Tus hijos

Salud y bienestar del adolescente

La adolescencia y la preadolescencia son un periodo de cambio. Los padres y los profesionales de la salud pueden colaborar para ayudar a que los niños crezcan sanos.

Comer bien, mantenerse activo o controlar las enfermedades, forman parte del bienestar y la salud general de tu hijo adolescente o preadolescente. A continuación, te damos consejos sobre diferentes temas que debes tener en cuenta:

  • Acné
  • Adolescencia
  • Imagen corporal
  • Aparatos dentales
  • Acoso escolar
  • Depresión
  • Ejercicio
  • Alimentación saludable
  • Salud sexual
  • Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)
  • Tabaquismo
  • Abuso de sustancias
  • Protección solar
  • Vacunas
  • Controles médicos

Acné

Cuidar bien de la piel puede ser difícil para los preadolescentes y adolescentes.

Estos son algunos consejos que pueden ayudar a tu hijo a tener una piel limpia y sana:

  • Selecciona productos para el cuidado de la piel que contengan en la etiqueta las expresiones «no acnegénico» o «no comedogénico». Esto significa que hay menos probabilidad de que obstruyan los poros o empeoren el acné.
  • Debe lavarse la cara dos veces al día con un jabón o limpiador suaves elaborados para personas con acné. Pero que tenga cuidado dado que lavarse la cara más de dos veces al día o frotársela puede empeorar el acné.
  • Después de lavarse la cara debe secársela con una toalla suave.

Ante cualquier duda lleva a tu hijo al médico o a un dermatólogo para que te asesore sobre un tratamiento médico eficaz para el acné.

Adolescencia

La adolescencia puede ser difícil. Los preadolescentes deben afrontar los cambios corporales, la presión de los compañeros y las exigencias escolares y sociales.

A veces los jóvenes se comportan de forma que se ponen en riesgo a ellos mismos y a los demás. Pueden recurrir a las drogas, al alcohol o tener otros comportamientos peligrosos.

A continuación te damos algunos consejos que pueden ayudarte cuando tu hijo atraviese esta etapa:

  • Habla con él con sinceridad acerca del sexo, las drogas y otros temas.
  • Conoce a sus amigos.
  • Muestra interés por la vida escolar de tu hijo.
  • Establece unas normas claras para cuando los adolescentes estén solos en casa.

Intenta escuchar y deja que tu hijo hable de sus problemas. Hazle saber a tu hijo que le ayudarás cuando lo necesite.

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Imagen corporal

El cuerpo de tu hijo experimentará muchos cambios durante la preadolescencia y la adolescencia.

Cada persona se desarrolla a un ritmo diferente. Estos cambios pueden afectar al modo en que se sienten los niños respecto a su imagen corporal.

La imagen corporal hace referencia a cómo se ve uno mismo físicamente y a cómo cree que lo ven los demás. Tiene que ver con cómo se siente respecto a su apariencia, altura, figura y peso. No siempre es fácil que a un preadolescente o adolescente le gusten todas las partes de su cuerpo. Anima a tu hijo a que se guste y se acepte tal y como es, en lugar de obsesionarse con lo que no le gusta.

A continuación te hacemos algunas sugerencias que favorecerán que tu hijo se sienta bien consigo mismo:

  • Evita los comentarios negativos acerca de la comida, el peso, la talla y la figura.
  • Limita el tiempo que pasa frente a la televisión y analiza con tu hijo las imágenes que vea en los medios.
  • Recuérdale que su cuerpo es único en cuanto a su figura, talla y peso.

Hazle saber a tu hijo que estás a su disposición para hablar o escucharle cuando lo necesite.

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Aparatos dentales

Es posible que tu hijo preadolescente o adolescente necesite llevar un aparato dental para corregir o prevenir algún problema en los dientes.

Hace unos años los aparatos dentales estaban hechos de metal y podían verse a simple vista. Hoy en día hay más opciones, como aparatos transparentes o del mismo color que los dientes, incluso hay aparatos dentales que se colocan detrás de los dientes.

