Fármacos sin prescripción médica

Los fármacos sin prescripción médica son los productos accesibles sin receta médica. Permiten aliviar muchos síntomas molestos y curar algunas enfermedades de manera simple y sin los gastos de una consulta médica.

Sin embargo, la revolución de la automedicación de los últimos veinte años, fomentada por la disponibilidad de fármacos seguros y eficaces de venta sin prescripción médica, requiere sentido común y responsabilidad.

Reseña histórica

Hace algún tiempo, muchos fármacos eran accesibles sin prescripción médica. Antes de que existieran los organismos oficiales competentes, casi todo se podía introducir en un frasco y vender como un remedio seguro. El alcohol, la cocaína, la marihuana y el opio eran algunos de los productos que se vendían sin prescripción médica y sin informar a los usuarios. En algunos países la promulgación de leyes específicas otorgó una cierta autoridad al Estado para emitir normas, pero no se determinaron pautas claras sobre qué fármacos se podían vender con o sin prescripción médica.

Por ello se enmendaron leyes para resolver problemas de seguridad y clarificar la diferencia entre fármacos con y sin prescripción médica. Los fárma-cos con prescripción médica eran compuestos que podían provocar dependencia, ser tóxicos o inseguros para el uso excepto bajo control médico. Cualquier otra sustancia se podía vender sin prescripción médica.

Según leyes posteriores, los fármacos de venta sin prescripción médica debían reunir los requisitos de seguridad y eficacia al mismo tiempo. Sin embargo, lo que sí funciona para un paciente puede no servir para otro. Además, cualquier fármaco puede causar efectos adversos. Algunas personas se refieren a los efectos adversos como efectos secundarios, pero este término no aclara que los efectos adicionales sean, por lo general, indeseados. Sin un sistema organizado que informe de los efectos adversos de los fármacos de venta sin prescripción médica, los organismos oficiales y los fabricantes de fármacos no disponen de medios para conocer su frecuencia y gravedad.

Finalmente, en los últimos años se ha producido un cambio importante: muchos fármacos que se vendían con prescripción médica han pasado a venderse sin receta.

Consideraciones sobre la seguridad

Consideraciones para la reclasificación de un fármaco

Margen de seguridad

  • ¿Qué efectos perjudiciales puede causar el fármaco?
  • ¿Requiere la administración del producto la asistencia de un profesional de la salud?
  • ¿Puede el producto tener efectos nocivos (incluidos los producidos por su uso erróneo)?
  • ¿Puede el producto crear dependencia?
  • ¿Que probabilidad tiene el producto de generar abuso?
  • ¿Ofrece más beneficios que riesgos el permitir la venta del fármaco sin una prescripción médica?

Facilidad del diagnóstico y del tratamiento

  • ¿Es sencillo el auto diagnóstico?
  • ¿Puede tratarse la afección sin asistencia médica?

Instrucciones

  • ¿Pueden escribirse instrucciones adecuadas para el uso del producto?
  • ¿Pueden escribirse advertencias sobre el mal uso?
  • ¿Puede cualquier persona entender las instrucciones?

La seguridad es la preocupación principal de los organismos oficiales para determinar si un fármaco accesible sólo con prescripción médica puede pasar a venderse sin receta. Todos los fármacos tienen beneficios y riesgos, es decir, se deben tolerar algunos riesgos si se quieren obtener los beneficios de un fármaco. Sin embargo, se debe definir un grado aceptable de riesgo.

La seguridad de un fármaco de venta sin prescripción médica depende de su uso adecuado. El uso apropiado lo determina con frecuencia el propio consumidor, por lo que cabe un margen de error. Por ejemplo, la mayoría de los dolores de cabeza no son peligrosos, pero en casos excepcionales un dolor de cabeza puede ser una señal de alarma que indique la presencia de un tumor o una hemorragia cerebral. De la misma manera, lo que parece ser acidez de estómago podría ser la alarma de un inminente infarto cardíaco. Por último, debe emplearse el sentido común para determinar si un síntoma o dolencia es leve o requiere atención médica.

