Enfermedades pulmonares de origen ocupacional

Las enfermedades pulmonares de origen ocupacional se deben a la inhalación de partículas nocivas, niebla, vapores o gases en el lugar de trabajo. El sitio exacto de las vías aéreas o de los pulmones donde llega la sustancia inhalada y el tipo de enfermedad pulmonar que desarrolla dependen del tamaño y de la clase de las partículas. Las más grandes pueden quedar atrapadas en la nariz o en las vías aéreas grandes, pero las más pequeñas alcanzan los pulmones. Una vez allí, algunas partículas se disuelven y pueden pasar al flujo sanguíneo; las defensas del cuerpo eliminan las más sólidas que no se disuelven.

El organismo tiene varios mecanismos para eliminar las partículas aspiradas. En las vías respiratorias, la mucosidad cubre las partículas de modo que sea fácil expulsarlas mediante la tos. En los pulmones, existen células depuradoras especiales que tragan la mayoría de las partículas y las vuelven inofensivas.

Diversos tipos de partículas producen distintas reacciones en el organismo. Algunas causan reacciones alérgicas, como el polen de las plantas, responsable de la fiebre del heno o de un tipo de asma. Las partículas como el polvo de carbón, el carbono y el óxido de estaño no producen mucha reacción en los pulmones.

Otras, como el polvo de cuarzo y de amianto pueden causar cicatrices permanentes en el tejido pulmonar (fibrosis pulmonar). En cantidades importantes, ciertas partículas, como el amianto, pueden causar cáncer en los fumadores.

Silicosis

La silicosis es la formación permanente de tejido cicatricial en los pulmones causada por la inhalación de polvo de sílice (cuarzo).

La silicosis, la enfermedad profesional más antigua que se conoce, se desarrolla en personas que han inhalado polvo de sílice durante muchos años. El polvo de sílice es el principal elemento que constituye la arena, por lo que la exposición es frecuente entre los mineros del metal, los cortadores de piedra arenisca y de granito, los obreros de las fundiciones y los alfareros.

Por lo general, los síntomas aparecen después de 20 o 30 años de exposición al polvo. Sin embargo, en los trabajos donde se utilizan chorros de arena, en la construcción de túneles y en la fabricación de jabones abrasivos que requieren cantidades elevadas de polvo de sílice, los síntomas pueden presentarse en menos de 10 años.

Cuando se inhala, el polvo de sílice entra en los pulmones y las células depuradoras, como los macrófagos, lo engullen. Las enzimas liberadas por las células depuradoras causan la formación de tejido cicatricial en los pulmones. Al principio, las zonas cicatrizadas son pequeñas protuberancias redondas (silicosis nodular simple), pero finalmente se reúnen en grandes masas (silicosis conglomerada). Estas áreas cicatrizadas no permiten el paso del oxígeno a la sangre de forma normal. Así los pulmones pierden elasticidad y se requiere mayor esfuerzo para respirar.

Síntomas y diagnóstico

Los individuos con silicosis nodular simple no tienen dificultad para respirar, pero tienen tos y esputos debido a la irritación de las grandes vías aéreas, el proceso denominado bronquitis. La silicosis conglomerada puede causar tos, producción de esputo y ahogo. Al principio, el ahogo se produce sólo durante los momentos de actividad, pero finalmente se manifiesta también durante el reposo. La respiración puede empeorar a los 2 o 5 años de haber dejado de trabajar con la sílice. El pulmón lesionado somete al corazón a un esfuerzo excesivo y puede causar insuficiencia cardíaca, que a su vez puede evolucionar hacia la muerte. Además, los individuos con silicosis expuestos al microorganismo causante de la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis) son tres veces más propensos a desarrollar la tuberculosis que quienes no están afectados de silicosis.

La silicosis se diagnostica con una radiografía de tórax que muestra el patrón típico de cicatrices y nódulos.

