logo cuidar

en DIARREA POR C. DIFFICILE

¿Cómo se contagia?

Clostridium difficile puede sobrevivir en el ambiente y en los objetos que rodean a la persona infectada gracias a su capacidad de convertirse en esporas o formas de resistencia, lo que facilita que se pueda transmitir a otras personas. Puedes infectarte al tocar superficies en las que está presente tanto la espora como la bacteria en sí y, después, tocarte la boca. Algunos pacientes pueden infectarse con Clostridium difficile durante un ingreso hospitalario.

Dentro del hospital

La capacidad de Clostridium difficile de formar esporas resistentes, permanecer en el ambiente y los objetos durante bastante tiempo, así como de resistir a la mayoría de los desinfectantes, hace que se contagie fácilmente en los hospitales. Aquí las manos del personal sanitario son el principal modo de transmisión ya que están en contacto directo con los pacientes que sufren la infección.

De hecho, la infección por Clostridium difficile es considerada la principal causa de diarrea adquirida en el hospital en los países desarrollados.

Fuera del hospital

Se considera infección por Clostridium difficile extrahospitalaria o comunitaria cuando la persona infectada no ha pasado la noche en un centro sociosanitario en los 3 meses previos al comienzo de la infección.

Cada vez hay más infecciones por Clostridium difficile que se producen fuera de los hospitales. De hecho, el 25% de las personas a las que se les diagnostica este tipo de infección ha sido contagiado fuera de un hospital. En muchos de los casos, son jóvenes que no han estado en hospitales ni han recibido tratamiento antibiótico.

También se ha descrito su diagnóstico extrahospitalario en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal que han sido tratados con corticoides. En este caso, las alteraciones provocadas en la flora intestinal por la propia enfermedad facilitan este tipo de infección.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.