Los fabricantes y los organismos oficiales intentan compensar seguridad y eficacia, determinando las dosis apropiadas de los fármacos que se venden sin receta. Cuando se adquieren fármacos sin prescripción médica, se deben leer y seguir las instrucciones con cuidado. Dado que el mismo nombre comercial se puede aplicar a una fórmula de liberación inmediata o a una fórmula de liberación controlada (liberación lenta), se debe comprobar la etiqueta cada vez que se adquiere un producto. No es seguro asumir que la dosis es la misma.

En los últimos años se ha producido un aumento excesivo de marcas, por eso también es importante controlar los componentes y no fiarse de los nombres comerciales conocidos. Por ejemplo, se dispone de más de una docena de formulaciones diferentes de un mismo nombre comercial con una gran variedad de componentes. No todos los productos de un cierto antiácido contienen los mismos componentes (algunos contienen óxidos de aluminio y magnesio, otros contienen carbonato cálcico). Al seleccionar un producto, se debe saber qué ingrediente es el más apropiado para un problema específico.

Algunas personas experimentan efectos adversos ocasionados por fármacos de venta sin receta, aunque los utilicen de forma correcta. Por ejemplo, la anafilaxia, una reacción alérgica grave y rara ocasionada por analgésicos como la aspirina, el ketoprofeno, el naproxeno o el ibuprofeno, puede producir urticaria, picores, problemas respiratorios y colapso cardiovascular. Estos fármacos pueden también irritar el aparato digestivo y causar úlceras.

A menudo, las etiquetas de los fármacos de venta sin prescripción médica no facilitan la lista completa de las posibles reacciones adversas. Debido a esto, se cree que estos fármacos presentan pocos o ningún efecto adverso. Por ejemplo, el prospecto de un analgésico sólo recomienda no tomar el fármaco durante más de 10 días. La información de la caja, el envase y el prospecto que acompañan al fármaco no describen los posibles efectos adversos graves debidos al uso prolongado. Como consecuencia, las personas que sufren dolor o inflamación crónica pueden tomar el fármaco mucho tiempo sin tener en cuenta los problemas que pueden surgir.

Analgésicos y antiinflamatorios

Los analgésicos de venta sin prescripción médica como la aspirina, el ibuprofeno, el ketoprofeno, el naproxeno y el paracetamol (acetaminofén) son seguros si se administran durante períodos breves. Todos, excepto el paracetamol, reducen también la inflamación y están catalogados como fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Sus etiquetas aconsejan evitar su uso durante más de 7 a 10 días. Se debe consultar al médico si los síntomas empeoran o no desaparecen.

Aspirina

El analgésico de venta sin prescripción médica más antiguo y barato es la aspirina (ácido acetilsalicílico). La aspirina y otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos bloquean la enzima cicloxigenasa, que es crucial para la creación de prostaglandinas. Las prostaglandinas son sustancias similares a las hormonas que alteran el diámetro de los vasos sanguíneos, elevan la temperatura corporal como respuesta a la infección y desempeñan un papel crucial en la coagulación de la sangre, además de otros efectos. La liberación en el organismo de prostaglandinas como respuesta a una lesión (quemadura, rotura, torcedura o distensión muscular) produce inflamación, enrojecimiento e hinchazón.

Dado que las prostaglandinas desempeñan un papel protector del aparato digestivo contra el ácido gástrico, tomar aspirina o un fármaco similar puede causar trastornos gastrointestinales, úlceras y hemorragias. Todos los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, incluyendo la aspirina, pueden causar acidez, indigestión y úlceras pépticas.

Los compuestos tamponados pueden disminuir los efectos directos irritantes de la aspirina. Estos productos contienen un antiácido, que crea un medio alcalino que intensifica la disolución de la aspirina y puede reducir el tiempo durante el cual la aspirina está en contacto con el estómago. Sin embargo, dado que el tampón no puede contrarrestar la reducción de prostaglandinas, la aspirina puede irritar el estómago.

La aspirina con envoltura entérica se ha fabricado para pasar intacta a través del estómago y disolverse en el intestino delgado, minimizando la irritación directa. Sin embargo, la aspirina revestida de este modo se absorbe irregularmente. Es probable que la ingestión de alimentos demore el vaciado del estómago y, por lo tanto, retrase la absorción de este tipo de aspirina y el alivio del dolor.

