Primeros pasos para cuidadores nuevos

La mayoría de las personas pueden ser cuidadores en algún momento de su vida. Esto significa tener que atender a un familiar con tareas como acompañarlo a las consultas médicas, hacer la compra, cuidar los asuntos legales y financieros y ayudar con la medicación diaria.

El cuidado médico puede ser un tanto abrumador en algunos momentos, especialmente cuando uno es nuevo en el tema. Las siguientes ideas pueden ayudarte a prepararte para ello.

Cómo cuidarte

Como cuidador nuevo, a veces puedes olvidarte de tu propia salud y bienestar cuando cuidas de otra persona. Por eso es importante tratar de reservarse tiempo para uno mismo cuando sea posible. Por ejemplo, hacer actividad física de forma habitual puede ayudarte a sentirte mejor y a aumentar los niveles de energía. Intenta combinar actividades como caminar o andar en bicicleta. Además es importante consumir comidas regulares y nutritivas, y hacerse los controles médicos programados. Posiblemente todas estas cosas te mantendrán más saludable y con más energía, lo que te permitirá hacer mejor tu papel de cuidador.

Atender las necesidades diarias

Cada situación de cuidado médico es diferente y las circunstancias pueden cambiar con el tiempo. Por eso es útil comprender con qué puede necesitar ayuda la persona bajo tu cuidado en el día a día, lo que incluye:

  • Atención de la salud: manejo de la medicación, citas con profesionales de la salud.
  • Atención emocional: compañía, conversación, apoyo.
  • Cuidado del hogar: cocinar, limpiar, lavar la ropa.
  • Cuidado personal: cocinar, limpiar, lavar la ropa, vestirse.
  • Cuidados diarios: hacer recados, controlar los pagos y recibos.

Prepara un plan de cuidado

Una vez que conozcas las necesidades de la persona bajo tu cuidado y seas capaz de ordenarlas por prioridades, podrás realizar un plan de cuidado por escrito. Este plan te ayudará a atender a la persona bajo tu cuidado, y a ti mismo. Ten en cuenta que tendrás que ir actualizando tu plan de cuidado, ya que las necesidades y prioridades cambiarán con el tiempo. Al crear un plan de cuidado, considera:

  • Hacer una lista de cosas para las que tienes tiempo y puedes hacer para la persona bajo tu cuidado.
  • Anotar con qué necesitarás ayuda, ya sea ahora o en el futuro próximo. Piensa en quién puede ayudarte a atender a la persona bajo tu cuidado (familia, amigos, vecinos).

Establece un ambiente seguro

La seguridad del hogar se vuelve especialmente importante si la persona bajo tu cuidado es mayor o tiene limitaciones físicas. Por ejemplo, las barras de sujeción o las alfombras antideslizantes son útiles si la persona bajo tu cuidado no tiene estabilidad al caminar o estar de pie.

Otros asuntos relacionados con la seguridad:

  • Verifica que la iluminación de la casa sea adecuada, para disminuir el riesgo de caídas u otros accidentes.
  • Haz una revisión rápida de peligros como venenos y medicinas, así como artículos del hogar que sean peligrosos, cuchillos y navajas. Asegúrate de que estos artículos se retiran adecuadamente o se guardan de forma segura.
  • Baja la temperatura del calentador de agua si es necesario para evitar quemaduras. Controla la temperatura del agua en todos los grifos para asegurarte de que no esté demasiado caliente.
  • Busca artículos que podrían provocar caídas, como alfombras pequeñas, herramientas, cables. y colócalos en lugar seguro.
  • Ten a mano los números telefónicos de emergencia.
  • Controla la economía.
  • Administra las finanzas.

La mayoría de las personas tienden a mantener la privacidad en el tema económico, pero la persona bajo tu cuidado puede necesitar ayuda para pagar las cuentas, llevar un control de los gastos, hacer inversiones u otros asuntos financieros. Ayudar en este aspecto puede ser un tema delicado; por eso, podrías empezar hablando con la persona bajo tu cuidado, para tratar la forma en la que puedes ayudar.

Revisa los documentos legales

Al igual que con las finanzas, ayudar con documentos legales puede ser un asunto delicado pero importante para tratar. Estos documentos legales aseguran que se cumplan los deseos y decisiones de la persona bajo tu cuidado. Algunos de estos documentos, como un testamento vital o poder, te permitirán a ti o a otra persona, actuar en nombre de la persona bajo tu cuidado.

Contacta con otros

A veces es útil hablar con personas que tienen las mismas dificultades que tú. Unirte a un grupo de apoyo puede mantenerte animado e informado. Puedes compartir tus experiencias y recibir consejos de otros cuidadores.

Puede que próximamente te enfrentes a situaciones difíciles, pero MSDsalud quiere darte ayuda y apoyo. El programa te ofrece sugerencias y artículos sobre cómo reducir el estrés, aumentar la actividad física, alimentarse para tener una buena salud y otros temas importantes que permitirán que los nuevos cuidadores tengan éxito al cuidar de alguien que quieren.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.