Prevención

El control de la producción de polvo en el lugar de trabajo puede ayudar a prevenir la silicosis. Cuando ésta no se puede controlar, como puede ser el caso de la industria de chorros de arena, los trabajadores deben usar máscaras que suministren aire externo limpio o que filtren completamente las partículas. Dicha protección puede no estar al alcance de todos los trabajadores en una zona polvorienta (por ejemplo, pintores y soldadores) y, en ese caso, siempre que sea posible, se deben utilizar abrasivos distintos a la arena.

Los trabajadores expuestos al polvo de sílice deben hacerse radiografías de tórax con regularidad, cada 6 meses los que trabajan con chorros de arena y cada 2 a 5 años los demás, de modo que sea posible detectar cualquier problema cuanto antes. Si la radiografía revela silicosis, el médico probablemente aconsejará al trabajador que evite la exposición constante a la sílice.

¿Quién tiene el riesgo de contraer enfermedades pulmonares ocupacionales?

Silicosis
  • Mineros del plomo, cobre, plata y oro
  • Ciertos mineros del carbón (por ejemplo, tamizado de techos)
  • Obreros de las fundiciones
  • Alfareros
  • Cortadores de granito o piedra arenisca
  • Obreros que construyen túneles
  • Obreros que fabrican jabones abrasivos
  • Los que trabajan con eyección de chorror de arena
Pulmón negro
  • Obreros del carbón
Asbetosis
  • Obreros que extraen, muelen o manufacturan amianto
  • Obreros de la construcción que instalan o extraen materiales que contienen amianto
Beriliosis
  • Trabajadores aeroespaciales
Neumoconiosis benigna
  • Soldadores
  • Mineros del hierro
  • Operarios del bario
  • Trabajadores del estaño
Asma profesional
  • Sujetos que trabajan con granos, madera de cedro rojo, ricino, tinturas, antibióticos, resinas, té y enzimas utilizadas en la fabricación de detergentes, malta y articulos de cuero
Bisinosis
  • Trabajadores del algondón, cáñamo, yute y lino
Enfermedad de los trabajadores de silos
  • Granjeros

Tratamiento

La silicosis es incurable. Sin embargo, se puede detener la evolución de la enfermedad, interrumpiendo la exposición a la sílice desde los primeros síntomas. Una persona con dificultad para respirar puede sentir alivio con el tratamiento utilizado para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, como son los fármacos que dilatan los bronquios y despejan las secreciones de las vías aéreas. Dado que los individuos que padecen silicosis tienen un alto riesgo de contraer tuberculosis, deben someterse periódicamente a revisiones médicas que incluyan la prueba cutánea para tuberculosis.

Pulmón negro

El pulmón negro (neumoconiosis de los carboneros) es una enfermedad pulmonar causada por la acumulación de polvo de carbón en los pulmones.

Es consecuencia de la aspiración de polvo de carbón durante mucho tiempo. En el pulmón negro simple, el polvo de carbón se acumula alrededor de las pequeñas vías respiratorias (bronquiolos) de los pulmones. A pesar de que el polvo de carbón es relativamente inerte y no provoca demasiadas reacciones, se extiende por todo el pulmón y en una radiografía se observa en forma de pequeñas manchas. El polvo de carbón no obstruye las vías aéreas. Cada año, del uno al dos por ciento de las personas con pulmón negro simple desarrollan una forma más grave de la enfermedad, denominada fibrosis masiva progresiva, en la que se forman cicatrices en extensas áreas del pulmón (como mínimo de 1,5 centímetros de diámetro). La fibrosis masiva progresiva empeora incluso si la persona ya no está expuesta al polvo de carbón. El tejido pulmonar y los vasos sanguíneos de los pulmones pueden quedar destruidos por las cicatrices.

En el síndrome de Caplan (un trastorno poco frecuente que puede afectar a los mineros del carbón que padecen artritis reumatoide), se desarrollan rápidamente grandes nódulos redondos en el pulmón. Tales nódulos pueden formarse en los individuos que han sufrido una exposición significativa al polvo de carbón, incluso sin tener pulmón negro.

Síntomas y diagnóstico

Por lo general, el pulmón negro simple no produce síntomas. Sin embargo, la tos y el ahogo aparecen con facilidad en muchos de los afectados con fibrosis masiva progresiva, ya que también tienen enfisema (causado por fumar cigarrillos) o bronquitis (causada por los cigarrillos o la exposición tóxica a otros contaminantes industriales). Por otra parte, en la fase de mayor gravedad hay tos y, a veces, un ahogo incapacitante.