Dado que la aspirina puede interferir con la coagulación de la sangre, los pacientes que la toman presentan un mayor riesgo de hemorragias. Las personas que se lesionan con facilidad son especialmente vulnerables. Cualquier paciente con procesos hemorrágicos o presión arterial alta no controlada debe evitar la aspirina, excepto bajo control médico. Si se usan simultáneamente aspirina y anticoagulantes (como la warfarina) se puede provocar una hemorragia grave. Por lo general, la aspirina no debe administrarse durante la semana previa a una intervención quirúrgica.

La aspirina puede también agravar el asma. Los pacientes que sufren de pólipos nasales son propensos a desarrollar asma si toman aspirina. La alergia a la aspirina puede producir erupciones cutáneas o dificultades graves en la respiración. En dosis altas, la aspirina puede causar zumbidos en los oídos.

Los niños y adolescentes que tienen o pueden tener gripe o varicela no deben tomar aspirina porque pueden desarrollar el síndrome de Reye. A pesar de ser poco frecuente, el síndrome de Reye puede tener graves consecuencias, incluso la muerte.

Ibuprofeno, ketoprofeno y naproxeno

En algunos países, el ibuprofeno ha sido reclasificado, pasando de fármaco con prescripción médica a fármaco de venta libre, sin prescripción. El ibuprofeno con prescripción médica se presenta en comprimidos de 300, 400, 600 y 800 miligramos; el ibuprofeno sin prescripción sólo está disponible en comprimidos de 200 miligramos.

El ketoprofeno también ha sido aprobado como fármaco sin prescripción médica. El ketoprofeno con prescripción se presenta en cápsulas de 25, 50 y 75 miligramos y en cápsulas de liberación prolongada de 100 miligramos. El ketoprofeno sin prescripción médica sólo está disponible en presentación de 25 miligramos.

El naproxeno también fue aprobado como fármaco sin prescripción. El naproxeno con prescripción médica se presenta en formulación de 250, 375 y 500 miligramos. El naproxeno sin prescripción sólo está disponible en formulación de 200 miligramos. La posología y pauta de tratamiento para el naproxeno sin prescripción médica recomienda que no se exceda la dosis de 3 grageas cada 24 horas, salvo indicación médica. Los adultos mayores de 65 años no deben tomar más de una gragea cada 12 horas, a menos que el médico indique lo contrario.

Por lo general, se cree que el ibuprofeno, el ketoprofeno y el naproxeno son más suaves para el estómago que la aspirina, aunque pocos estudios han comparado realmente estos fármacos. Al igual que la aspirina, el ibuprofeno, el ketoprofeno y el naproxeno pueden causar indigestión, náuseas, diarrea, acidez, dolor de estómago y úlceras. Otros efectos adversos incluyen somnolencia, vértigo, zumbidos en los oídos, trastornos visuales, retención de agua y dificultades respiratorias. Aunque el ibuprofeno, el ketoprofeno y el naproxeno no perjudican la coagulación de la sangre más que la aspirina, no se deben combinar con anticoagulantes como la warfarina, excepto bajo un estricto control médico. Así mismo, el control médico es necesario antes de administrar ibuprofeno, ketoprofeno o naproxeno a individuos con problemas renales o hepáticos, insuficiencia cardíaca o presión arterial alta.

Algunos fármacos prescritos para el corazón y la presión arterial no actúan tan bien si se combinan con estos antiinflamatorios. Los individuos que toman bebidas alcohólicas regularmente pueden tener mayor riesgo de afección del estómago, úlceras y disfunción hepática.

Los pacientes alérgicos a la aspirina pueden también serlo al ibuprofeno, ketoprofeno y naproxeno. Las erupciones cutáneas, picores, o dificultades de respiración requieren atención médica inmediata.

Paracetamol (acetaminofén)

Originariamente comercializado para el dolor y la fiebre en los niños, el paracetamol se convirtió en fármaco sin prescripción médica. El paracetamol es más o menos comparable a la aspirina en su potencial analgésico y acción antitérmica, pero tiene menor actividad antiinflamatoria que la aspirina, el ibuprofeno, el ketoprofeno o el naproxeno. La vía de acción del paracetamol todavía no se conoce con exactitud.

