logo cuidar

en COLITIS ULCEROSA

Con el aval de:

Diagnóstico

¿Cómo se diagnostica?

La colitis ulcerosa es inicialmente diagnosticada por el médico a través de la recogida de datos y por una exploración clínica. Cuando hables con tu médico de los síntomas que padeces, éste puede preguntarte por antecedentes familiares con tus mismos síntomas o si has viajado a lugares inseguros en el ámbito sanitario. También puede preguntarte si estás tomando medicación, especialmente antibióticos, antiinflamatorios o anticonceptivos orales, ya que todos ellos son susceptibles de producir colitis o diarrea. La conducta sexual es otra cuestión que el especialista puede abordar para descartar enfermedades de transmisión sexual. Además, normalmente te preguntará si fumas de manera habitual.

Después de recoger todos estos datos, el médico puede pedir una analítica en la que, si padeces colitis ulcerosa, determinados parámetros pueden salir alterados. Por ejemplo:

  • Anemia (bajada de glóbulos rojos)
  • Leucocitosis (aumento de glóbulos blancos)
  • Trombocitosis (aumento de plaquetas)
  • Aumento de la velocidad de sedimentación
  • Falta de hierro o de vitamina B12
  • Descenso de la albúmina y a veces alteraciones en las pruebas del hígado
  • Aumento de los llamados marcadores de inflamación, de los cuales el más importante y usado es la proteína C reactiva

Sin embargo, la exploración principal en el diagnóstico de colitis ulcerosa es la endoscopia y la biopsia. La colonoscopia (examen de todo el colon y del final del intestino delgado) es muy importante para saber la extensión del colon afectada y hacer el seguimiento de posibles complicaciones.

Para descartar enfermedades parecidas, como por ejemplo infecciones, puede solicitarse un cultivo de heces (coprocultivo), el examen de parásitos en heces y la detección de toxinas de microbios en la deposición, entre otros.

Existen además unos análisis de inmunología que pueden servir en casos dudosos. Los llamados ANCAs son unos anticuerpos que suelen dar positivos en la colitis ulcerosa, y los llamados ASCAs en la enfermedad de Crohn. No se usan demasiado ni están disponibles en todos los centros.

La radiología tampoco tiene relativamente excesivo valor en la colitis ulcerosa. En algunos pacientes pueden pedirse radiografías de intestino delgado con contraste tragado (tránsito) para estar seguros que no es una enfermedad de Crohn. La ecografía y el escáner no se usan casi nunca.

Me han diagnosticado CU. ¿Qué debo hacer ahora?

Si te ha sido diagnosticada la enfermedad por un especialista, en este caso el gastroenterólogo, lo principal es que se te prescriba el tratamiento más indicado para ti, con el objetivo de alcanzar la remisión de los síntomas. El especialista que te atienda tendrá en cuenta la evolución de tu enfermedad y tu perfil a la hora de elegir la terapia más adecuada. Deberás seguir siempre las indicaciones de tu médico y acudir a las revisiones periódicas que sean pautadas.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.