Síndrome del ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico (síndrome de Stein-Leventhal) es un trastorno en el cual los ovarios aumentan de tamaño y contienen varias bolsas llenas de líquido (quistes); así mismo, se elevan los niveles de hormonas masculinas (andrógenos), hasta el punto de producir en ciertos casos características masculinas.

En este síndrome, la glándula hipófisis secreta una gran cantidad de hormona luteinizante que incrementa la producción de andrógenos y, en consecuencia, la mujer a veces desarrolla acné y aumento del vello (hirsutismo). Si no se trata este trastorno, algunos de los andrógenos se convierten en estrógenos y los valores de estos últimos crónicamente altos pueden aumentar el riesgo de cáncer del revestimiento interno del útero (cáncer de endometrio).

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas típicamente aparecen durante la pubertad, haya o no aparecido antes de la menstruación. Entre estos síntomas destacan la obesidad y el aumento del vello del cuerpo (hirsutismo), que le confiere a la mujer cierto aspecto varonil, especialmente el que se desarolla sobre el pecho y la cara. En contraposición a ello, otras veces puede producirse una hemorragia vaginal irregular y copiosa sin que aumenten el peso o el vello corporal.

En general el diagnóstico se establece a partir de los síntomas. Se miden los valores de hormona luteinizante y de hormonas masculinas en sangre y, además, se realiza una ecografía para visualizar los ovarios. Existen varios procedimentos que permiten conocer si las hormonas masculinas son producidas por un tumor.

Tratamiento

No existe un tratamiento ideal. La elección del tratamiento depende del tipo y la intensidad de los síntomas, la edad de la mujer y sus deseos de quedar embarazada.

Una mujer a quien no le ha crecido el vello corporal puede tomar progestágenos sintéticos (un fármaco similar a la progesterona) o anticonceptivos orales, a menos que desee quedar embarazada, haya alcanzado la menopausia o presente otros factores de riesgo asociados a enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos. También se administran progestágenos sintéticos para reducir el riesgo de cáncer de endometrio debido a los altos valores de estrógenos. En general, se toma una muestra del revestimiento interno uterino para examinarla al microscopio antes de comenzar un tratamiento farmacológico para asegurarse de que no hay cáncer.

Ovario poliquístico
Los ovarios poliquísticos son en general de mayor tamaño que los normales.

Ovario poliquístico

Cuando aumenta la cantidad de vello corporal, se usan varios métodos de erradicación, como la electrólisis, las pinzas, la cera, los líquidos o cremas para eliminar el vello (depilatorios) o se aclara su color para hacerlo menos visible. Ningún tratamiento para extraer el exceso de vello es ideal o eficaz por completo. Otro tratamiento es la administración de anticonceptivos orales, aunque hay que tomarlos durante varios meses antes de que pueda apreciarse ningún efecto, que, de todos modos, suele ser leve.

La espironolactona, un fármaco que bloquea la producción y acción de las hormonas masculinas, puede dar buenos resultados en la reducción del vello corporal no deseado.

Los efectos secundarios son un aumento en la producción de orina, disminución de la presión arterial (a veces hasta llegar al desmayo) al incorporarse o ponerse de pie rápidamente, dolor en las mamas y hemorragia vaginal irregular. Como no se conocen sus efectos sobre el feto en desarrollo, cualquier mujer sexualmente activa que tome este fármaco debería usar métodos de control de la natalidad eficaces.

Si una mujer con síndrome del ovario poliquístico desea quedar embarazada, se le puede administrar clomifeno, un fármaco que estimula la liberación de óvulos por los ovarios. Si no es efectivo, se pueden probar varias hormonas; entre ellas se encuentra la hormona foliculoestimulante y la hormona liberadora de gonadotropinas, que estimula la secreción de la hormona foliculoestimulante. Si estos fármacos no dan resultado, se puede considerar la posibilidad de una intervención quirúrgica para extirpar una parte del ovario (resección en cuña) o una electrocauterización de los quistes ováricos (destruirlos mediante una corriente eléctrica). A pesar de que estos tratamientos pueden inducir la ovulación durante un cierto período de tiempo, en general los procedimientos quirúrgicos son el último recurso, porque se pueden formar cicatrices en el tejido capaces de hacer disminuir la capacidad de la mujer para quedar embarazada.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.