Cómo ayudar a administrar los medicamentos

Como cuidador, ayudar a un familiar o amigo con las medicinas puede suscitar muchas preguntas e inquietudes, especialmente cuando se trata de más de un medicamento. La buena noticia es que hay formas de mantenerte informado, tranquilo y ayudar a la persona bajo tu cuidado con su medicación. Las siguientes sugerencias pueden facilitar un poco las cosas.

Ayudar en la consulta del médico

Habla sobre medicinas

Cuando hables con el médico, asegúrate de que conozca todas las medicinas que está tomando la persona bajo tu cuidado. Información como esta puede ayudar al médico a tener una visión más clara sobre sus necesidades actuales.

Haz una lista de todas las medicinas y llévala a la consulta. Asegúrate de hablar sobre las alergias o los efectos secundarios que pueda tener la persona bajo tu cuidado.

Realiza preguntas

Escribe todas las preguntas que quieras hacerle al médico durante la consulta. Las preguntas podrían incluir:

  • ¿Cómo se llama la medicina? ¿Para qué sirve y por qué la persona bajo mi cuidado la necesita?
  • En caso de que suceda algo, ¿qué debo saber o tener en cuenta al administrar esta medicina?
  • ¿Cuándo y con qué frecuencia debo administrar esta medicina? Trata de preguntar sobre datos específicos. Por ejemplo, si el médico dice que debes administrar la medicina 4 veces al día, ¿significa cada 4 horas o 4 veces al día? ¿Qué significa "según sea necesario"?
  • ¿La medicina debe tomarse con las comidas? ¿Es necesario tomarla con el estómago vacío? ¿Hay alguna comida o situación que la persona bajo mi cuidado deba evitar mientras tome esta medicina?
  • ¿Qué efectos secundarios pueden presentarse? ¿Hay algo sobre lo que deba informarle? ¿Qué debo hacer si me olvido de darle una dosis?

Ayudar en la farmacia

Ir siempre a la misma farmacia, a ser posible

Ir siempre a la misma farmacia a por las medicinas es útil para que el farmacéutico lleve un seguimiento de todas las medicinas de la persona bajo tu cuidado.

Averigua si la medicina está disponible en otra presentación

Si a la persona bajo tu cuidado le resulta difícil tragar comprimidos, pregúntale al farmacéutico si la medicina está disponible en otra presentación, como en pastillas más pequeñas o más fáciles de tragar, o en cápsulas. Algunas medicinas también están disponibles en forma líquida. No rompas ni tritures los comprimidos, ni dejes que la persona bajo tu cuidado los mastique sin consultarlo antes con el médico.

¿Existe medicamento genérico?

Un medicamento genérico tiene los mismos ingredientes activos que el medicamento de marca y puede ser más barato. Algunas medicinas de marca pueden reemplazarse por un genérico.

Hazle cualquier pregunta que tengas al farmacéutico

El farmacéutico puede responderte a cualquier duda que te surja.

Pregunta dónde debes guardar la medicina

Algunas medicinas deben mantenerse refrigeradas. Otras deben guardarse en un lugar seco. Independientemente de lo que recomiende el farmacéutico, asegúrate de guardar las medicinas en un lugar en el que los niños no puedan encontrarlas ni acceder a ellas con facilidad.

Cómo ayudar en casa

Cómo recordar que se debe administrar la medicina

A veces, puede ser difícil acordarse de que se debe administrar la medicina a la persona bajo tu cuidado, especialmente cuando hay diferentes tipos de medicinas e intervalos de administración que se deben seguir. Aquí tienes algunas ideas para que te resulte más sencillo:

  • Administra la medicina junto con rutinas diarias, como lavarse los dientes o irse a la cama. Si la medicina se puede tomar con alimentos, considera la posibilidad de administrarla con las comidas. De esta forma, te resultará más fácil recordarlo.
  • Utiliza los pastilleros que vienen con divisiones para cada día de la semana para poder llevar un control de las medicinas.
  • Lleva un "calendario de medicinas" y anota cada vez que administras una dosis. Podrás consultar lo que ya has hecho o lo que debes hacer con solo echar un vistazo.
  • Pon una nota en el botiquín o la nevera como ayuda para recordar qué medicamentos son necesarios y cuándo.
  • Coloca etiquetas autoadhesivas en cada envase de medicinas. Esto puede ayudarte a mantener las medicinas organizadas. Por ejemplo, puedes poner etiquetas azules en las medicinas que debes administrar por la mañana, etiquetas rojas, en las medicinas que debes administrar por la tarde y amarillas, en las medicinas de la noche.

Cómo administrar las medicinas

Es importante que las medicinas se administren únicamente durante el tiempo que haya indicado el médico. Si los síntomas empeoran o si la medicina no parece estar ayudando a la persona bajo tu cuidado, ponte en contacto con el médico. No modifiques las dosis ni interrumpas el tratamiento sin el consentimiento previo del médico.

Cómo almacenar las medicinas

El médico o farmacéutico podrá informarte con precisión sobre cómo debes almacenar las medicinas para la persona bajo tu cuidado. A continuación se incluyen algunas pautas generales:

  • No coloques las medicinas en lugares húmedos o cerca de ellos, como el baño o cerca del fregadero de la cocina. La humedad puede afectar a los medicamentos.
  • Almacena las medicinas lejos del calor y la luz directa y evita que las medicinas líquidas se congelen. No dejes medicinas en el coche durante mucho tiempo, ya que las temperaturas extremas podrían dañarlas.
  • No guardes ni uses medicinas viejas. Verifica las fechas de caducidad de las medicinas y, si ya han pasado, asegúrate de desecharlas de forma adecuada, llevándolas al punto SIGRE (Sistema Integrado de Gestión y Recogida de Envases) de la farmacia.

Ayudar con las medicinas constituye una responsabilidad importante. Al trabajar de forma estrecha con el médico y el farmacéutico, puedes asegurarte de que la persona bajo tu cuidado obtendrá todos los beneficios de las medicinas.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.