El médico establece el diagnóstico cuando advierte las manchas características en la radiografía de tórax de la persona que ha estado expuesta al polvo de carbón durante mucho tiempo, por lo general alguien que ha trabajado en minas bajo tierra por lo menos 10 años.

Prevención y tratamiento

Se puede prevenir el pulmón negro suprimiendo el polvo de carbón en el lugar de trabajo. Los trabajadores del carbón se hacen radiografías de tórax cada 4 o 5 años, de modo que la enfermedad se puede detectar en un estadio inicial. Cuando ésta se detecta, el trabajador debe trasladarse a una zona con concentraciones de polvo de carbón bajas para prevenir la fibrosis masiva progresiva.

La prevención es fundamental debido a que no hay cura para el pulmón negro. La persona que no puede respirar libremente puede beneficiarse de los tratamientos utilizados para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, como los fármacos que permiten mantener las vías aéreas abiertas y libres de secreciones.

Asbestosis

La asbestosis es la formación extensa de tejido cicatricial en los pulmones causada por la aspiración del polvo de amianto.

El amianto está compuesto de silicato de mineral fibroso de diversa composición química. Cuando se inhala, las fibras de amianto se fijan profundamente en los pulmones, causando cicatrices. La inhalación de amianto puede también producir el engrosamiento de las dos capas de la membrana que recubre los pulmones (la pleura).

Las personas que trabajan con el amianto corren el riesgo de padecer enfermedades pulmonares. Los obreros que trabajan en la demolición de construcciones con aislamiento de amianto también tienen riesgo, aunque menor. Cuanto más tiempo se expone un individuo a las fibras de amianto, mayor es el riesgo de contraer una enfermedad relacionada con el amianto.

Síntomas

Los síntomas de asbestosis aparecen gradualmente sólo después de la formación de muchas cicatrices y cuando los pulmones pierden su elasticidad. Los primeros síntomas son el ahogo leve y la disminución de la capacidad para el ejercicio.

Los grandes fumadores que padecen bronquitis crónica junto con asbestosis pueden toser y tener respiración sibilante. Gradualmente, la respiración se vuelve más difícil. Alrededor del 15 por ciento de las personas con asbestosis tienen ahogo e insuficiencia respiratoria.

En ocasiones, la inhalación de fibras de amianto puede hacer que el líquido se acumule en el espacio que se encuentra entre las dos capas pleurales (cavidad pleural). En raras ocasiones, el amianto causa tumores en la pleura, denominados mesoteliomas, o en las membranas del abdomen, llamados mesoteliomas peritoneales.

Los mesoteliomas causados por el amianto son un tipo de cáncer y no se pueden curar. Generalmente aparecen tras la exposición al crocidolito, uno de los cuatro tipos de amianto. El amosito, otro tipo, también produce mesoteliomas. El crisotilo probablemente no produce mesoteliomas, pero a veces está contaminado con tremolito que sí los causa. Los mesoteliomas se desarrollan por lo general al cabo de 30 o 40 años de exposición al amianto.

El cáncer de pulmón está relacionado en parte con el grado de exposición a las fibras de amianto; sin embargo, entre las personas que padecen asbestosis, el cáncer de pulmón se desarrolla casi exclusivamente en aquellas que también fuman cigarrillos, en especial en las que fuman más de un paquete al día.

Diagnóstico

En las personas con antecedentes de exposición al amianto, el médico puede a veces diagnosticar asbestosis con una radiografía de tórax que muestra las alteraciones características. Por lo general, la función pulmonar de la persona es anormal y, al auscultar el pulmón, se pueden oír sonidos anormales, llamados crujidos.

Para determinar si un tumor pleural es canceroso, el médico practica una biopsia (extracción de una pequeña porción de pleura para su examen al microscopio). Se puede también extraer y analizar el líquido que rodea a los pulmones (un procedimiento llamado toracocentesis); sin embargo, este procedimiento no es habitualmente tan preciso como la biopsia.