Nuevas investigaciones sugieren que el paracetamol proporciona alivio con frecuencia contra los dolores de la artrosis. En uno de los estudios, el paracetamol fue tan eficaz como el ibuprofeno para aliviar los síntomas de artritis en la rodilla. El paracetamol presenta pocos efectos adversos en el estómago. Los pacientes que no toleran la aspirina, el ibuprofeno, el ketoprofeno o el naproxeno, toleran con frecuencia el paracetamol. La ausencia de complicaciones en el estómago ha llevado a algunos a creer que el paracetamol no tiene efectos adversos. Sin embargo, si se administra en dosis altas durante períodos prolongados se pueden correr algunos riesgos, como por ejemplo trastornos renales. El uso regular de otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos, excepto la aspirina, puede aumentar también el riesgo de enfermedades renales.

Una sobredosis de más de 15 gramos de paracetamol puede producir una lesión hepática irreversible. Dosis menores durante períodos prolongados de tiempo no implican lesiones del hígado graves. Los consumidores de cantidades importantes de alcohol presentan más riesgo de afecciones hepáticas por el uso exagerado de paracetamol. El ayuno puede contribuir a la lesión hepática. Se necesita una investigación adicional, pero las observaciones hasta el momento sugieren que las personas que toman paracetamol y dejan de comer por causa de un fuerte resfriado o una gripe pueden presentar lesiones del hígado.

Muchos productos de venta sin prescripción médica, como los remedios contra alergias, resfriados, tos, gripe, dolor y sinusitis contienen paracetamol. Se debe evitar el tomar simultáneamente varios fár-macos que contengan paracetamol.

Remedios para los resfriados

Se han identificado más de 100 virus como responsables del resfriado común y todavía no se dispone de un tratamiento curativo. La gente gasta muchísimo dinero cada año tratando de aliviar los síntomas del resfriado. Sin embargo, algunas autoridades mantienen que si un individuo no toma nada el resfriado desaparece al cabo de una semana y que al tomar un fármaco se siente mejor al cabo de 7 días. Los niños son especialmente propensos a contraer resfriados y a recibir medicación, a pesar de no haberse probado la eficacia de estos fármacos para niños en edad preescolar.

Cada síntoma del resfriado se debe tratar con un fármaco distinto. En realidad, es difícil encontrar remedios para el resfriado con un solo componente. La mayoría de los remedios contiene una variedad de fármacos (antihistamínicos, descongestionantes, analgésicos, expectorantes y calmantes para la tos) diseñados para tratar muchos síntomas.

Algunos analgésicos de venta sin prescripción

Concentración de componente (mg=miligramos) Usos Posibles problemas
Productos que contienen aspirina
165 mg de aspirina Disminución del riesgo de infarto Irritación y hemorragia gastrointestinal debido al uso prolongado, zumbido en los oidos (tinnitus), reacción alérgica en personas propensas, complicaciones de parto en mujeres embarazadas, síndrome de Reye en niños y adolescentes con varicela y gripe.
650 mg de aspirina Dolor e inflamación
325 mg de aspirina Fiebre, dolor, inflamación
500 mg de aspirina Fiebre, dolor, inflamación
227,5 mg de aspirina Fiebre, dolor leve a moderado
81 mg de aspirina Fiebre, dolor
81 mg de aspirina Disminución del riesgo de infarto cardiaco
Productos que contienen ibuprofeno, ketoprofeno o naproxeno
200 mg de ibuprofeno Fiebre, inflamación, dolores mentruales, dolor de leve a moderado. Irritación del tracto digestivo, úlceras por uso prolongado, lesiones del riñón en la gente mayor y personas propensas, reacciones al´rgicas en personas sensibilizadas.
220 mg de naproxeno sódico Fiebre, dolor de leve a moderado, inflamación, dolores menstruales.
25 mg de ketoprofeno Fiebre, dolor de leve a moderado, inflamación, dolores menstruales.
Productos que contienen paracetamol (acetaminofén)
325 mg paracetamol Fiebre, dolor de leve a moderado Lesiones del hígado causadas por dosis elevadasy repetidas ingeridas con el estómago vacio o con alcohol, riesgo de problemas renales por uso prolongado, reacción alérgica en sujetos propensos.
80 mg de paracetamol Fiebre, dolor de cabeza u otro dolor leve
500 mg de paracetamol Fiebre dolor de leve a moderado
160 mg de paracetamol Fiebre dolor de leve a moderado
Productos que contienen salicilato
870 mg salicilato de colina / 5 mililitros Dolores artríticos, inflamación Zumbido en los oidos (tinnitus)
467 mg de salicilato de magnesio Dolor de leve a moderado
580 mg de salicilato de magnesio Dolor de leve a moderado
325 mg de salicilato de magnesio Dolor de leve a moderado

Los calmantes para la tos, los expectorantes o los analgésicos no alivian la sensación de nariz congestionada. Si la tos es el problema, ¿por qué tomar un antihistamínico o un descongestionante? Si el dolor de garganta es el único síntoma, es probable que funcione un analgésico (paracetamol, aspirina, ibuprofeno o naproxeno). Pueden ser útiles los comprimidos para la garganta, especialmente aquellas con un anestésico local como la diclonina o la benzocaína, o las gárgaras con agua y sal (media cucharada de sal en 250 ml de agua tibia). Dar con el tratamiento adecuado para cada síntoma en particular puede convertirse en un desafío. Leer los prospectos o consultar al farmacéutico puede resultar útil.

En ocasiones, un resfriado o la tos pueden indicar una enfermedad más grave. Se debe consultar al médico si los síntomas persisten más de una semana, especialmente si hay dolor de pecho o si la tos produce esputos oscuros. Es raro que la fiebre y el dolor aparezcan en el transcurso de un resfriado común; su presencia puede indicar que se trata de una gripe o de una infección bacteriana.

Antihistamínicos

Muchos expertos creen que los antihistamínicos no se deben incluir en los remedios contra el resfriado que se venden sin receta. El problema es que los antihistamínicos pueden provocar somnolencia y debilidad. Por ello, es peligroso conducir automóviles, manejar equipos pesados y ocuparse de otras actividades que requieren un estado de alerta. Las personas mayores son particularmente propensas a padecer los efectos adversos de los antihistamínicos y pueden acusar síntomas de visión borrosa, ligeros mareos, boca seca, dificultad para orinar, estreñimiento y confusión. (· V. recuadro, página 40) Los niños pueden experimentar ocasionalmente insomnio o hiperactividad debido a los antihistamínicos. A pesar de la difusión generalizada de los problemas que estos riesgos conllevan, la mayor parte de los remedios contra el resfriado contienen antihistamínicos. Una vez más, la lectura atenta de las etiquetas o la solicitud del consejo del farmacéutico son muy útiles.

Descongestionantes

Cuando los virus invaden las membranas mucosas, especialmente en las fosas nasales, los vasos sanguíneos se dilatan causando tumefacción. Los descongestionantes constriñen los vasos para producir alivio. Los principios activos de los descongestionantes orales incluyen la seudoefedrina, la fenilpropanolamina y la fenilefrina. La fenilpropanolamina es también el componente principal de muchos otros productos dietéticos que se venden sin prescripción médica.

Los efectos adversos de los descongestionantes pueden incluir nerviosismo, agitación, palpitaciones e insomnio. Dado que estos fármacos se distribuyen por el organismo, constriñen otros vasos sanguíneos (no sólo los de las fosas nasales) y es posible que aumenten la presión arterial. Por esta causa los hipertensos o los enfermos del corazón sólo deben tomar descongestionantes bajo control médico. Otras enfermedades que requieren control médico si se administran descongestionantes son la diabetes, las afecciones cardíacas y el hipertiroidismo.

Para evitar estas complicaciones con frecuencia se usan pulverizadores nasales, que alivian los tejidos nasales inflamados sin afectar otros órganos. Sin embargo, los pulverizadores nasales actúan tan rápido y son tan eficaces que muchos pacientes intentan usarlos más allá del límite de 3 días indicado en la etiqueta. Esto puede conducir al círculo vicioso de una congestión nasal por un efecto de rebote. Cuando el efecto del fármaco desaparece, los capilares de las fosas nasales se pueden expandir, causando congestión y sensación de falta de aire. Esta sensación sería tan incómoda que se volvería a usar el pulverizador. Este uso genera una dependencia del fármaco que puede durar meses o años. A veces, interrumpir la administración requiere la supervisión de un médico especializado en enfermedades del oído, la nariz y la garganta.

Los pulverizadores nasales de acción prolongada incluyen los fármacos oximetazolina y xilometazolina, cuyo efecto dura hasta 12 horas. No deben usarse más de 3 días.