Con la utilización de aparatos dentales es más fácil que se queden restos de comida entre los dientes, de modo que es importante que tu hijo se cepille los dientes y use hilo dental después de cada comida. Además, es conveniente que el niño evite consumir palomitas de maíz, caramelos duros o pegajosos, chicles y bebidas azucaradas.

Si el aparato le produce al niño dolor o nota que se la aflojado llévele al dentista.

Los aparatos dentales se utilizan durante dos años aproximadamente y, al quitárselo, el problema debería de estar solucionado.

La salud dental de su hijo es importante a cualquier edad.

Acoso escolar

Un niño es víctima de acoso escolar cuando es sometido a algún tipo de violencia, física o emocional, por chicos de su misma edad. Este comportamiento, que puede tener graves consecuencias, afecta tanto al acosador como a la víctima.

Los niños que sufren acoso escolar están en riesgo de:

  • Sentirse nerviosos y tristes.
  • Quejarse de dolores de cabeza.
  • Tener problemas en el colegio.

Los niños que acosan a otros están en riesgo de:

  • Tener problemas en el colegio.
  • Abusar de las drogas o el alcohol.
  • Ser violentos en el futuro.

Más información en:

Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar (A.E.P.A.E.) Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Depresión

A veces los adolescentes se sienten tristes o decaídos. ¿Cómo saber si están deprimidos?

Puedes observar si se produce algún cambio en el comportamiento de tu hijo o en su rutina que pueda apuntar a una depresión:

  • Tiene problemas para dormir o duerme demasiado.
  • Cambio en los hábitos alimenticios (come demasiado o ha perdido el apetito).
  • Tiene problemas para concentrarse y tomar decisiones.
  • Sus calificaciones escolares, asistencia a clase o tareas escolares han empeorado.
  • Comportamientos de riesgo (conduce de forma imprudente, robos).
  • Pasa más tiempo solo y se ha alejado de la familia y amigos.
  • Bebe alcohol o toma drogas.

Si cualquiera de los síntomas mencionados se prolonga durante al menos 2 semanas, habla con el médico de tu hijo.

Ejercicio

El ejercicio puede ayudar a que tu hijo tenga músculos y huesos más fuertes.

Los niños deben hacer actividad física al menos una hora todos los días, o casi todos los días.

A continuación te damos algunos consejos para ayudar a tu hijo a mantenerse activo:

  • Háblale sobre la posibilidad de inscribirse en un club o equipo deportivo.
  • Reemplaza parte del tiempo que el niño dedica a ver la televisión o usar el ordenador a hacer actividad física.
  • Llévatelo al parque.
  • Salir en familia a caminar o montar en bicicleta.
  • Juega con tu hijo al baloncesto, fútbol, etc.
  • Hazle participar en las actividades de jardinería, limpieza u otras actividades físicas que se realicen en casa.

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Alimentación saludable

Una alimentación saludable puede ayudar a los preadolescentes y adolescentes a obtener la energía que necesitan para afrontar su rutina.

Alimentarse de forma saludable significa controlar cuánta comida se come y qué tipo de comida es.

Los preadolescentes y adolescentes deben de comer todos los días los alimentos siguientes:

  • Frutas y verduras.
  • Leche y productos lácteos sin grasa o con bajo contenido en grasa.
  • Carnes magras, carne de ave, pescado, judías, huevos y nueces.
  • Cereales integrales.

Consejos sobre alimentación saludable para tu hijo preadolescente o adolescente:

  • Asegúrate de que desayune.
  • Prepárale comidas saludables.
  • Cena en familia todos los días.
  • Ten en casa aperitivos y bebidas saludables.
  • Presta atención al tamaño de las raciones.

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Salud sexual

Tu hijo adolescente necesita de tu ayuda para comprender los temas vinculados con la salud sexual que se le plantean en esta etapa de crecimiento físico y emocional.

Los estudios indican que hay mayores probabilidades de que los adolescentes que hablan con sus padres sobre las relaciones sexuales, los métodos anticonceptivos y el embarazo:

  • Esperen hasta estar preparados para tener relaciones sexuales.
  • Mantengan relaciones sexuales con menor frecuencia.
  • Utilicen preservativos y otros métodos anticonceptivos (si deciden mantener relaciones sexuales).

