Colabora con el farmacéutico

Puedes sacar partido de la ayuda del farmacéutico, que es experto en muchos aspectos de los tratamientos con medicamentos.

A continuación, se incluyen formas para ayudarte a familiarizarte con el farmacéutico, para que puedas sacar el máximo provecho de tu relación con él:

Preséntate

Solicita hablar con el farmacéutico Será de utilidad que él sepa algo acerca de tu función de cuidador. Es conveniente que le expliques las cosas que haces, por ejemplo, ayudar con las comidas, las recetas o las visitas al médico.

Mantenle informado

Entrégale al farmacéutico una lista de todos los medicamentos que toma la persona bajo tu cuidado, además de las vitaminas y otros productos alimenticios.

Haz preguntas

Puede ser muy útil hacer ciertas preguntas al farmacéutico. Te proponemos una lista para empezar:

  • ¿La persona bajo mi cuidado puede tomar este medicamento junto con los otros medicamentos que ya está tomando?
  • ¿Este medicamento debe tomarse con o sin alimentos? ¿Se debe evitar algún alimento o bebida al tomar este medicamento?
  • ¿Este medicamento se puede masticar, triturar o disolver para que sea más fácil tragarlo?
  • ¿Qué debo hacer si la persona bajo mi cuidado toma una dosis excesiva de este medicamento o se olvida una dosis?
  • ¿A qué efectos secundarios debo prestar atención?
  • ¿Deben evitarse ciertas actividades mientras se toma este medicamento?

Como cuidador, necesitas contar con una red de apoyo formada por familiares, amigos y profesionales de la salud. Considéralos tu equipo. Uno de los miembros más importantes de este equipo es el farmacéutico.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.