Remedios para la tos

La tos es un reflejo natural frente a la irritación de los pulmones; libera a los pulmones del exceso de secreciones o mucosidad. Si un individuo está congestionado pero puede expectorar, no es aconsejable eliminar una tos tan productiva.

Es muy difícil encontrar calmantes para la tos con un solo componente. Con frecuencia, se agregan expectorantes a los remedios para la tos. Algunos expertos opinan que la combinación de un fármaco que facilita la expulsión de la flema con otro fármaco que suprima la tos parece un contrasentido. Se supone que la guafenesina, un expectorante que se encuentra en varios productos para la tos, ayuda a liberar las secreciones pulmonares, facilitando la producción de esputo. Sin embargo, el beneficio real del fármaco es difícil de establecer.

La tos no productiva o seca puede ser muy irritante, especialmente de noche; los calmantes de la tos pueden aliviar y ayudar a conciliar el sueño. La codeína, un calmante de la tos muy eficaz, puede ser útil de noche debido a que tiene un leve efecto sedante. Dado que la codeína es un narcótico, se teme que pueda causar adicción. En realidad, la adicción es poco frecuente, pero en muchos países se exige que la codeína se venda sólo con prescripción médica y en otros se permite al farmacéutico vender medicinas para la tos con codeína sólo si el cliente firma una solicitud.

Algunos antihistamínicos de venta sin prescripción médica

  • Bromfeniramina
  • Clorfeniramina
  • Dexbromfeniramina
  • Difenhidramina
  • Doxilamina
  • Fenindamina
  • Feniramina
  • Pinlamina
  • Triprolidina

La codeína causa náuseas, vómitos y estreñimiento en algunas personas. Dado que se pueden producir ligeros mareos, somnolencia o vértigo, las medicinas para la tos que contengan codeína no se deben administrar a personas que tienen que conducir un vehículo o desempeñar una tarea que requiera concentración. La alergia a la codeína es poco común. Los efectos adversos pueden aumentar si se toman depresores del sistema nervioso central como el alcohol, sedantes, somníferos, antidepresivos o antihistamínicos al mismo tiempo que la codeína. Por lo tanto, estas combinaciones sólo se deben llevar a cabo bajo control médico.

El dextrometorfano es el ingrediente más frecuente en los remedios para la tos de venta sin prescripción médica. Su eficacia para suprimir la tos es más o menos comparable a la de la codeína. Los efectos adversos son raros, aunque pueden presentarse trastornos del estómago o somnolencia.

Fármacos para adelgazar

Se cree que las medicinas para adelgazar suprimen la sensación de hambre y son útiles para seguir una dieta baja en calorías. Se han aprobado dos componentes para este propósito: la fenilpropanolamina, que también actúa como un descongestionante en muchos remedios para el resfriado y la alergia, y la benzocaína, un anestésico local que insensibiliza las papilas gustativas. La benzocaína se encuentra principalmente en forma de goma de mascar, caramelos o los comprimidos que se disuelven en la boca. Se administra antes de las comidas.

En un estudio, los pacientes que seguían una dieta con la ayuda de la fenilpropanolamina perdieron más peso que con un placebo de apariencia idéntica. Sin embargo, la diferencia de peso perdido fue mínima (alrededor de 2 kilos). La eficacia de la fenilpropanolamina sólo se ha probado durante 3 o 4 meses aproximadamente. La fenilpropanolamina es más útil cuando forma parte de un programa que incluye ejercicio físico y cambios en los hábitos alimentarios.

La dosis de fenilpropanolamina en fármacos para adelgazar es más alta que en los remedios para el resfriado y la alergia. Pueden producirse efectos adversos como nerviosismo, insomnio, vértigo, intranquilidad, dolor de cabeza y náuseas si se toma una dosis superior a la recomendada. En algunos casos se han experimentado efectos adversos con la dosis habitual. Algunos individuos pueden también sentir inquietud o agitación y experimentar alucinaciones pocas horas después de haber tomado fenilpropanolamina.

El efecto adverso más inquietante es un significativo aumento de la presión arterial. Las dosis altas de fenilpropanolamina sola o en combinación con otros fármacos, o su uso durante períodos prolongados, pueden producir un accidente vascular cerebral u otras afecciones cardiovasculares en personas propensas.

