tu hijo al menos 5 raciones de fruta y verdura al día

Reduce las patatas fritas, las galletas dulces, las golosinas, los refrescos y otros alimentos ricos en grasas o azúcares. Sustitúyelos por frutas, verduras o yogur desnatado.

Intenta ofrecer distintas comidas

A veces se necesita ofrecer un alimento nuevo 10 veces o más para que un niño lo incorpore. Asegúrate de que tu hijo come variedad de los siguientes grupos de alimentos:

  • Granos: pan, pastas, cereales, arroz. Elige panes y cereales integrales.
  • Verduras.
  • Frutas.
  • Lácteos desnatados o bajos en grasa.
  • Carne, legumbres, pescado y frutos secos.

Intenta renovar los platos favoritos de la familia. Puedes cocinar al horno en vez de hacer frituras. Procura limitar las comidas para llevar, la comida rápida y los alimentos preparados congelados. Prepara comidas sanas con tu hijo.

Sirve cantidades más pequeñas

Practica hábitos saludables con tu hijo. Lee las etiquetas de los alimentos con él cuando hacéis la compra. Sírvele raciones más pequeñas en las comidas. Tu hijo puede repetir si se queda con hambre. El médico puede decirte cuántas raciones de cada grupo de alimentos debería consumir tu hijo. Depende de la edad que tenga.

Ayuda a tu hijo a hacer actividad física

Los niños deberían hacer 1 hora de ejercicio al día, que puede repartirse a lo largo del día. Busca actividades que tu hijo disfrute. Reduce el tiempo que tu hijo pasa viendo la televisión o jugando a los videojuegos.

Es importante adoptar un enfoque familiar para vencer la obesidad. Es el momento perfecto para que toda la familia comience a comer alimentos sanos y a hacer más actividad física. Comed sano y haced más actividad física como familia.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.