Trastornos del olfato y del gusto

Dado que los trastornos del olfato y del gusto rara vez constituyen una amenaza para la vida de la persona, puede que no reciban la atención médica adecuada. Sin embargo, estos trastornos pueden llegar a ser frustrantes ya que afectan a las facultades de la persona para disfrutar de la comida, la bebida y los aromas agradables. También pueden interferir en la capacidad de percibir sustancias químicas y gases potencialmente nocivos, lo que podría tener consecuencias graves. En cualquier caso, un trastorno que deteriore los sentidos del olfato y del gusto puede ser grave.

El olfato y el gusto están estrechamente relacionados. Las papilas gustativas de la lengua identifican el gusto, y el nervio olfatorio identifica los olores. Ambas sensaciones son transmitidas al cerebro, que combina la información para reconocer y apreciar los sabores. Mientras que algunos sabores pueden reconocerse sin que intervenga el olfato (como el sabor salado, el amargo, el dulce o el agrio), otros sabores más complejos (como el de la frambuesa, por ejemplo) requieren ambos sentidos, olfato y gusto, para reconocerlos.

Cómo se perciben los sabores
El sentido del gusto y del olfato trabajan conjuntamente para que se pueda reconocer y apreciar los sabores. El centro del olfato y del gusto en el cerebro combina la información sensorial de la lengua y de la nariz.

Miles de pequeñas papilas gustativas cubren gran parte de la superficie de la lengua. Cuando la comida entra en la boca, estimula los receptores de las papilas gustativas. Éstas, a su vez, envían impulsos nerviosos al centro del olfato y del gusto del cerebro, que los interpreta como sabor. Las papilas gustativas en la punta de la lengua detectan el sabor dulce, las de los lados, lo salado y ácido, y las de la parte de atrás, lo amargo. Las combinaciones de estos 4 sabores básicos producen una amplia gama de sabores.

Un área pequeña en la membrana mucosa que reviste la nariz (el epitelio olfatorio) contiene terminaciones nerviosas que detectan el olor (nervios olfatorios). Cuando las moléculas transportadas por el aire entran en la fosa nasal, estimulan minúsculas proyecciones similares a pestañas (cilios) en las células nerviosas. Esta estimulación envía impulsos nerviosos a través de unas zonas abultadas que se hallan al final de los nervios (bulbos olfatorios), a lo largo del nervio olfatorio, hacia el centro del olfato y del gusto del cerebro. El centro interpreta estos impulsos como un olor específico. Mediante este proceso se distinguen miles de diferentes olores.

El cerebro necesita tanto el sentido del gusto como el del olfato para distinguir la mayoría de los olores. Por ejemplo, para distinguir el sabor de un bombón, el cerebro percibe un sabor dulce a través de las papilas gustativas y un rico aroma de chocolate a través de la nariz.

Cómo se perciben los sabores

La pérdida o reducción del sentido del olfato (anosmia) es la anomalía más frecuente del olfato y del gusto. En un principio, las personas suelen apercibirse de una alteración del sentido del olfato al encontrar que los alimentos son insípidos, dado que la distinción entre un sabor y otro se basa en gran medida en el olfato.

El sentido del olfato puede afectarse por ciertos cambios en la nariz, en los nervios que van de la nariz al cerebro o en el propio cerebro. Por ejemplo, cuando las fosas nasales están irritadas por un resfriado común, el sentido del olfato puede disminuir al impedirse que los olores alcancen los receptores del olfato. Puesto que el sentido del olfato está asociado al del gusto, las personas resfriadas suelen encontrar que los alimentos no saben bien. Las células encargadas del olfato pueden resultar temporalmente lesionadas por el virus de la gripe; algunas personas no pueden ni oler ni saborear durante varios días o semanas posteriores a un episodio de gripe.

En ocasiones, la pérdida del olfato o del gusto dura semanas o incluso llega a ser permanente. Las infecciones graves de los senos nasales o la radioterapia utilizada para el cáncer pueden afectar a las células del olfato o destruirlas. Sin embargo, el traumatismo craneal, producido a menudo por accidentes de automóvil, constituye la causa más frecuente de la pérdida del olfato. Como consecuencia de dicho traumatismo, las fibras del nervio olfatorio (el nervio que contiene los receptores del olfato) resultan seccionadas a la altura de la placa cribiforme (el hueso en la base del cráneo que separa el espacio intracraneal de la cavidad nasal). En alguna rara ocasión, una persona puede nacer sin el sentido del olfato.

El aumento de la sensibilidad a los olores (hiperosmia) es mucho menos frecuente que la anosmia. El sentido distorsionado del olfato, que hace que olores inocuos huelan mal (disosmia), puede ser consecuencia de una infección de los senos nasales o de una lesión parcial de los nervios olfatorios. La disosmia puede deberse también a una mala higiene dental que produce infecciones en la boca de olor desagradable, el cual será percibido por la nariz. A veces las personas depresivas desarrollan disosmia. Algunas personas que padecen epilepsia que se origina en la parte del cerebro que percibe los olores (el centro olfatorio) experimentan sensaciones de olores desagradables (alucinaciones olfatorias) que son muy fuertes y de corta duración. Estos olores desagradables forman parte de la epilepsia, no una mala interpretación de un olor.

Una reducción o pérdida del sentido del gusto (ageusia) suele ser consecuencia de trastornos que afectan a la lengua. Algunos ejemplos son una boca muy seca, el tabaquismo intenso (especialmente fumar en pipa), radioterapia de la cabeza y del cuello y los efectos secundarios de fármacos como la vincristina (un medicamento anticanceroso) o la amitriptilina (un antidepresivo). La distorsión del gusto (disgeusia) puede ser consecuencia de los mismos factores que inciden en la pérdida del gusto. Las quemaduras de la lengua pueden destruir temporalmente las papilas gustativas y la parálisis de Bell (parálisis de un lado de la cara causada por una malfunción del nervio facial) puede ocasionar la pérdida del sentido del gusto en un lado de la lengua. La disgeusia también puede ser un síntoma de depresión.

Diagnóstico

Los médicos pueden hacer pruebas de olfato utilizando fragancias de aceites, detergentes y alimentos (café o clavo por ejemplo). El gusto puede comprobarse utilizando sustancias dulces (azúcar), ácidas (jugo de limón), saladas (sal) y amargas (aspirina, quinina, aloes). El médico o el odontólogo también revisan la boca para detectar infecciones o sequedad (salivación escasa). En contadas ocasiones se requieren pruebas de imagen del cerebro mediante una tomografía computadorizada (TC) o una resonancia magnética (RM).

Tratamiento

En función de la causa del trastorno del gusto, el médico recomendará el cambio o supresión de un determinado medicamento, la toma de caramelos para mantener la boca húmeda o simplemente esperar varias semanas a ver si el problema remite. Los suplementos de zinc, que se pueden adquirir sin prescripción médica, se cree que aceleran la recuperación, especialmente en las alteraciones del gusto posteriores a un episodio de gripe. Sin embargo, sus efectos no se han confirmado científicamente.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.