¿Qué puede originar un cáncer?

En el cáncer, las células comienzan a dividirse descontroladamente, algo que sucede debido a un daño en el ADN (genético) o bien en los mecanismos de su regulación (lo que se llama daño epigenético). El ADN está presente en el núcleo de todas las células y provee el código genético que determina todas las características individuales de las personas. Todos nosotros podemos heredar de nuestros padres este daño producido en el ADN o en sus reguladores, por lo que existe en un porcentaje de los casos en los que el cáncer es hereditario, aunque ese porcentaje es bajo.

Alrededor del 10-20% del total de casos de esta enfermedad se desarrollan en personas con un historial familiar de cáncer (lo que se llama “cáncer hereditario”). Esto es así porque las mutaciones de los genes de uno o los dos progenitores pueden transmitirse a la siguiente generación. Tener esta mutación, no significa que se vaya a padecer cáncer de manera irremediable ya que va a depender de la naturaleza de la mutación, y además existen otros muchos factores de riesgo que se pueden controlar.

Podemos decir, por tanto, que algunos tipos de cáncer se dan en ciertas familias debido a causas genéticas, pero que la mayoría de los cánceres no están relacionados con los genes que heredamos de nuestros padres. En muchos casos influyen factores externos que pueden aumentar el riesgo de padecer esta enfermedad, como por ejemplo el tabaco, el sobrepeso, o el alcohol.

En todo caso, si en tu familia hay o ha habido casos de cáncer, puedes valorar hacerte un cribado o screening genético para saber si padeces mutaciones que puedan aumentar el riesgo de padecerlo. Pero ten en cuenta lo dicho anteriormente: el hecho de tener esas mutaciones, no implica con seguridad que vayas a padecer cáncer. Eso dependerá de otros muchos factores relacionados, por ejemplo, con tu estilo de vida. De hecho, hay múltiples factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer un cáncer, a los que debes prestar atención para tratar de prevenirlo en la medida de tus posibilidades.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.