logo cuidar

en CÁNCER

Cuando tú eres el cuidador, piensa en el paciente

Cuando un ser querido padece cáncer, lo habitual es que sean las personas más próximas quienes, en la medida de sus posibilidades, se hagan cargo de su bienestar. Cuidar a un familiar con esta enfermedad no es fácil y puede hacernos pasar por momentos difíciles. Pero si te encuentras en esta situación, también has de saber que desde tu posición de cuidador puedes hacer muchas cosas para atender a la persona que quieres. Lógicamente, no todo está en tu mano; pero sí puedes facilitar muchos aspectos de su día a día.

El día a día

Cuando una persona padece cáncer, el cansancio físico puede impedir que realice las tareas más cotidianas. Este malestar del paciente puede deberse tanto al tratamiento con quimioterapia como al transcurso de la propia enfermedad.

Entre las actividades que probablemente le costará realizar se encuentran las tareas de la casa. Puedes ayudar a tu familiar echándole una mano en todas esas tareas que requieren un esfuerzo físico y que la persona que cuidas no siempre va a ser capaz de llevar a cabo o decirte que lo necesita. Debes también valorar el tiempo y esfuerzo que te llevará hacerte cargo de todas estas tareas además de las tuyas. Y si te sientes desbordado, pide ayuda a otros familiares o amigos. No tienes por qué hacerlo solo.

Acompañarle al médico

A veces, los nervios o la debilidad física de la persona con cáncer, no le permiten comprender bien lo que el médico le dice en las consultas. Esto es muy normal, debido al estrés emocional que pueden sufrir las personas con esta dolencia. El paciente puede entonces salir de la consulta sin haber entendido del todo los consejos de su médico. Por eso, es muy conveniente que acudas con tu ser querido a las citas médicas. Acompáñale siempre que puedas y, si no te resulta posible, se puede valorar la posibilidad de que vaya algún otro familiar o amigo.

Saca el máximo provecho de la conversación con el médico

Ser su apoyo emocional

Cuando una persona es diagnosticada con cáncer, debe hacerse a la idea y normalmente necesita un período de adaptación a la nueva situación. No obstante, cada persona reacciona de manera diferente ante la enfermedad. Hay personas que actúan como si no pasara nada, otras sienten rabia, algunas adoptan una actitud más activa. Lo importante es acompañar a la persona y que no se sienta sola. Por eso, y aunque nos cueste, hay que hablar y compartir los miedos, dudas y preocupaciones.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.