logo cuidar

en CÁNCER PULMÓN

Con el aval de:

Factores de riesgo

Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo, y presentar uno o incluso varios factores no significa que una persona vaya a desarrollar la enfermedad. Además, algunas personas que desarrollan cáncer de pulmón pueden no tener elementos de riesgo conocidos.

Algunos de los principales factores son:

Tabaco

El tabaquismo es el factor de riesgo más importante del cáncer de pulmón. Se calcula que al menos el 80 por ciento de todas las muertes por esta enfermedad se deben al tabaco.

El tabaco contiene sustancias que dañan los genes de la célula sana. Este deterioro puede modificar el mecanismo de crecimiento y funcionamiento celular, y originar una célula cancerosa.

Los fumadores, aunque dejen el tabaco, siempre tendrán más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que las personas que nunca han fumado. Eso sí, el peligro será menor cuanto menos se fume y cuanto antes se deje el hábito tabáquico. Los expertos calculan que el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es de 10 a 30 veces superior en el caso de los fumadores.

Asimismo, el fumador pasivo también puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón por la exposición prolongada al humo de cigarrillos, cigarros o pipas.

Respecto al cigarrillo electrónico o e-cigar, cabe recordar que los cigarrillos electrónicos también contienen nicotina y otras sustancias potencialmente tóxicas.

Ocupación laboral

El 19 por ciento de los casos de cáncer registrados en el mundo podrían tener su origen en el entorno laboral, lo que supondría 1,3 millones de muertes cada año. Se han clasificado 107 sustancias, mezclas, y situaciones de exposición como carcinógenas para el ser humano. En concreto, una de cada diez muertes causadas por cáncer de pulmón está estrechamente relacionada con riesgos presentes en el lugar de trabajo.

El asbesto y el radón son dos factores de riesgo fundamentales para desarrollar cáncer de pulmón. Las fibras del asbesto, que se utilizan como aislante o material de construcción, pueden irritar el pulmón si se inhalan. Por su parte, el radón es un gas invisible e inodoro que se encuentra presente de forma natural en determinados tipos de suelos y rocas.

Edad

La incidencia o número de casos nuevos de cáncer en España en 2015 fue de 247.771 pacientes, de los cuales 28.347 correspondieron a cáncer de pulmón. De hecho, este tipo de cáncer es el tercero más frecuente en hombres y el cuarto en mujeres en nuestro país.

Su incidencia aumenta mucho con la edad, probablemente porque se acumulan factores de riesgo y porque los mecanismos de reparación celular tienden a perder eficacia con el paso de los años.

Género

Durante 2015, se registraron un total de 148.827 nuevos casos de cáncer en hombres, de los que 22.430 fueron por cáncer de pulmón. En cuanto a las mujeres, de los 98.944 nuevos casos registrados (5.917) fueron por cáncer de pulmón.

Esto se debe a que la tasa de este tipo de cáncer es tres veces mayor en hombres que en mujeres. Una de las razones puede ser que la población femenina se ha iniciado en el hábito de fumar más tardíamente que los hombres.

Factores genéticos

El cáncer es una enfermedad que modifica los genes que controlan el funcionamiento de las células, especialmente su crecimiento y su división. Estos cambios incluyen las mutaciones en el ADN.

El proceso genético del cáncer de pulmón es similar al de otros tipos de cáncer. La célula normal que se transforma en tumoral se encuentra en el epitelio que reviste todo el árbol respiratorio desde la tráquea hasta el bronquiolo terminal más fino, y las células que están en los alveolos pulmonares.

Hay personas que presentan ciertos cambios hereditarios en el ADN del cromosoma 6 y que, por ello, parece que tienen una probabilidad mayor de cáncer de pulmón. De ahí que, los hermanos e hijos de personas que han padecido cáncer de pulmón puedan tener mayor riesgo de padecerlo.

Otros factores

La contaminación ambiental, la radioterapia a los pulmones, el arsénico en el agua potable son otros factores que podrían incrementar el riesgo de tener cáncer de pulmón.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn