Tipos de cáncer

Un cáncer recibe siempre el nombre de la parte del cuerpo en el que aparece. Por ejemplo, si comienza en la próstata y luego se expande a otros órganos, seguirá llamándose “cáncer de próstata” y no cáncer de riñón o de hígado aunque al crecer haya llegado allí.

Partiendo de esta idea, existen cuatro tipos de cáncer bien diferenciados en función del tejido en el que se han originado:

Carcinoma

Este tipo de tumores son los más comunes, ya que suponen el 80% del total de los cánceres. Entre ellos, se encuentran los de pulmón, mama, colon, próstata, páncreas o estómago, y son aquellos que se forman en la superficie de los órganos (células epiteliales). Existen varios subtipos de carcinoma, incluyendo el adenocarcinoma, el carcinoma de células basales, el carcinoma de células escamosas y el carcinoma de células transicionales.

Sarcoma

Los sarcomas se forman en el llamado tejido conectivo o conjuntivo (músculos, huesos, cartílagos o tejido graso). Los más frecuentes son los sarcomas óseos.

Leucemia

El origen de la leucemia está en la médula ósea, que es el tejido encargado de mantener la producción de glóbulos rojos, blancos y plaquetas. Este tipo de cáncer provoca la producción de un gran número de células de sangre anormales.

Linfoma

Los linfomas son un tipo de cáncer que se desarrollan a partir de tejido linfático, que se encuentra en los ganglios y órganos linfáticos. Hay dos tipos principales de linfoma: el linfoma de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin.

Otros cánceres

Otro tipo de cánceres que no se engloban en los anteriores, son los que afectan al sistema nervioso central. Se trata de tumores que comienzan en los tejidos del cerebro y en la médula espinal.

Como ves, dependiendo de cuál sea su origen, el cáncer recibe un nombre diferente. Y dentro de cada categoría, existen múltiples tipos, cada uno de ellos con un pronóstico y un tratamiento diferentes. Lo que todos tienen en común, es el crecimiento incontrolado de células.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.