Retraso mental

El retraso mental es la capacidad intelectual inferior a la normal que está presente desde el momento del nacimiento o en los primeros años de la infancia.

Las personas con retraso mental tienen un desarrollo intelectual inferior al normal y dificultades en el aprendizaje y en la adaptación social. Alrededor del 3 por ciento de la población presenta retraso mental.

Causas

La inteligencia está determinada tanto por la herencia como por el medio ambiente. En la mayoría de los casos de retraso mental se desconoce la causa, pero existen muchos factores durante el embarazo de una mujer que pueden causar o contribuir al retraso mental del niño. Los más frecuentes son el uso de ciertos medicamentos, el consumo exagerado de alcohol, los tratamientos con radiación, la desnutrición y ciertas infecciones víricas como la rubéola. Las anomalías cromosómicas, como el síndrome de Down, son una causa frecuente de retraso mental. Varios trastornos hereditarios pueden también ser los responsables. Algunos, como la fenilcetonuria y el cretinismo (hipofunción de la glándula tiroides), pueden corregirse antes de que se produzca el retraso mental. Las dificultades asociadas a un nacimiento prematuro, las lesiones cefálicas durante el parto o los valores muy bajos de oxígeno durante el nacimiento son otras de las causas de retraso mental.

Diagnóstico y pronóstico

Una vez que se produce el retraso mental, por lo general éste es irreversible. Es necesario llegar a un diagnóstico precoz del retraso mental para poder determinar una educación de tipo terapéutico así como una planificación a largo plazo.

La inteligencia inferior a la normal puede ser identificada y cuantificada mediante pruebas de inteligencia. Tales pruebas presentan un sesgo de tipo medio, es decir, tienen cierto margen de error, pero señalan con una razonable exactitud el rendimiento intelectual, particularmente en un niño mayor.

Los niños con un coeficiente intelectual entre 69 y 84 tienen dificultades de aprendizaje pero no presentan retraso mental. Rara vez se les detecta esta deficiencia antes de comenzar el colegio, sino que precisamente es allí donde los problemas educacionales y de comportamiento resultan evidentes. Con ayuda especializada, suelen cursar sus estudios sin grandes dificultades y llevan a cabo una vida normal.

Todos los niños con retraso mental pueden beneficiarse con la educación. Los que presentan un retraso mental leve (un coeficiente intelectual de 52 a 68) pueden alcanzar un nivel de lectura similar al de los niños que cursan entre cuarto y sexto grado. Si bien les cuesta leer, la mayoría de los niños con retraso mental leve puede adquirir las habilidades básicas necesarias para la vida diaria. Necesitan cierta supervisión y apoyo, además de medios educativos y de preparación especiales. Con el paso de los años pueden requerir un sistema de vida y una situación laboral bajo tutelaje. Si bien, por lo general, no tienen defectos físicos obvios, las personas con retraso leve pueden padecer epilepsia.

Grados de retraso mental

Grado Coeficiente intelectual Habilidades durante la edad preescolar (Nacimiento - 5 años) Habilidades durante la edad escolar (6 - 20 años) Habilidades durante la edad adulta (de 21 años en adelante)
Leve 52 - 68 Puede desarrollar habilidades sociales y de comunicación; la coordinación muscular es algo deficiente; por lo general no se diagnostica sino hasta años después. Puede tener un conocimiento similar al del sexto grado de una enseñanza general básica, al final de la adolescencia; puede enseñársele cierta conformidad social; puede ser educado. Por lo general consigue desarrollar habilidades sociales y vocacionales para su sostenimiento, pero puede necesitar consejo y asistencia durante los momentos inusuales socialmente o críticos económicamente.
Moderado 36 - 41 Puede hablar o aprende a comunicarse; tiene poca conciencia social; la coordinación muscular es buena; se beneficia si aprende a valerse por sí solo. Puede aprender algunas habilidades sociales y laborales; es poco probable que supere un nivel de segundo grado escolar; muchos aprenden a viajar solos en sitios que les resulten familiares. Puede aprender a sostenerse por sí solo si realiza trabajos sencillos o de cierta complejidad bajo tutela; necesita supervisión y consejo cuando se encuentra en una situación de estrés económico o social.
Grave 20 - 35 Puede decir alguna palabras; es capaz de aprender algunas habilidades; tiene poca o ninguna habilidad expresiva; la coordinación muscular es deficiente. Habla o aprende a comunicase; puede aprender hábitos de limpieza simples; se beneficia de la enseñanza de hábitos. Puede contribuir parcialmente a cuidar de sí mismo bajo una supervisión completa puede desarrollar algunas habilidades útiles de autoprotección en un ambiente controlado.
Profundo 19 o inferior Extremadamente retrasado; poca coordinación muscular; puede necesitar cuidado especial. Ligera coordinación muscular, probablemente no logre caminar ni hablar. Cierta coordinación muscular y del habla; puede aprender a cuidar de sí mismo de forma muy limitada; necesita cuidado especial.