Por otro lado:

  • Los adolescentes sexualmente activos corren un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y, en el caso de las mujeres, de quedarse embarazadas.
  • El sexo en los adolescentes ha sido vinculado al consumo de drogas y alcohol.

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)

Asegúrate de que tus hijos preadolescentes o adolescentes sepan lo siguiente sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS):

  • No siempre es necesario mantener relaciones sexuales para contraer una ETS. Algunas de ellas se transmiten por el contacto de la piel con la piel de otra persona.
  • Mucha gente con una ETS no presenta ningún signo o síntoma evidente y puede contagiar a otra persona sin saberlo.
  • Las ETS no solo pueden ser incómodas, algunas pueden ser mortales.
  • Las personas que tienen cualquier tipo de contacto sexual con más de una persona tienen más probabilidades de contraer una ETS que las personas que tienen una única pareja.
  • Las ETS se pueden contraer mediante distintos tipos de contacto sexual.

Casi nueve de cada diez adolescentes afirman que para ellos sería más fácil retrasar el inicio de la actividad sexual si pudiesen hablar más abiertamente con sus padres sobre ello. Asegúrate de que tu hijo preadolescente o adolescente sepa que estás a su disposición para hablar sobre el tema.

Tabaquismo

Empezar a fumar es fácil pero dejarlo es muy difícil.

Cuando una persona se convierte en adicta a la nicotina de los cigarrillos los necesite para poder sentirse bien. Fumar es perjudicial en cualquiera de sus formas: cigarrillos, cigarrillos electrónicos, pipas, puros e incluso el humo ajeno. Este mal hábito tiene un coste muy alto.

Fumar produce:

  • Mal aliento, dientes amarillentos, mal olor en pelo y ropa.
  • Palidez y apariencia poco saludable de la piel.
  • Cáncer y otros problemas de salud.
  • Si practica deporte, fumar puede reducir su rendimiento.
  • Las heridas de los fumadores se curan más lentamente que las de los no fumadores.

Para saber más acerca de los riesgos del tabaco, puedes visitar la web de la Asociación Española contra el Cáncer u otras webs relacionadas.

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Abuso de sustancias

Muchos preadolescentes y adolescentes comienzan a beber alcohol o a consumir otras drogas porque quieren ser “guais” o integrarse con sus amigos, pero no son conscientes de lo peligroso que puede ser.

Los preadolescentes y adolescentes que beben o consumen drogas tienen más probabilidades de:

  • Sufrir problemas graves de salud.
  • Mantener relaciones sexuales no planeadas o sin tomar precauciones.
  • Tener problemas en el colegio.
  • Tener problemas con el alcohol u otras drogas en el futuro.
  • Verse involucrados en un accidente de tráfico.

Observa si tu hijo presenta alguno de los siguientes signos que podrían indicar que está abusando del alcohol u otras drogas:

  • Un cambio repentino o radical de amigos.
  • Un cambio repentino o radical de aspecto.
  • Aumento de los problemas en el colegio.
  • Pérdida del interés en sus actividades sus favoritas.

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Protección solar

La exposición al sol puede aumentar las probabilidades de que una persona sufra daños en la piel o desarrolle cáncer de piel en el futuro.

Por eso es importante que tú y tus hijos os protejáis del sol.

  • Usa una crema solar con un FPS 15 o más todos los días, incluso los días nublados.
  • Usa una crema solar que proteja tanto de los rayos UVA como de los rayos UVB.
  • Aplica de nuevo la protección solar cada hora y media o dos horas. Vuelve a aplicártelo también si sudas o si te das un baño, incluso aunque en el envase diga que es a prueba de agua o sudor.
  • Algunos medicamentos, como aquellos contra el acné o las píldoras anticonceptivas, pueden provocar una mayor sensibilidad al sol. Pide información al respecto a tu médico sobre los medicamentos que estés tomando.
  • Usa un sombrero o gorra para protegerte la cara, así como gafas de sol.

Ante cualquier duda consulta con el médico de tu hijo.

Vacunas

Los preadolescentes y adolescentes deben vacunarse para prevenir ciertas enfermedades. Por tanto, las vacunas no son sólo para los bebés y los niños pequeños.

A medida que los niños crecen, la inmunidad que proporcionan algunas vacunas infantiles puede desaparecer por lo que en la adolescencia corren el riesgo de contraer ciertas enfermedades.

Asegúrate con el médico que tu hijo tiene puestas las vacunas recomendadas para esta edad.

Controles médicos

Es probable que el médico de tu hijo te recomiende una visita de control anual.

Durante la visita de control, es posible que el médico compruebe la altura, el peso, la audición y la vista de tu hijo. También puede llevar a cabo otras pruebas para comprobar el crecimiento y el desarrollo del niño.

Esta visita es un buen momento para que le hagas al médico las preguntas que tengas sobre temas de salud importantes como, por ejemplo:

  • Desarrollo
  • Alimentación
  • Seguridad
  • Vacunas

Un chequeo médico al año contribuye a que tu hijo mantenga un buen estado de salud. Antes de salir de la consulta pregúntale cuándo debe hacerse el siguiente control médico

Guía para padres sobre bebés y niños pequeños

Ser padre es una gran responsabilidad pero no tienes por qué pasar por ello solo, especialmente en lo que respecta a la salud y el desarrollo de tu hijo. Tu pediatra te ayudará mantener la salud del niño. Los padres y los pediatras podéis (y deberíais) colaborar con el objetivo de mejorar la salud de los niños durante su crecimiento.

Las siguientes guías pueden ayudarte a ello a través de las preguntas más comunes que soléis haceros los padres sobre el cuidado de los bebés y niños pequeños:

Guía para padres sobre el cuidado de bebés: salud y bienestar

La salud y el bienestar general de tu bebé incluyen una buena alimentación, mantenerle activo y tratar las enfermedades que pueda padecer. Pero no solo implican esto. ¿Necesitas una orientación? Estos son algunos de los temas de interés más comunes para padres primerizos. No dudes en consultar cualquier problema con el médico o el personal de enfermería.

Sillas de bebé para el coche

Las sillas para el coche son importantes para que tu hijo viaje seguro.

Desde recién nacidos y hasta que pesen aproximadamente 13Kg siempre deben sentarse en una silla colocada en el sentido contrario a la marcha1. Busca una silla para niños que pueda colocarse de esta forma y que esté homologada1. Es muy importante ir cambiando de sistema de retención homologado en función del crecimiento del niño.2

Estos son algunos consejos para las sillas del coche:

  • Escoge una silla para el coche adecuada a la altura y peso del niño.
  • Elije una silla que sirva para tu coche.
  • Utiliza la silla en todos los desplazamientos en coche con el bebé.
  • Consulta las instrucciones de la silla y el manual del coche para saber cómo instalarla y asegúrate de que queda bien anclada al vehículo.
  • Verifica los límites de altura y peso de la silla.

Para más información puedes visitar la página web de la Dirección General de Tráfico:

http://www.dgt.es/Galerias/seguridad-vial/educacion-vial/recursos-didacticos/infancia/2015/Sistemas-de-Retencion-Infantil-DGT.pdf
http://revista.dgt.es/es/noticias/2015/03MARZO/0310Folleto-SRI.shtml
https://sillasdecoche.fundacionmapfre.org/infantiles/?sem=sem-hello-sri-24994285571-144973023371

Salud dental del bebé

Cuida las encías y los dientes del bebé. Perder un diente de leche demasiado temprano puede ocasionar que los otros dientes se desplacen. Es posible que los dientes nuevos crezcan torcidos o amontonados.

Primera visita del bebé al dentista:

Programa una visita al dentista cuando a tu bebé le salga el primer diente o antes de que cumpla el primer año.

Cuida la boca y los dientes del bebé:

  • No le des a tu bebé bebidas azucaradas. No sumerjas el chupete en azúcar ni en otros alimentos o bebidas azucaradas. Esto puede ocasionar caries.
  • Límpiale las encías al bebé pasándole una gasa húmeda o la punta de un pañito limpio humedecido en agua.
  • A partir de un año, cepilla suavemente los dientes con un cepillo para niños y agua.
  • Puedes comenzar a utilizar hilo dental cuando tenga 2 dientes que se toquen.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con el dentista.


Alimentación del recién nacido

Tu bebé depende de ti para todo, especialmente para alimentarse.