Debido a la posibilidad de las interacciones entre fármacos, es importante el control del médico o farmacéutico antes de tomar cualquier fármaco que contenga fenilpropanolamina. Los prospectos advierten a los diabéticos, a los que sufren de afecciones de la tiroides, de presión arterial alta o de afecciones cardíacas, que no es recomendable tomar fármacos para adelgazar sin control médico. Los inhibidores de la monoaminooxidasa, fármacos que se prescriben para la depresión, pueden tener una interacción con la fenilpropanolamina causando un peligroso aumento de la presión arterial.

Antiácidos y digestivos

La acidez, la indigestión y el ardor de estómago son algunos de los términos usados para describir las molestias gastrointestinales. El autodiagnóstico de una indigestión es arriesgado porque las causas pueden ir desde una imprudencia menor en la dieta a una úlcera péptica o incluso un cáncer de estómago. A veces los síntomas de una afección cardíaca se parecen a los de una indigestión aguda. Aunque muchos individuos tratan la acidez por su cuenta, es mejor acudir al médico si los síntomas se prolongan más de 2 semanas.

El objetivo del tratamiento es prevenir la producción de ácido del estómago o neutralizarlo. Los bloqueadores de los receptores H2 para la histamina, incluyendo la cimetidina, la famotidina, la nizatidina y la ranitidina, reducen la cantidad de ácido producido en el estómago y ayudan a prevenir el ardor. Los antiácidos son agentes neutralizadores y actúan más rápidamente. A pesar de que los antiácidos no pueden neutralizar completamente el pH extremadamente ácido del estómago, sí pueden elevar el pH desde 2 (muy ácido) hasta valores entre 3 y 4. Esto neutraliza casi el 99 por ciento del ácido del estómago y alivia de forma significativa los síntomas en la mayoría de las personas.

La mayor parte de los productos antiácidos contienen uno o más de los cuatro componentes principales: sales de aluminio, sales de magnesio, carbonato cálcico y bicarbonato sódico. Todos los componentes actúan en un minuto o menos, pero la duración de su efecto es variable. Algunos productos alivian los síntomas durante 10 minutos aproximadamente, mientras que otros son efectivos durante más de una hora y media. Los bloqueadores histamínicos necesitan más tiempo para actuar pero su efecto es más prolongado.

Los antiácidos pueden tener interacciones con muchos y diferentes fármacos de prescripción médica, por lo que se debe consultar a un farmacéutico sobre las interacciones entre fármacos antes de tomarlos. Toda persona con afecciones cardíacas, hipertensión o problemas renales debe consultar al médico antes de tomar un antiácido. La cimetidina también puede tener interacciones con algunos fármacos de prescripción médica; por lo tanto, su uso necesita ser controlado cuidadosamente por un médico o un farmacéutico.

Fármacos para el mareo: precauciones

Principio activo Niños que no deben tomar el fármaco
Clolizina Menores de 6 años
Dimenhidrinato Menores de 2 años
Difenhidramina Peso menor de 10 kg
Meclizina Menores de 12 años

Aluminio y magnesio

Los antiácidos que contienen sales de aluminio y magnesio juntos pueden parecer ideales porque cada componente complementa al otro. El hidróxido de aluminio se disuelve lentamente en el estómago y comienza a actuar gradualmente proporcionando un alivio prolongado. También causa estreñimiento. Las sales de magnesio actúan rápido y neutralizan los ácidos eficazmente, pero también pueden actuar como laxante. Los antiácidos que contienen simultáneamente aluminio y magnesio parecen ofrecer lo mejor de ambos elementos: alivio rápido y prolongado con menor riesgo de diarrea o de estreñimiento.

Sin embargo, se ha cuestionado la seguridad a largo plazo de los antiácidos que contienen aluminio. El uso prolongado puede debilitar los huesos al agotar el fósforo y el calcio del organismo.

Carbonato cálcico

La creta (carbonato cálcico) ha sido el principal antiácido durante mucho tiempo. El carbonato cálcico actúa rápidamente y neutraliza los ácidos durante un tiempo relativamente prolongado. Otra ventaja es que representa una fuente económica de calcio. Sin embargo, una persona puede llegar a sufrir una sobredosis de calcio. La cantidad máxima diaria no debe exceder los 2 000 miligramos a no ser que el médico aconseje lo contrario.

