Traumatismos craneales

Los huesos del cráneo, gruesos y duros, contribuyen a proteger el cerebro. Pero a pesar de esta armadura natural, el cerebro está expuesto a muchas clases de lesiones. Los traumatismos craneales causan más muertes y discapacidades entre las personas menores de 50 años que cualquier otro tipo de lesión neurológica; después de las heridas de bala, son la segunda causa principal de muerte entre los varones menores de 35 años. Fallecen casi el 50 por ciento de los que sufren un traumatismo craneal grave.

El cerebro puede resultar afectado incluso si la herida no penetra dentro del cráneo. Muchas lesiones son causadas por un impacto precedido de una aceleración súbita, como sucede con un fuerte golpe en la cabeza, o bien por una repentina desaceleración, como ocurre cuando la cabeza se halla en movimiento y golpea un objeto fijo. El cerebro puede resultar afectado tanto en el punto de impacto como en el polo opuesto. Las lesiones por aceleración-desaceleración a veces se denominan coup contrecoup (del francés para golpe-contragolpe).

Un traumatismo grave en la cabeza puede producir el desgarro o rotura de nervios, vasos sanguíneos y tejidos en el cerebro y alrededor del mismo. Las vías nerviosas pueden quedar interrumpidas y puede producirse una hemorragia o una hinchazón graves. La sangre, la hinchazón y la acumulación de líquido (edema) tienen un efecto semejante al causado por una masa que crece dentro del cráneo y, puesto que éste no se puede expandir, el aumento de la presión puede dañar o destruir el tejido cerebral. Debido a la posición del cerebro dentro del cráneo, la presión tiende a empujarlo hacia abajo, es decir, hacia el orificio que lo comunica con la parte inferior (tronco encefálico), una situación que se conoce como herniación. Un tipo similar de herniación puede empujar el tronco encefálico a través del orificio de la base del cráneo (foramen magnum) hacia la médula espinal. Las herniaciones pueden conllevar riesgo de muerte porque el tronco encefálico controla funciones tan vitales como la frecuencia cardíaca y la respiratoria.

A veces, lo que puede parecer una lesión leve de la cabeza se acompaña de una lesión cerebral grave. Las personas mayores son particularmente propensas a los derrames de sangre alrededor del cerebro (hematoma subdural) a raíz de un traumatismo craneal. Las personas que toman medicamentos para prevenir la formación de coágulos (anticoagulantes) también están sujetas a un riesgo mayor de hemorragia alrededor del cerebro si sufren un traumatismo craneal.

Una lesión cerebral a menudo deja alguna secuela de disfunción permanente, que varía según que el daño esté limitado a un área específica (localizado) o sea más extenso (difuso). La pérdida de funciones depende del área del cerebro que resulte afectada. Los síntomas específicos y localizados pueden contribuir a determinar el área afectada. Los cambios pueden producirse en el movimiento, la sensibilidad, el habla, la vista y el oído. El deterioro difuso de la función cerebral puede afectar a la memoria y al sueño y conducir a un estado de confusión y coma.

Pronóstico

Las consecuencias finales de un traumatismo craneal pueden ir desde la recuperación completa hasta la muerte. El tipo y la gravedad de las discapacidades dependerán del lugar y de la extensión de cerebro lesionado. Muchas de las funciones cerebrales las pueden realizar más de un área y, a veces, las áreas indemnes asumen las funciones que otras perdieron debido a la lesión que afectó a un área determinada, lo cual permite una recuperación parcial. Sin embargo, a medida que la persona envejece el cerebro pierde facultades para pasar funciones de un área a otra. En los niños, por ejemplo, las facultades del lenguaje están regidas por varias partes del cerebro, pero en los adultos están concentradas en un solo lado. Si las áreas del lenguaje del hemisferio izquierdo resultan gravemente afectadas antes de los 8 años, el hemisferio derecho puede asumir la función del lenguaje prácticamente con normalidad. Pero en la edad adulta es más probable que las lesiones de estas áreas ocasionen un déficit permanente.

Algunas funciones, como la visión y los movimientos de brazos o piernas (control motor), están regidas por regiones específicas de un lado del cerebro y, en consecuencia, la lesión de cualquiera de esas áreas suele causar un déficit permanente. Sin embargo, la rehabilitación puede contribuir a que la persona logre minimizar el impacto de esos déficits funcionales.

A veces las personas con un traumatismo grave de la cabeza desarrollan amnesia y no pueden recordar lo que sucedió inmediatamente antes y después del episodio de pérdida de consciencia. Los que recuperan el conocimiento dentro de la primera semana son los que más probabilidad tienen de recuperar su memoria.

Algunas personas con un traumatismo craneal, aunque sea leve, desarrollan un síndrome posconcusión y pueden seguir experimentando dolores de cabeza y problemas de memoria durante mucho tiempo después del trauma.

Un estado vegetativo crónico o persistente (la consecuencia más grave de un traumatismo craneal, no mortal) se caracteriza por un estado prolongado de inconsciencia total que se acompaña de ciclos casi normales de vigilia y sueño. Esta situación es el resultado de la destrucción de las partes superiores del cerebro que controlan las sofisticadas funciones mentales, pero en cambio están preservadas las actividades del tálamo y del tronco encefálico, los cuales controlan los ciclos del sueño, la temperatura corporal, la respiración y la frecuencia cardíaca. Si el estado vegetativo persiste más de algunos meses, es improbable que llegue a recuperarse la consciencia. No obstante, una persona que reciba asistencia por parte de personal sanitario experimentado puede vivir muchos años en esta situación.

Diagnóstico y tratamiento

Cuando una persona con traumatismo craneal llega al hospital, médicos y enfermeras comprueban primero las constantes vitales: frecuencia cardíaca, presión arterial y respiración. Puede que sea necesario un respirador artificial para aquellas personas que no pueden respirar adecuadamente por sí mismas. Los médicos proceden a la valoración inmediata del estado de consciencia y memoria del afectado.

También comprueban las funciones cerebrales básicas revisando el tamaño de las pupilas y su reacción a la luz, evalúan la respuesta al calor o a los pinchazos (sensibilidad) y la capacidad para mover brazos y piernas. Se realizan exploraciones para valorar posibles lesiones cerebrales, como una tomografía computadorizada (TC) o una resonancia magnética (RM). Las radiografías simples pueden identificar las fracturas de cráneo, pero no revelan nada acerca de una probable lesión cerebral.

Después de un traumatismo craneal, si se observa un estado creciente de somnolencia, confusión, coma, una subida de la presión arterial y un enlentecimiento del pulso puede significar que se está produciendo una hinchazón del cerebro. Dado que la presión por exceso de líquido puede lesionar el cerebro con rapidez, se administran fármacos para reducir tal hinchazón. También se puede implantar en el cráneo un pequeño dispositivo para controlar la presión y poder determinar la eficacia del tratamiento.

Traumatismos craneales específicos

Las personas pueden sufrir muchas clases de traumatismos craneales, como fracturas de cráneo, conmociones, contusiones y laceraciones cerebrales, y hematomas intracraneales.

Fracturas de cráneo

Una fractura de cráneo es la rotura de un hueso del mismo. Las fracturas de cráneo pueden lesionar arterias y venas que pueden sangrar en los espacios alrededor del cerebro. Las fracturas, especialmente las que se producen en la base del cráneo, pueden romper las meninges (las membranas que revisten el cerebro). El líquido cefalorraquídeo, que circula entre el cerebro y las meninges, puede entonces salir por la nariz o el oído. En ocasiones, a través de esas fracturas entran bacterias al cerebro, que causan infecciones y lo lesionan gravemente.

La cirugía no está indicada en la mayoría de las fracturas de cráneo, a menos que los fragmentos óseos compriman el cerebro o que los huesos del cráneo estén mal alineados debido al impacto.

Conmoción

Una conmoción es una pérdida de consciencia, y a veces de memoria, de corta duración que se produce después de una lesión cerebral y que no causa ninguna lesión orgánica evidente.

Las conmociones causan una disfunción cerebral pero no tienen consecuencias visibles de lesiones estructurales. Pueden ocurrir después de un traumatismo craneal, por leve que sea, dependiendo de cómo haya sido la sacudida del cerebro dentro del cráneo. Una conmoción, aunque leve, puede dejar a la persona algo confusa, con dolor de cabeza y con una somnolencia anormal, pero la mayoría se recupera completamente en unas horas o días.

Algunas personas manifiestan mareo, dificultades para concentrarse, olvidos, depresión, falta de sensación o de emociones, y ansiedad. Estos síntomas pueden prolongarse durante algunos días o varias semanas, pero es raro que se prolonguen más tiempo. Entretanto, la persona puede tener dificultades para realizar su trabajo o estudios o para relacionarse con los demás. Esta situación se conoce como síndrome posconcusión.

Un síndrome posconcusión es una situación enigmática puesto que no se sabe por qué ocurren estos problemas tras un traumatismo craneal leve. Entre los expertos existen discrepancias acerca de la causa de estos síntomas: si se deben a lesiones microscópicas o a factores psicológicos. El tratamiento farmacológico y psiquiátrico son eficaces en algunas personas afectadas de un síndrome posconcusión, pero no en todas.

Más preocupante que el propio síndrome posconcusión es el hecho de que, a veces, al cabo de horas o incluso en los días posteriores a la lesión original, pueden manifestarse síntomas más graves. El empeoramiento de los dolores de cabeza y de la confusión, y la creciente somnolencia son signos que indican la necesidad de atención médica urgente.

Generalmente, el tratamiento no es necesario cuando el médico ha determinado que no existen lesiones más graves. No obstante, a todas las personas afectadas de un traumatismo craneal se les advierte acerca de los signos de alarma de un empeoramiento de la función cerebral. A los padres de niños pequeños se les enseña cómo deben controlar al niño con respecto a estos cambios durante las horas posteriores a la lesión. Mientras los síntomas no empeoren puede administrarse paracetamol (acetaminofén) para el dolor; si la lesión no es grave, puede administrarse aspirina durante los 3 o 4 días que siguen a la lesión.

Contusiones y laceraciones cerebrales

Las contusiones cerebrales son lesiones traumáticas del cerebro que habitualmente están causadas por un impacto directo y violento en la cabeza. Las laceraciones cerebrales son desgarros del tejido cerebral que se acompañan de heridas visibles de la cabeza y fracturas de cráneo.

Las contusiones y laceraciones cerebrales son más graves que las conmociones. La resonancia magnética (RM) muestra la lesión estructural del cerebro, que puede ser mínima o bien causar debilidad en un lado del cuerpo junto con un estado de confusión, e incluso coma. Si el cerebro se hincha, el tejido cerebral puede sufrir daño adicional, y una hinchazón grave puede producir una herniación del cerebro. Si las lesiones cerebrales graves se acompañan de otras lesiones, como las que afectan al tórax (circunstancia relativamente frecuente), el tratamiento entonces es más complejo.

Hematomas intracraneales

Los hematomas intracraneales son acumulaciones de sangre dentro del cerebro o entre el cerebro y el cráneo.

Los hematomas intracraneales pueden ser consecuencia de un traumatismo o de un ictus. Es habitual que los hematomas intracraneales asociados a un traumatismo se formen en el revestimiento externo del cerebro (hematoma subdural) o entre el revestimiento externo y el cráneo (hematoma epidural). Ambos tipos generalmente se pueden poner de manifiesto con una tomografía computadorizada (TC) o con una resonancia magnética (RM). La mayoría de los hematomas son de desarrollo rápido y producen síntomas en minutos. Los hematomas crónicos, más frecuentes en las personas de edad, son de progresión lenta y producen síntomas solamente al cabo de horas o días.

Los hematomas grandes comprimen el cerebro, causan hinchazón y finalmente destruyen el tejido cerebral. Pueden también ocasionar una herniación de la parte superior del cerebro o del tronco encefálico.

Una persona con un hematoma intracraneal puede perder la consciencia, entrar en coma, quedar paralizada en uno o ambos lados del cuerpo, experimentar dificultades respiratorias y cardíacas o incluso morir. Los hematomas pueden también ocasionar confusión y pérdida de memoria, especialmente en las personas de edad avanzada.

Un hematoma epidural es consecuencia de la hemorragia de una arteria que se encuentra entre las meninges (las membranas que revisten y protegen el cerebro) y el cráneo. La mayoría de los hematomas epidurales ocurre cuando una fractura de cráneo rompe una arteria. Dado que la sangre tiene más presión en las arterias que en las venas, sale con más fuerza y rapidez de las arterias. A veces los síntomas son de inicio inmediato, generalmente en forma de dolor de cabeza intenso, pero también pueden retrasarse varias horas. A veces, el dolor de cabeza cede para reaparecer con más intensidad al cabo de unas horas; es posible que entonces se acompañe de un estado progresivo caracterizado por confusión, somnolencia, parálisis, colapso y coma profundo.

El diagnóstico precoz es fundamental y generalmente se establece mediante una TC urgente. El tratamiento de los hematomas epidurales se instaura en cuanto se establece el diagnóstico. Para eliminar la acumulación de sangre se trepana el cráneo y el cirujano busca el origen de la hemorragia para controlarla.

Los hematomas subdurales son consecuencia del sangrado de las venas que se hallan alrededor del cerebro. El inicio del derrame puede ser súbito y consecutivo a un grave traumatismo craneal, o más lento cuando se trata de una lesión menos grave. Los hematomas subdurales de lento desarrollo son más frecuentes en las personas de edad avanzada, porque sus venas son frágiles, y en los alcohólicos, porque a veces no se enteran de golpes leves o moderados en la cabeza. En ambas situaciones la lesión inicial puede parecer leve y los síntomas pueden pasar inadvertidos durante varias semanas. Sin embargo, una TC o una RM pueden detectar la sangre acumulada. Un hematoma subdural puede aumentar el tamaño de la cabeza de un bebé porque el cráneo es blando y maleable; los médicos suelen drenar el hematoma quirúrgicamente por razones estéticas.

En los adultos, los hematomas subdurales pequeños suelen resorberse espontáneamente; el drenaje quirúrgico suele estar indicado en los grandes hematomas subdurales que producen síntomas neurológicos. Las indicaciones para proceder a un drenaje son el dolor de cabeza persistente, los mareos que van y vienen, la confusión, los cambios en la memoria y una parálisis leve en el lado opuesto del cuerpo.

Lesiones cerebrales en áreas específicas

Las lesiones de la capa superior del cerebro (corteza cerebral) habitualmente producen un deterioro de la capacidad de la persona para pensar, controlar emociones y comportarse con normalidad. Dado que generalmente ciertas áreas específicas de la corteza cerebral rigen determinados patrones específicos de conducta, la localización exacta de la lesión y la amplitud del área afectada determinarán el tipo de deterioro.

Lesión del lóbulo frontal

Los lóbulos frontales de la corteza cerebral controlan principalmente las actividades motoras aprendidas (por ejemplo, escribir, tocar un instrumento musical o atarse los zapatos). También controlan la expresión de la cara y los gestos expresivos. Ciertas áreas de los lóbulos frontales rigen las actividades motoras aprendidas del lado opuesto del cuerpo.

Los efectos de una lesión del lóbulo frontal sobre el comportamiento varían en función del tamaño y de la localización del defecto físico. Las pequeñas lesiones no suelen causar cambios notorios en la conducta si sólo afectan a un lado del cerebro, aunque a veces ocasionan convulsiones. Las grandes lesiones de la parte posterior de los lóbulos frontales pueden causar apatía, falta de atención, indiferencia y, a veces, incontinencia. Las personas que presentan grandes alteraciones más hacia la parte anterior o lateral de los lóbulos frontales tienden a distraerse fácilmente, se sienten eufóricas sin motivo aparente, son argumentativas, vulgares y rudas; además, puede que no sean conscientes de las consecuencias de su conducta.

Lesión del lóbulo parietal

Los lóbulos parietales de la corteza cerebral son los encargados de combinar las impresiones respecto a la forma, textura y peso de las cosas y las convierten en percepciones generales. La capacidad para las matemáticas y el lenguaje salen de alguna parte de esta área, pero más específicamente de zonas adyacentes a los lóbulos temporales. Los lóbulos parietales también contribuyen a que la persona pueda orientarse en el espacio y percibir la posición de las partes de su cuerpo.

Un pequeño déficit en la parte anterior de los lóbulos parietales causa entumecimiento en la parte opuesta del cuerpo. Las personas con lesiones mayores pueden perder la capacidad para realizar tareas secuenciales, como abrocharse un botón (un trastorno denominado apraxia) y tener consciencia del sentido derecha-izquierda. Un gran déficit puede afectar a la capacidad de la persona para reconocer las partes del cuerpo o el espacio alrededor del mismo, incluso puede interferir con la memoria de formas que antes conocía bien, como relojes o cubos.

En consecuencia, una lesión súbita de algunas partes del lóbulo parietal puede hacer que las personas ignoren la grave naturaleza de su trastorno y que se vuelvan negligentes o incluso nieguen (no reconozcan) la parálisis que afecta al lado del cuerpo opuesto a la lesión cerebral. Pueden presentar un estado de confusión o delirio y ser incapaces de vestirse o realizar actividades corrientes.

Lesión del lóbulo temporal

Los lóbulos temporales procesan los hechos inmediatos en memoria reciente y memoria remota. Hacen que puedan ser interpretados los sonidos y las imágenes, almacenan los hechos en forma de memoria y evocan los ya memorizados, y generan las vías emocionales.

Una lesión en el lóbulo temporal derecho tiende a afectar a la memoria de los sonidos y de las formas. Una lesión en el lóbulo temporal izquierdo interfiere de manera drástica con la comprensión del lenguaje y es típico que impida que la persona se exprese a través del mismo. Las personas con una lesión en el lóbulo temporal derecho no dominante pueden experimentar cambios de personalidad, como pérdida del sentido de humor, un grado inusual de religiosidad, obsesiones y pérdida de la libido.

Trastornos causados por traumatismo craneal

Algunos de los trastornos específicos producidos por un traumatismo craneal son la epilepsia postraumática, la afasia, la apraxia, la agnosia y la amnesia.

Epilepsia postraumática

La epilepsia postraumática es un trastorno caracterizado por convulsiones que se manifiestan algún tiempo después de haber sufrido un traumatismo cerebral por un impacto en la cabeza.

Las convulsiones son una respuesta a descargas eléctricas anormales en el cerebro. Se desarrollan en el 10 por ciento de las personas que tienen un grave traumatismo craneal sin herida penetrante en el cerebro y en el 40 por ciento de las que presentan una herida penetrante.

Es posible que las convulsiones se manifiesten sólo varios años después de la lesión. A menudo los síntomas resultantes dependen del lugar en que se originan las convulsiones en el cerebro. Los fármacos anticonvulsivantes, como la fenitoína, la carbamazepina o el valproato, generalmente pueden controlar la epilepsia postraumática. De hecho, algunos médicos prescriben esos fármacos después de un grave traumatismo craneal para prevenir las convulsiones, aunque muchos expertos están de acuerdo con esta postura. A menudo el tratamiento se mantiene durante varios años o de forma indefinida si aparecen las convulsiones.

Afasia

La afasia es una pérdida de la capacidad para utilizar el lenguaje debida a una lesión en el área del cerebro que lo controla.

Examen de una persona con afasia:

Afasia de Broca (las respuestas son indecisas pero sensatas)
Pregunta "¿Qué representa esta foto?" (un perro ladrando)
Respuesta "P-pe-pe-r,oh, no, per-car caramb a-a-ani-animal, si,si, animal, animal, p-p- hace ruido"

Afasia de Wernicke (las respuestas sales con facilidad, pero no tienen sentido)
Pregunta "¿Cómo se siente usted hoy?"
Respuesta "¿Cuándo? Fácil, ya que mi rio discurre cajas negras umda abata H para cuando vengan los bubas"

Las personas con afasia están parcial o totalmente incapacitadas para comprender o expresar las palabras. En muchas, el lóbulo temporal izquierdo y la región adyacente del lóbulo frontal son los que controlan la función del lenguaje. Cualquier parte de esta reducida área que sufra una lesión (por un ictus, un tumor, un traumatismo craneal o una infección) produce una interferencia por lo menos con algún aspecto de la función del lenguaje.

Los problemas del lenguaje tienen muchas formas. La variedad de los posibles defectos refleja la complejidad de la función del lenguaje. Una persona puede perder tan sólo la capacidad para comprender las palabras escritas (alexia), mientras en otra se observa una incapacidad para nombrar los objetos o reconocer sus nombres (anomia). Algunas personas con anomia no recuerdan en absoluto la palabra correcta, otras pueden tenerla en la punta de la lengua y no ser capaces de expresarla. La disartria es un trastorno de la articulación del lenguaje. Aunque la disartria parece un problema de lenguaje, en realidad está causada por una lesión en la parte del cerebro que controla los músculos utilizados para emitir sonidos y coordinar los movimientos del aparato vocal.

Las personas con afasia de Wernicke, un trastorno que puede ser consecutivo a una lesión del lóbulo temporal, parecen hablar con fluidez pero las frases expresadas son una serie de palabras sin orden y confusas (a veces se las refiere como sopa de letras).

Por lo general las personas con afasia de Broca (afasia de expresión) entienden lo que se les dice y saben cómo deben responder, pero tienen dificultades para expresar las palabras. Sus palabras se articulan lentamente y con gran esfuerzo y a menudo son interrumpidas por algunas sin sentido.

Una lesión que afecte al mismo tiempo al lóbulo temporal izquierdo y al frontal puede inicialmente producir el enmudecimiento casi total en la persona. Durante la recuperación de esta afasia completa (global), la persona tiene dificultades para hablar (disfasia), escribir (agrafia o disgrafia) y para comprender las palabras.

Los terapeutas del lenguaje con frecuencia pueden ayudar a las personas que desarrollan una afasia como consecuencia de un ictus, un traumatismo craneal u otra causa de trastorno del lenguaje. En general, el tratamiento se inicia en cuanto lo permita el estado de salud de la persona.

Apraxia

La apraxia es la incapacidad para realizar tareas que requieran patrones de evocación o secuencias de movimientos.

La apraxia es una incapacidad poco frecuente cuya causa se debe generalmente a la lesión de los lóbulos parietales o frontales. En la apraxia, parece haberse borrado la memoria de la secuencia de los movimientos para completar actividades aprendidas o tareas complejas. No existe ningún defecto físico en los brazos ni en las piernas que justifique por qué no puede realizarse una determinada actividad. Por ejemplo, abrocharse un botón en realidad consiste en la realización de una serie de secuencias. Las personas con apraxia no pueden llevar a cabo semejante acción.

Algunas formas de apraxia afectan tan sólo a ciertas tareas. Por ejemplo, una persona puede perder la habilidad para hacer un dibujo, escribir una nota, abrocharse una camisa, atarse los cordones de los zapatos, asir el teléfono o tocar un instrumento musical. El tratamiento está enfocado al trastorno subyacente que ha causado la disfunción cerebral.

Agnosia

La agnosia es un trastorno infrecuente que se caracteriza porque la persona puede ver y sentir los objetos pero no los puede asociar con el papel que habitualmente desempeñan ni con su función.

Las personas afectadas de ciertas formas de agnosia no pueden reconocer rostros familiares ni objetos corrientes, como una cuchara o un lápiz, aunque los pueden ver y describir. La agnosia está causada por un defecto en los lóbulos parietales y temporales del cerebro, que almacena la memoria de los usos y la importancia de objetos conocidos. A menudo, la agnosia aparece súbitamente después de un traumatismo craneal o un ictus. Algunas personas con agnosia mejoran o se recuperan de forma espontánea mientras que otras deben aprender a asumir su extraña discapacidad. No existe un tratamiento específico.

Amnesia

La amnesia es la incapacidad parcial o total de recordar experiencias recientes o remotas.

Tipos de memoria afectados por la amnesia:

  • Memoria inmediata (recuerdo de acontecimientos que hansucedido segundos antes)
  • Memoria intermedia o reciente (recuerdo de acontecimientos que han sucedido segundo o algunos días antes)
  • Memoria remota o distante (recuerdo de acontecimientos que han sucedido tiempo atrás)

Las causas de la amnesia sólo se conocen en parte. Un traumatismo cerebral puede producir una pérdida de memoria de sucesos ocurridos inmediatamente antes de la lesión (amnesia retrógrada) o inmediatamente después (amnesia postraumática). De acuerdo con la gravedad de la lesión, la mayoría de los casos de amnesia tienen una duración de algunos minutos u horas, y desaparece sin tratamiento. Pero en los traumatismos cerebrales graves la amnesia puede ser permanente.