Mira a tu recién nacido en busca de señales de que tiene hambre. Es posible que el bebé:

  • Comience a chupar si le acercas el dedo
  • Se meta las manos a la boca
  • Abra la boca

La mayoría de los recién nacidos toman leche materna o entre 55 y 85 ml de leche de fórmula cada 2 o 3 horas. Es normal si el bebé no se termina un biberón. Si amamantas a tu bebé, él dejará de succionar y es posible que se quede dormido cuando esté lleno.

Con una alimentación regular el bebé mojará los pañales entre 6 y 8 veces y defecará 3 o 4 veces al día. Los recién nacidos deberían volver a alcanzar el peso que tenían al nacer aproximadamente a las 2 semanas de vida.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.


La hora del juego con el bebé

Los bebés comienzan a jugar con las manos y los dedos de los pies cuando tienen de 1 a 3 meses de edad.

Podéis hacer cosas sencillas juntos. Prueba a aplaudir, jugar a las palmitas y señalar cosas. Por ejemplo, puedes decirle: «¿Dónde está tu nariz?» y luego tocar suavemente la nariz del bebé y decir: «¡Ahí está tu nariz!»

Estos son consejos que permitirán que tu pequeño se mantenga activo:

  • Apaga el televisor. Los bebés no deberían ver televisión hasta cumplir los 2 años.
  • Proporciónale juguetes seguros que el bebé pueda mirar, hacer rodar o agarrar y que harán la actividad más divertida.
  • Pasar tiempo divirtiéndoos juntos. Intenta leer en voz alta, cantar, bailar y repetir los sonidos que haga el bebé.
  • Salir a dar un paseo alrededor de la casa o al parque.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.


Cuidados del bebé para el sol

¿Sabías que 1 sola ampolla ocasionada por una quemadura solar puede aumentar el riesgo de que tu hijo padezca cáncer de piel en el futuro?

La mejor defensa de tu bebé contra las quemaduras solares es evitar el sol o permanecer en la sombra.

Viste a tu bebé de la siguiente manera:

  • Prendas ligeras.
  • Un gorro o sombrero que le cubra el rostro y la cabeza

Aplícale protector solar:

  • Es preferible evitar la exposición directa al sol en los primeros 3-6 meses de vida del bebé.
  • El protector solar puede ayudar a proteger a los bebés a partir de los 6 meses.
  • Utiliza uno que no irrite la piel del bebé y que tenga un factor de protección solar (FPS) alto.
  • No apliques el protector cerca de las manos u ojos del bebé.
  • Aplícalo 30 minutos antes de la exposición alsolpara obtener una mejor protección.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.


Vacunas y el bebé

Es posible que el bebé reciba varias vacunas durante su primer año de vida.

Las vacunas se ponen a ciertas edades para ayudar a prevenir enfermedades. Existe un calendario recomendado para las vacunas infantiles. Estas son algunas preguntas que puedes hacerle al profesional sanitario acerca de las primeras vacunas del bebé:

  • ¿Qué vacunas recibirá mi hijo?
  • ¿Qué enfermedades ayudan a prevenir las vacunas?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de las vacunas y qué hago si ocurren?
  • ¿Cuáles son los riesgos?
  • ¿Cuándo debe volver mi hijo para que le administren las siguientes vacunas?

Además, solicita un registro de las vacunas de tu bebé en el centro médico. Es posible que necesites este registro para presentarlo en la guardería, campamentos u otras actividades cuando tu hijo sea mayor.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.

Para más información:
http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/infancia/vacunaciones/programa/vacunaciones.htm


Visitas médicas del bebé

Las visitas de control médico tienen lugar por lo general al mes de vida y, posteriormente, coincidiendo con el calendario de vacunación, a los 2, 4, 6 y 12 meses. El profesional sanitario programará estas visitas.

Medirán y pesarán al bebé. Es posible que le realicen un examen físico y le pongan vacunas en ciertas visitas.

Haz preguntas en las visitas de control. Puedes obtener información acerca de lo siguiente:

  • El crecimiento del bebé
  • Los hábitos alimenticios y de sueño del niño

Asegúrate de saber cómo ponerte en contacto con el centro de salud o el pediatra entre una y otra visitas. Llama o acude si tu bebé tiene diarrea, un color amarillento, fiebre, si no come o si se produce una reducción considerable en la cantidad de veces que orina (menos de 6 pañales húmedos en 24 horas).

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.

Descargar Guía

Guía para padres sobre el cuidado de niños pequeños: salud y bienestar

Las necesidades para mantener la salud y el bienestar de tu hijo son diferentes de cuando era un bebé, y existen otros aspectos que también se deben tener en cuenta. Estos son algunos de los temas de interés más comunes para padres de niños pequeños. No dudes en consultar cualquier problema con el médico o el personal de enfermería.


Sillas de niños para el coche

Las sillas para el coche son importantes para quetu hijo viaje seguro.

Hasta que el niño mida al menos 135 centímetros, aunque es aconsejable que hasta los 150 centímetros, debe viajar en una silla que sea adecuada a su altura y peso y siempre en los asientos posteriores1. Es muy importante ir cambiando de sistema de retención homologado en función del crecimiento del niño.2

Estos son algunos consejos para las sillas del coche:

  • Escoge una silla para el coche adecuada a la altura y peso del niño.
  • Elije una silla que sirva para para tu coche.
  • Utiliza la silla en todos los desplazamientos en coche con el niño.
  • Consulta las instrucciones de la silla y el manual del coche para saber cómo instalarla y asegúrate de que queda bien anclada al vehículo.
  • Verifica los límites de altura y peso de la silla.

Para más información puedes visitar la página web de la Dirección General de Tráfico:

http://www.dgt.es/Galerias/seguridad-vial/educacion-vial/recursos-didacticos/infancia/2015/Sistemas-de-Retencion-Infantil-DGT.pdf
http://revista.dgt.es/es/noticias/2015/03MARZO/0310Folleto-SRI.shtml
https://sillasdecoche.fundacionmapfre.org/infantiles/?sem=sem-hello-sri-24994285571-144973023371

Salud dental y niños pequeños

Es importante que lleves a tu hijo al dentista para que este realice controles regulares.

El dentista puede ver si hay enfermedades en las encías, caries u otros problemas de salud bucales y tratarlos.

A continuación, te damos algunos consejos para ayudar a que tu hijo tenga una buena salud dental:

  • Procura que tu hijo coma alimentos saludables.
  • Limita las bebidas y los alimentos dulces o azucarados.
  • Asegúrate de que tu hijo se cepille los dientes con un dentífrico que contenga la cantidad de flúor adecuada para cada edad. El empleo del flúor se debe individualizar en función de los antecedentes de caries en la familia y hábitos de higiene del niño3.
  • Pregunta al dentista sobre la pasta de dientes u otras maneras de ayudar a proteger los dientes y las encías de tu hijo.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con el dentista.


Alimentación saludable y niños pequeños

Los hábitos de alimentación saludables comienzan a una edad temprana.

Cuando tu hijo cumpla 1 o 2 años debería tomar alimentos variados. A los 2 años, tu hijo debería tomar 3 comidas y 2 o 3 tentempiés saludables al día, a intervalos regulares.

Si a tu hijo un día le gusta un alimento y otro día no le gusta, no se preocupe, es normal. Ofrécele pequeños bocados de alimentos nuevos para que pruebe.

Asegúrate de que tu hijo come alimentos saludables, como los siguientes:

  • Verduras y frutas
  • Carne de vacuno, carne de ave, pescado y huevos
  • Leche, queso y otros productos lácteos
  • Cereales, arroz, patatas, panes y pasta

Una porción para un niño pequeño es aproximadamente un cuarto de la porción para un adulto.

En cuanto a las bebidas, un niño pequeño debería beber leche o agua. Intenta limitar o evitar el consumo de bebidas y alimentos azucarados.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.


La hora del juego con niños pequeños

Ayuda a tu hijo a mantenerse activo todos los días. La actividad regular puede ayudar a que tu hijo se mantenga sano.