Adaptado de Kenny TJ, Clemmens RL Retraso mental, en El cuidado pediátrico básico, editado por RA Hoekelman. St. Louis, C.V. Mosby Company. 1997. p. 410; utilizado con permiso.

Los individuos con retraso leve suelen ser inmaduros y poco refinados, con una capacidad poco desarrollada para las relaciones sociales. Su pensamiento es siempre muy específico para cada situación y suelen ser incapaces de generalizar. Les cuesta adaptarse a nuevas situaciones y pueden demostrar poco juicio, falta de prevención y demasiada credulidad. Si bien no suelen cometer ofensas graves, las personas con retraso leve pueden cometer crímenes impulsivos, por lo general formando parte de un grupo y, a veces, para mejorar su posición dentro del grupo.

Los niños con retraso moderado (coeficiente mental de 36 a 51) van evidentemente muy despacio al aprender a hablar y para alcanzar otras metas del desarrollo, como sentarse, por ejemplo. Si reciben preparación y apoyo adecuados, los adultos con retraso leve y moderado pueden vivir con un grado variado de independencia dentro de la comunidad. Algunos requieren sólo un poco de ayuda, mientras que otros necesitan una supervisión mucho más importante.

Un niño con un retraso mental grave (coeficiente intelectual de 20 a 35) no puede recibir el mismo nivel de aprendizaje que un niño con retraso moderado. El niño con un retraso profundo (con coeficiente intelectual 19 o inferior) por lo general no consigue aprender a caminar, ni a hablar, ni tan sólo llega a comprender demasiado.

La esperanza de vida de los niños con retraso mental puede ser más corta, dependiendo de la causa y de la gravedad del mismo. Por lo general, cuanto más grave es el retraso, menor es la esperanza de vida.

Prevención

El asesoramiento genético ofrece a los padres de un niño con retraso mental información acerca de cuál ha sido la causa del retraso y les permite apreciar mejor el riesgo de tener otro hijo con el mismo defecto. La amniocentesis y el estudio de las vellosidades coriónicas son pruebas de diagnóstico que pueden detectar diversas anomalías en el feto, como trastornos genéticos y defectos cerebrales o de la médula espinal. Se recomiendan ambas pruebas para las mujeres embarazadas mayores de 35 años debido al gran riesgo que corren de tener un hijo con síndrome de Down.

La ecografía también puede determinar defectos cerebrales en el feto. Puede cuantificarse la concentración de alfa-fetoproteína en la sangre de la madre para buscar señales de síndrome de Down y espina bífida. Si se logra diagnosticar el retraso mental antes del nacimiento, esto puede permitir a los padres decidir acerca de la opción del aborto y poder realizar en consecuencia una planificación futura de su familia. La vacuna contra la rubéola ha disminuido notablemente la incidencia de esta enfermedad como causa de retraso mental.

Tratamiento

El médico de familia, con la asistencia de varios especialistas, desarrolla un programa completo e individualizado para el niño con retraso. Un niño con retraso en su desarrollo debe participar en un programa de intervención precoz tan pronto se le diagnostique el retraso mental. El apoyo emocional de la familia es parte integral del programa. Un niño con retraso suele vivir mejor en su casa o bien en una residencia comunitaria y, en la medida de lo posible, debe asistir a un centro normal de cuidados diurnos o estar involucrado en un programa preescolar.

El nivel de competencia social es tan importante como el coeficiente intelectual a la hora de determinar hasta qué punto el retraso limitará al niño. Ambos representan grandes problemas para los niños que se encuentran en la escala más baja del coeficiente intelectual. Para los niños con coeficientes intelectuales más altos, otros factores (como los impedimentos físicos, los problemas de personalidad, la enfermedad mental y las habilidades sociales) pueden determinar el grado de cuidados que se necesitan.

Rara vez está indicado enviar al niño a una residencia y esa decisión requiere un profundo debate entre la familia y los médicos. Si bien es difícil tener en casa un niño con retraso, raramente es la causa principal de discordia dentro de una familia. De todos modos, la familia necesita apoyo psicológico y también puede requerir ayuda para el cuidado diario del niño. Esta clase de ayuda puede provenir de centros de cuidados diurnos, de una niñera y de centros de cuidados temporales. Un adulto con retraso puede llegar a precisar atención de forma permanente, para lo cual se le puede internar en un centro especial para deficientes, en un albergue o en un centro de cuidados.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.