Prevención y tratamiento

Las enfermedades causadas por inhalación de amianto se pueden prevenir disminuyendo al máximo el polvo y las fibras de amianto en el lugar de trabajo.

Dado que el control del polvo ha mejorado en las industrias que utilizan el amianto, es menor el número de personas que sufren de asbestosis en la actualidad, pero los mesoteliomas siguen presentándose en individuos que han estado expuestos hasta hace 40 años. El amianto de las casas debería ser extraído por trabajadores especializados en técnicas de extracción. Los fumadores que han estado en contacto con el amianto pueden reducir el riesgo de cáncer de pulmón dejando de fumar.

La mayoría de los tratamientos para la asbestosis alivia los síntomas; por ejemplo, la administración de oxígeno alivia el ahogo. Drenar el líquido alrededor de los pulmones puede también facilitar la respiración.

En ocasiones, el trasplante de pulmón ha dado resultados muy positivos en la asbestosis. Los mesoteliomas son invariablemente mortales; la quimioterapia no es eficaz y la extirpación quirúrgica del tumor no cura el cáncer.

Beriliosis

La beriliosis es una inflamación pulmonar causada por la aspiración de polvo o vapores que contienen berilio.

En el pasado, el berilio se extraía de las minas para su uso en las industrias químicas y electrónicas y en la fabricación de lámparas de luz fluorescente. En la actualidad, se usa principalmente en la industria aerospacial. Junto con los trabajadores de estas industrias, algunas personas que vivían cerca de las refinerías de berilio también desarrollaron la beriliosis.

La diferencia entre la beriliosis y las demás enfermedades pulmonares ocupacionales es que los procesos pulmonares parecen producirse solamente en individuos sensibles al berilio y que representan aproximadamente el 2 por ciento de los que están en contacto con él. La enfermedad puede manifestarse incluso en aquellas personas que han sufrido una exposición relativamente breve al berilio y los síntomas pueden tardar en aparecer de 10 a 20 años.

Síntomas y diagnóstico

En algunas personas, la beriliosis se produce de repente (beriliosis aguda), principalmente en forma de una inflamación del tejido pulmonar (neumonitis). Las personas con beriliosis aguda tienen accesos repentinos de tos, dificultad para respirar y pérdida de peso. La beriliosis aguda puede también afectar a la piel y a los ojos.

Otros sujetos padecen beriliosis crónica, caracterizada por la formación de un tejido anormal en los pulmones y por el aumento del tamaño de los ganglios linfáticos. En estas personas, la tos, la dificultad respiratoria y la pérdida de peso se desarrollan de forma gradual.

El diagnóstico se basa en la historia personal de exposición al berilio, en los síntomas y en las alteraciones características que se pueden observar en la radiografía de tórax. Sin embargo, las radiografías de beriliosis se parecen a las de otra enfermedad pulmonar, la sarcoidosis, de ahí que puedan necesitarse pruebas inmunológicas complementarias.

Pronóstico y tratamiento

La beriliosis aguda puede ser grave, incluso mortal. Sin embargo, por lo general, los individuos se restablecen, a pesar de estar muy enfermos al principio por la rigidez de los pulmones y la alteración de la función pulmonar. Con un tratamiento adecuado, como la respiración asistida y los corticosteroides, el paciente se recupera habitualmente al cabo de un periodo de 7 a 10 días, sin efectos residuales.

Cuando los pulmones están gravemente afectados por la beriliosis crónica, el corazón puede sufrir debido a un esfuerzo excesivo, provocando insuficiencia cardíaca y muerte. A veces los corticosteroides, como la prednisona oral, se prescriben para la beriliosis crónica, aunque infortunadamente no son muy útiles.

Asma profesional

El asma profesional es un espasmo reversible de las vías aéreas pulmonares causado por la aspiración, en el lugar de trabajo, de partículas o de vapores que actúan como irritantes o causan una reacción alérgica.

Muchas sustancias, en el lugar de trabajo, pueden provocar espasmos de las vías aéreas que dificultan la respiración. Algunas personas son particularmente sensibles a los agentes irritantes que se hallan en el aire.

