logo cuidar

en CÁNCER PULMÓN

Con el aval de:

¿Qué es el cáncer de pulmón?

El término cáncer se refiere a un conjunto de enfermedades caracterizadas por el desarrollo de células anormales en cualquier parte del cuerpo que se dividen y crecen sin control. Las células sanas se dividen y mueren, mientras que las células cancerosas pierden esta capacidad de morir y se dividen sin control. Esta multiplicación en el número de células forma unas masas denominadas tumores o neoplasias, que destruyen e infiltran otros tejidos sanos.

En el caso del cáncer de pulmón, la célula sana que se transforma en la célula tumoral está en el epitelio que reviste todo el árbol respiratorio desde la tráquea hasta el bronquiolo terminal más fino, y las células que se encuentran en los alveolos pulmonares.

¿Cuáles son sus síntomas?

La mayoría de los pacientes no acuden a su médico hasta que no detectan la presencia de síntomas. Y es que la ausencia de los mismos se asocia a un estadio precoz del cáncer del pulmón, en el que existen más probabilidades de curación.

Las manifestaciones del cáncer de pulmón dependen del estadio o etapa de la enfermedad. Las fases iniciales suelen ser asintomáticas o bien aparecen síntomas que pueden confundirse con indicios de otras enfermedades. Cuando la enfermedad avanza, suele aparecer la tos o bien la exacerbación de la tos previamente existente.

En el desarrollo de la enfermedad, el cáncer de pulmón suele diagnosticarse porque el tumor comienza a interferir con los órganos cercanos. Además, puede generar líquidos que se acumulan en el pulmón o en el espacio que rodea el órgano. Los tumores empujan el aire fuera del pulmón y provocan su colapso.

En estadios más avanzados del tumor, los síntomas más frecuentes son el cansancio, pérdida de apetito, tos seca, tos con flema, tos con sangre en el esputo, dificultad para respirar o dolor. Además, pueden aparecer nuevos síntomas derivados de las metástasis o invasión de las células tumorales en los ganglios linfáticos, los huesos, el cerebro, el hígado o las glándulas suprarrenales.

En algunas ocasiones puede aparecer además el síndrome paraneoplásico, que se refiere a una serie de síntomas causados por unas sustancias bioquímicas y por unas hormonas segregadas por el tumor que producen alteraciones en la función de otros órganos.

Tipos de cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón se clasifica en función de qué tipo de células componen el tumor. Así, puede tratarse de cáncer de pulmón de células no pequeñas, que es el más frecuente, y cáncer de pulmón de células pequeñas o cáncer microcítico. El carcinoma microcítico de pulmón es un tumor muy agresivo que suele presentarse con metástasis en el momento del diagnóstico. El cáncer de células no pequeñas, a su vez, se subdivide en tres tipos: carcinoma epidermoide, adenocarcinoma y carcinoma de células grandes.

Cada tipo crece y se disemina de forma diferente, por lo que su tratamiento también es distinto. El estadio o fase del cáncer de pulmón viene determinado por la localización y el tamaño del tumor inicial de pulmón, así como la presencia o ausencia de diseminación hacia los ganglios linfáticos cercanos o hacia lugares distantes del cuerpo.

El aumento progresivo del conjunto de células tumorales se llama proliferación. Cuando el tumor avanza, las células se indiferencian cada vez más, sufren mutaciones genéticas y aumentan su potencial maligno. A continuación, se produce la extensión del tumor a nivel local o locorregional y la infiltración de los microvasos linfáticos y sanguíneos provocando su expansión a través del torrente linfático. Cuando las células tumorales invaden los ganglios linfáticos y colonizan otros órganos se producen las metástasis a distancia.

Perfil del paciente con cáncer de pulmón

El cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. Durante el año 2015 se registraron 8,8 millones de muertes relacionadas con esta enfermedad, de las que 1,69 millones tuvieron su origen en el cáncer de pulmón. De hecho, la mortalidad de este tipo de cáncer estuvo por delante de la de otros como el cáncer hepático, colorrectal, gástrico o mamario.

Se espera que esta enfermedad la padezcan más de 40.000 personas en nuestro país en 2035.

Pronóstico

La ciencia no deja de avanzar y el área de oncología es de las que más se benefician de las investigaciones, específicamente el cáncer de pulmón. El objetivo es que éste deje de tener un pronóstico negativo y vayamos consiguiendo avanzar en la prevención primaria, diagnóstico precoz y terapia.

Actualmente se estima que un 10,7% de las personas que son diagnosticadas de este tipo de cáncer sobreviven más de cinco años. Y esta supervivencia es similar tanto en España como en la media europea.

No obstante, la supervivencia va mejorando, sobre todo entre los hombres, especialmente en los países occidentales. En las mujeres, parece que hay una tendencia al aumento de la mortalidad. No obstante, se continúa trabajando para lograr un incremento en la supervivencia.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn