logo cuidar

en CÁNCER PULMÓN

Con el aval de:

Tras el tratamiento

Los efectos secundarios comunes de los tratamientos para el cáncer de pulmón dependen de la terapia empleada. La cirugía de cáncer de pulmón suele conllevar dolor y debilidad posteriores en el tórax y en cara lateral del brazo.

Por su parte, la quimioterapia tiene como principales efectos secundarios la caída de cabello, diarrea, mucositis y alteraciones en la médula ósea, que provocan cambios en la elaboración de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.

En los últimos años se han desarrollado nuevos fármacos para la prevención y el tratamiento de los efectos secundarios de la quimioterapia, por ejemplo para las náuseas y vómitos o para evitar la alteración excesiva de la médula ósea.

Asimismo, la radioterapia produce fatiga y pérdida del apetito, entre otras consecuencias. Cuando se administra en el cuello o en el centro del tórax, los pacientes pueden sentir dolor de garganta y problemas para tragar, así como irritación de la piel. La mayoría de estos efectos secundarios desaparecen una vez finalizado el tratamiento. Por el contrario, la tos, la fiebre o la disnea que puede aparecer tras la radioterapia a veces se mantiene durante varios meses e, incluso, años después de finalizar el tratamiento.

Seguimiento

Después del tratamiento, el paciente debe ser informado respecto a la frecuencia con la que tiene que realizar las revisiones y el tipo de cuidados que necesita. Además, tiene que saber qué actividades de su vida cotidiana puede seguir realizando con normalidad, o si debe adquirir hábitos nuevos.

Recaídas

Existen varias estrategias en el caso de que un paciente sufra una recaída. La cirugía suele estar indicada en muy pocas ocasiones, como la metástasis cerebral solitaria o la reaparición del tumor en una zona próxima a la inicial. La radioterapia se emplea como cuidado paliativo para controlar el dolor o para mejorar el funcionamiento de estructuras vasculares o nerviosas dañadas. En cuanto la quimioterapia, se utiliza para conseguir la reducción de las lesiones, mejoría de la calidad de vida, incremento en la supervivencia.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn