¿Qué tipos de alopecia hay?

Las alopecias (caída anormal de pelo) se pueden clasificar en: alopecia androgenética o calvicie común, alopecia difusa, alopecia areata y alopecia cicatricial.

¿Qué es la calvicie androgenética o calvicie común?

La alopecia androgenética en el varón, generalmente conocida como calvicie común, es un trastorno relacionado con los andrógenos (hormonas masculinas), y con la herencia. Los datos clínicos sugieren que la edad de inicio y la intensidad de la alopecia androgenética responden a tendencias heredadas. La calvicie común se caracteriza por el retroceso de la línea de nacimiento del pelo y/o la pérdida de cabello en la parte superior de la cabeza, es decir, las típicas entradas y coronilla.
Hace 4.000 años en la civilización egipcia, la calvicie ya constituía un problema preocupante.

¿Qué es la alopecia difusa?

Los dermatólogos hablamos de efluvio felógeno o anágeno y es un tipo de alopecia que debe ser bien estudiado, ya que puede ser producida por diversas causas, como por ejemplo, enfermedades infecciosas, alteraciones de la glándula tiroides, alteraciones hormonales, anemias, carencia de hierro, déficit de zinc, medicamentos, partos, estrés, etc. El dermatólogo estudiará cada caso para encontrar la causa y solucionar el problema.

¿Qué es la alopecia areata?

La alopecia areata se caracteriza por la caída de pelo o vello en una o varias zonas limitadas (placas). Se conoce también con el nombre de pelada. La causa de este tipo de alopecia no se conoce con precisión, pero se ha relacionado su origen con la existencia de enfermedades autoinmunes, así como con estrés y ansiedad.

¿Qué es la alopecia cicatricial?

Las alopecias cicatriciales suelen estar producidas por enfermedades de la piel, traumatismos, quemaduras, etc. Cuando las raíces quedan destruidas, la pérdida del cabello es irreversible.

Compartir por Facebook Compartir por LinkedIn

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.