No mantenerse activo puede generar problemas de peso y de salud. Estos son algunos consejos que permitirán a tu pequeño mantenerse activo:

  • Dedica tiempo a realizar actividades con tu hijo.
  • Dale pelotas y juguetes que hagan que el ejercicio sea divertido.
  • Escoge una actividad que sea adecuada para la edad de tu hijo y que disfrute.
  • Correr, lanzar y atrapar objetos o caminar, son cosas divertidas para hacer con la familia.

Debes ser un modelo a seguir para tu hijo. Juega con él. Cuando tu disfrutas de las actividades y los deportes, hay más posibilidades de que ellos quieran hacer lo mismo.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.


Cuidados para el sol y niños pequeños

¿Sabías que 1 sola ampolla ocasionada por una quemadura solar puede aumentar el riesgo de que tu hijo padezca cáncer de piel en el futuro?

El sol es más perjudicial al mediodía. Busca una zona con sombra e intenta que no le dé el sol de forma directa.

Asegúrate de que tu hijo usa lo siguiente:

  • Prendas ligeras que traspiren.
  • Un sombrero o gorro que le cubra el rostro y la cabeza
  • Gafas de sol para protegerse los ojos

Aplícale protector solar:

  • Utiliza un protector solar con un factor de protección solar alto (FPS) y protección contra rayos ultravioleta (UVA) y rayos ultravioleta B (UVB) cada vez que tu hijo salga.
  • Aplícale el protector solar 30 minutos antes de que salga.
  • No olvides proteger las orejas, la nariz, los labios y la parte superior de los pies.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.


Vacunas y niños pequeños

Es importante que las vacunas de tu hijo estén actualizadas.

Para ayudar a evitar ciertas enfermedades, habla con el pediatra que atiende a tu hijo sobre las vacunas recomendadas para su edad. Estas son algunas preguntas que puedes hacerle al profesional sanitario sobre las vacunas de tu hijo:

  • ¿Qué vacunas recibirá mi hijo?
  • ¿Qué enfermedades ayudan a prevenir las vacunas?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de las vacunas y qué hago si ocurren?
  • ¿Cuáles son los riesgos?
  • ¿Cuándo debe volver mi hijo a que le pongan las siguientes vacunas?

Además, solicita un registro de las vacunas de tu hijo en el centro médico. Es posible que lo necesites para presentarlo en la guardería, campamentos y otras actividades.

¿Tienes preguntas? Consulta cualquier duda o problema con tu pediatra.

Para más información:
http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/infancia/vacunaciones/programa/vacunaciones.htm


Visitas médicas del niño

Las visitas médicas de control del niño sano son una oportunidad para ponerse al día con las vacunas recomendadas y para ver cuánto ha crecido tu hijo.

Puedes llevar un registro de estas visitas. Solicita al pediatra que anote la altura, el peso y otras medidas del niño, así como las vacunas que reciba.

Este es también un buen momento para hacer las preguntas que tengas sobre los siguientes temas:

  • La alimentación, el sueño y los hábitos de ir al baño de tu hijo
  • Los comportamientos sociales
  • Los desafíos en cuanto a la atención o el aprendizaje

Los bebés necesitan visitas médicas de control con frecuencia. Cuando el niño tiene 3 o 4 años de edad, se recomienda realizar visitas médicas de control todos los años.

Si el pediatra no te lo indica, pregúntale con qué frecuencia debes programar las visitas médicas de control del niño.

Referencias:

  1. Siempre seguros, siempre protegidos, siempre en su sillita. Página web de la Dirección General de Tráfico.
    http://www.dgt.es/Galerias/seguridad-vial/educacion-vial/recursos-didacticos/infancia/2015/Sistemas-de-Retencion-Infantil- DGT.pdf (Consultado el 30 de noviembre de 2015).
  2. 4 claves para saber elegir la mejor silla infantil. Página web de la Fundación Mapfre.
    https://sillasdecoche.fundacionmapfre.org/infantiles/sillas-mas-seguras/como-elegir-silla/cuatro-claves/default.jsp (Consultado el 30 de noviembre de 2015).
  3. ¿A qué edad tienen que empezar a lavarse los dientes los niños? Artículo en Página web de El Mundo.
    http://www.elmundo.es/salud/2014/02/22/5307382cca47410a648b456f.html (Consultado el 17 de diciembre de 2015).

Descargar Guía
El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.