Síntomas

El asma profesional puede causar ahogo, opresión en el pecho, respiración sibilante, tos, goteo nasal y lacrimación. En algunas personas, la respiración sibilante es el único síntoma.

Los síntomas pueden producirse durante la jornada de trabajo, pero con frecuencia comienzan al cabo de unas horas de haberla finalizado. En algunas personas, los síntomas comienzan hasta 24 horas después de la exposición. Además, los síntomas pueden aparecer y desaparecer durante una semana o más después de la exposición. De este modo, es difícil de establecer la relación entre el lugar de trabajo y los síntomas. A menudo los síntomas disminuyen o desaparecen durante el fin de semana o las vacaciones. Los síntomas empeoran con la exposición repetida a los agentes irritantes.

Diagnóstico

Para establecer el diagnóstico, el médico solicita que el paciente describa los síntomas y el tipo de exposición a la sustancia que causa el asma. En ocasiones, la reacción alérgica se puede detectar con una prueba cutánea (prueba del parche), en la que una pequeña cantidad de la sustancia sospechosa se coloca sobre la piel.

Si resulta difícil establecer un diagnóstico, se realiza una prueba de provocación por inhalación, en la que el paciente aspira pequeñas cantidades de la sustancia sospechosa y el médico observa si aparecen sibilancias y ahogo y también hace pruebas para determinar si existe una disminución de la función pulmonar.

Dado que las vías aéreas pulmonares pueden comenzar a estrecharse antes de que aparezcan los síntomas, el individuo con síntomas retardados puede utilizar un aparato para controlar las vías aéreas durante las horas laborables. Este aparato, un medidor manual del flujo máximo, mide la velocidad de espiración del aire de los pulmones. Cuando las vías aéreas se estrechan, la velocidad disminuye marcadamente, sugiriendo asma profesional.

Prevención y tratamiento

Existen medidas de control de polvo y de vapores, en las industrias que utilizan sustancias que puedan causar asma; sin embargo, puede ser imposible eliminarlas del todo. Los trabajadores que padecen asma aguda deberían hacer lo posible por cambiar de trabajo. Con frecuencia la exposición constante provoca asma más grave y persistente.

Los tratamientos son los mismos que se aplican en otros tipos de asma. Los fármacos que abren las vías aéreas (broncodilatadores) pueden administrarse en un inhalador (por ejemplo, el albuterol) o en comprimidos (por ejemplo, la teofilina). Para los ataques graves, se pueden tomar corticosteroides (como la prednisona) por vía oral durante un período breve. En tratamientos de larga duración, se prefieren los corticosteroides por inhalación.

Bisinosis

La bisinosis es un estrechamiento de las vías respiratorias causado por la aspiración de partículas de algodón, lino o cáñamo.

Aunque la bisinosis se produce casi exclusivamente en las personas que trabajan con el algodón sin procesar, quienes trabajan con lino y cáñamo pueden también desarrollar este tipo de afección. Los obreros que abren fardos de algodón en rama o que trabajan en las primeras fases del procesamiento del algodón parecen ser los más afectados. Aparentemente, algún elemento del algodón en rama provoca el estrechamiento de las vías aéreas en las personas propensas.

Síntomas y diagnóstico

La bisinosis puede causar sibilancias al respirar y opresión en el pecho, por lo general durante el primer día de trabajo después de un descanso. A diferencia del asma, los síntomas tienden a disminuir tras una exposición repetida y la opresión en el pecho puede desaparecer hacia el final de la semana de trabajo.

Sin embargo, cuando se trata de una persona que ha trabajado con algodón durante muchos años, la opresión en el pecho puede durar 2 o 3 días o incluso la semana completa. La exposición prolongada al polvillo del algodón aumenta la frecuencia de las sibilancias pero no evoluciona hacia una enfermedad pulmonar discapacitante.

El diagnóstico se establece mediante una prueba que muestra la disminución de la capacidad pulmonar a lo largo de la jornada laboral; por lo general, esta disminución es mayor durante el primer día de trabajo.

Prevención y tratamiento

El control del polvo es el mejor modo de prevenir la bisinosis. La respiración sibilante y la opresión en el pecho se pueden tratar con los mismos fármacos utilizados para el asma. Los fármacos que abren las vías aéreas (broncodilatadores) pueden administrarse en un inhalador (por ejemplo, el albuterol) o en comprimidos (por ejemplo, la teofilina).

Exposición a gases y a sustancias químicas

Muchos tipos de gases, como el cloro, el fosgeno, el dióxido de azufre, el sulfato de hidrógeno, el dióxido de nitrógeno y el amoníaco, pueden liberarse de repente por un accidente industrial e irritar gravemente los pulmones.

Los gases como el cloro y el amoníaco se disuelven con facilidad e irritan inmediatamente la boca, la nariz y la garganta. Las partes inferiores de los pulmones se ven afectadas sólo cuando el gas se inhala profundamente. Los gases radiactivos, que se liberan en el accidente de un reactor nuclear, pueden provocar cáncer de pulmón y otras formas de cáncer que pueden tardar años en desarrollarse. Algunos gases como el dióxido de nitrógeno no se disuelven fácilmente. Por consiguiente, no producen señales iniciales de exposición, como irritación de la nariz y de los ojos, y son más propensos a ser profundamente inhalados en los pulmones. Dichos gases pueden causar la inflamación de las vías aéreas pequeñas (bronquiolitis) o causar la acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar).

En la enfermedad de los trabajadores de los silos, que se produce por la inhalación de vapores que contienen dióxido de nitrógeno liberado por el moho de los silos, puede que el líquido no aparezca en los pulmones hasta después de 12 horas de la exposición; la afección puede mejorar transitoriamente y luego reaparecer al cabo de entre 10 y 14 días, incluso aunque no haya habido un nuevo contacto con el gas. Dicha recurrencia tiende a afectar a las pequeñas vías aéreas (bronquiolos).

En algunas personas puede aparecer bronquitis crónica a causa de la exposición a pequeñas cantidades de gas u otras sustancias químicas durante un período prolongado.

Además, se cree que la exposición a ciertas sustancias químicas (los compuestos de arsénico y los hidrocarburos), provocan cáncer en algunas personas. El cáncer puede desarrollarse en los pulmones o en cualquier parte del organismo, dependiendo de la sustancia inhalada.

Síntomas y diagnóstico

Los gases solubles como el cloro producen graves quemaduras en los ojos, la nariz, la garganta, la tráquea y en las grandes vías aéreas. A menudo producen tos y sangre en el esputo (hemoptisis), siendo también frecuentes las náuseas y el ahogo. Los gases menos solubles como el dióxido de nitrógeno producen ahogo, en ocasiones grave, al cabo de 3 o 4 horas.

Una radiografía de tórax puede evidenciar si se ha producido edema pulmonar o bronquiolitis.

Pronóstico, prevención y tratamiento

La mayoría de las personas se recupera completamente de una exposición accidental a gases. La complicación más grave es la infección pulmonar.

El mejor modo de prevenir la exposición es obrar con extrema cautela cuando se manipulan gases y sustancias químicas.

En caso de un escape accidental, deben estar disponibles las máscaras de gas con su propia provisión de aire. Los granjeros en los silos necesitan estar informados sobre el peligro de las exposiciones a gases tóxicos.

El oxígeno es la base del tratamiento. Cuando la lesión pulmonar es grave, la persona puede necesitar respiración artificial. Los fármacos que abren las vías aéreas, los líquidos por vía intravenosa y los antibióticos pueden ser útiles. A menudo se prescriben corticosteroides como la prednisona para reducir la inflamación de los pulmones.

Neumoconiosis benigna

Hay otras sustancias que, en algunas ocasiones, muestran alteraciones de los pulmones en las radiografías. La siderosis resulta de la inhalación del óxido de hierro; la baritosis, de la inhalación de bario y la estannosis, de la inhalación de partículas de estaño. Si bien estos polvos son evidentes en una radiografía de tórax, no causan grandes reacciones en el pulmón, de modo que las personas expuestas a ellos no manifiestan síntomas ni deterioro funcional.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.