El aprendizaje requiere memoria. Las memorias adquiridas durante la infancia se conservan con más intensidad que las adquiridas durante la edad adulta, quizás porque un cerebro joven posee una facultad especial para el aprendizaje. Los mecanismos del cerebro para recibir información y evocarla a partir de la memoria están localizados principalmente en los lóbulos occipitales, parietales y temporales. Las emociones que se originan a partir del sistema límbico del cerebro pueden influenciar el almacenamiento y recuerdo de la memoria. El sistema límbico está conectado estrechamente con las áreas responsables de los estados mentales de agudeza y del conocimiento. Dado que la memoria implica muchas funciones entrelazadas, una pérdida de la misma puede producirse como consecuencia de casi cualquier lesión cerebral.

La amnesia global transitoria consiste en una crisis súbita de pérdida de memoria grave y confusión de tiempo, lugar y personas. Muchas personas con amnesia global transitoria tan sólo tienen una crisis durante su vida, mientras que otras pueden sufrir crisis recidivantes. Los ataques pueden durar desde sólo 30 minutos hasta unas 12 horas. Probablemente la causa se deba a que las pequeñas arterias del cerebro resultan obstruidas de forma intermitente debido a la aterosclerosis. En las personas jóvenes, los dolores de cabeza por una crisis de migraña, que transitoriamente puede reducir el flujo de sangre al cerebro, también pueden dar lugar a este trastorno. El consumo excesivo de bebidas alcohólicas o de tranquilizantes, como los barbitúricos y las benzodiazepinas, puede también causar una crisis de corta duración. La amnesia puede producir una desorientación total y bloquear el recuerdo de los sucesos que tuvieron lugar tan sólo algunos años antes. Después de una crisis, la confusión a menudo cede con rapidez y lo habitual es que haya una recuperación total.

Una forma de amnesia inusual conocida como síndrome de Wernicke-Korsakoff puede afectar a los alcohólicos y a otras personas con desnutrición. El síndrome consiste en la coexistencia de dos trastornos: un estado confusional agudo (un tipo de encefalopatía) y una amnesia de más larga duración. Ambos trastornos pueden producirse como consecuencia de una disfunción cerebral causada por el déficit de tiamina (vitamina B1). Cuando se produce una ingesta excesiva de alcohol y no se consumen alimentos que contengan tiamina, disminuye el aporte de esta vitamina al cerebro. Por otra parte, la ingestión de gran cantidad de líquidos (o si se han recibido por vía intravenosa a raíz de una cirugía) puede también provocar la encefalopatía de Wernicke en una persona que anteriormente tenía una desnutrición acusada.

Las personas con encefalopatía aguda de Wernicke tienden a tartamudear, presentan problemas en los ojos (como parálisis de los movimientos oculares, visión doble o nistagmo), confusión y somnolencia. La pérdida de memoria es muy grave. Estas alteraciones se corrigen generalmente administrando tiamina por vía intravenosa. Si no se trata, la encefalopatía aguda de Wernicke puede ser mortal. Por esta razón, es habitual que el tratamiento con tiamina se inicie de inmediato si un alcohólico manifiesta síntomas neurológicos inusuales o un estado de confusión.

La amnesia de Korsakoff acompaña a la encefalopatía aguda de Wernicke y puede ser permanente si aparece como consecuencia de ataques repetidos de encefalopatía o bien de la abstinencia alcohólica. La pérdida grave de memoria se acompaña, en ocasiones, de agitación y delirio. En la amnesia crónica de Korsakoff se conserva la memoria inmediata, pero se pierde la memoria para hechos recientes o relativamente distantes. Sin embargo, a veces se conserva la memoria de los hechos remotos. Las personas con amnesia crónica de Korsakoff pueden ser capaces de relacionarse socialmente y de mantener una conversación, aunque sean incapaces de recordar nada de lo sucedido en los días precedentes, meses, años o, incluso, minutos antes. Confundidos por esta falta de memoria, tienden a inventar cosas en lugar de admitir que no las pueden recordar.

Aunque la amnesia de Korsakoff habitualmente se produce debido a un déficit de tiamina, puede también desarrollarse un patrón similar de amnesia después de un grave traumatismo craneal, un paro cardíaco o una encefalitis aguda. En los alcohólicos, la administración de tiamina corrige la encefalopatía de Wernicke, pero no siempre se consigue la desaparición de la amnesia de Korsakoff. En ocasiones, ambos trastornos pueden desaparecer por sí solos si se suspende la ingesta de alcohol y se instaura tratamiento de cualquier otro proceso que pueda contribuir a su desarrollo.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.