Con el aval de:

Consejos para prevenir el cáncer de pulmón

No fumar

La mejor prevención contra el cáncer de pulmón es no fumar o dejar de hacerlo cuanto antes. Más del 90 por ciento de los pacientes afectados están relacionados con el consumo de tabaco. De las 4.000 sustancias que contiene el humo, unas 50 son potencialmente cancerígenas.

El tabaco deja huella en el organismo humano, ya que sus dosis son acumulativas, por lo que es posible la aparición de un cáncer de pulmón incluso 20 años después de dejar de fumar. También está demostrado que la cantidad de cigarrillos consumidos influye de forma directa en el riesgo de desarrollar la enfermedad. Asimismo, múltiples investigaciones confirman que el tabaquismo pasivo es un factor de riesgo para desarrollar, entre otras enfermedades, cáncer de pulmón.

Practicar ejercicio con moderación

La sensación de cansancio es una de las consecuencias de los tratamientos para el cáncer. Los pacientes tienen más problemas para realizar sus actividades cotidianas y les cuesta mucho más hacer ejercicio. Sin embargo, los especialistas recomiendan a las personas con cáncer que realicen ejercicios adaptados a sus necesidades personales para que puedan sentir una mejoría física y anímica.

Vida saludable

Adoptar unos hábitos de vida saludables es siempre beneficioso para nuestra salud, pero aún más después de haber sido tratado por un cáncer. Los principales consejos son alejarse del tabaco, seguir una dieta equilibrada, evitar el alcohol y mantener un peso adecuado. Una dieta rica en alimentos sanos como las frutas y los vegetales podría ayudar a prevenir la aparición del cáncer de pulmón, si bien no hay estudios que avalen que esta dieta sea beneficiosa para las personas que ya padecen este cáncer.

Buscar y seleccionar la información adecuada

La información más fiable siempre es la que proporcionan los especialistas sanitarios; sin embargo, muchas veces surgen dudas a lo largo de la enfermedad que se pueden consultar y resolver en otras fuentes de información. Tal vez Internet sea el recurso más accesible, y realmente puede ser útil si acudimos a páginas fiables, como sociedades científicas, asociaciones de pacientes, etc. En la sección ¿Quieres saber más?, podrás encontrar enlaces de interés.

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.