Bicarbonato sódico

Uno de los antiácidos más económicos y más accesibles no está demasiado lejos de cualquier armario de cocina. El bicarbonato (bicarbonato sódico) ha sido utilizado como neutralizante de la acidez durante décadas. El eructo del bicarbonato sódico es causado por la liberación del gas anhídrido carbónico.

El bicarbonato sódico es una excelente solución a corto plazo para la indigestión. Pero demasiado bicarbonato puede destruir el equilibrio ácido-base del organismo causando una alcalosis metabólica. Su elevado contenido en sodio también puede causar problemas a individuos con insuficiencia cardíaca o con presión arterial alta.

Fármacos contra el mareo

Los fármacos usados para prevenir mareos son los antihistamínicos. Se prescriben ocasionalmente pero también son accesibles como fármacos de venta sin receta médica. Los fármacos contra el mareo son más efectivos si se toman 30 o 60 minutos antes de un viaje.

Con frecuencia, los fármacos contra el mareo causan somnolencia y falta de atención. En efecto, la difenhidramina, uno de los fármacos contra el mareo, es el principio activo de la mayor parte de los somníferos de venta sin receta. No deben tomarse estos medicamentos si se debe conducir un automóvil, una embarcación u otro vehículo, o desempeñar una actividad que requiera una atención especial. Los fármacos contra el mareo no deben tomarse junto con alcohol, somníferos o tranquilizantes, dado que pueden causar efectos adicionales inesperados. Los efectos adversos son más comunes en las personas de edad avanzada.

Son menos frecuentes otros efectos adversos como visión borrosa, confusión, dolor de cabeza, dolor de estómago, estreñimiento, palpitaciones o dificultad para orinar. En los bebés y los niños pequeños pueden provocar estados de agitación, por lo que sólo se utilizarán estos fármacos bajo control médico. Una dosis demasiado alta en un niño pequeño puede causarle alucinaciones e incluso convulsiones.

Los individuos con glaucoma de ángulo cerrado, inflamación de la próstata o estreñimiento, no deben tomar fármacos contra el mareo sin recomendación médica.

Somníferos

Los somníferos de venta sin receta médica sirven para tratar una noche en blanco ocasional y no un insomnio crónico, indicativo de un problema más grave. No es recomendable tomar somníferos de venta sin receta durante más de una semana o 10 días.

Los antihistamínicos difenhidramina y doxilamina son principios activos usados como somníferos de venta sin prescripción. Estos fármacos producen somnolencia o aturdimiento y pueden interferir la concentración o la coordinación. Sin embargo, no todos los individuos reaccionan del mismo modo.

A veces las reacciones son contrarias (una reacción paradójica) y en algunos individuos la difenhidramina o la doxilamina produce nerviosismo, intranquilidad y agitación. Aparentemente los niños pequeños y las personas mayores con una lesión cerebral, tienen una mayor propensión a presentar este tipo de reacciones. A veces, algunos individuos también experimentan efectos adversos como boca seca, estreñimiento, visión borrosa y zumbidos en los oídos. Las personas de edad avanzada, las mujeres embarazadas y las que están amamantando deben evitar estos fármacos, a menos que sea por indicación médica. Las personas con glaucoma de ángulo cerrado, angina de pecho, arritmias o inflamación de la próstata deben consultar a un médico antes de usar un antihistamínico para dormir o para cualquier otro motivo.

Pautas para elegir y usar fármacosde venta sin prescripción médica

  • Asegurarse de la exactitud del autodiagnóstico. No presumir que el problema es "algo que está dando vueltas".
  • Seleccionar el producto basandose en una reflexión y en componentes racionales y no por tener éste un nombre comercial conocido.
  • Elegir un producto con el mínimo de componentes. Los remedios que dicen aliviar una multitud de síntomas por lo general exponen al usuario a la toma de fármacos innecesarios y a riesgos adicionales y son más costosos.
  • En caso de duda, comprobar con un farmacéutico o un médico que el componente o el producto es el más adecuado.
  • Solicitar al farmacéutico comprobar las posibles interacciones con otros fármacos que se estén tomando.
  • Leer cuidadosamente las instrucciones para determinar la dosis más apropiada y las precauciones que se deben tomar. Averiguar cuales son las afecciones que llevarían a eliminar el uso del producto.
  • Pedir al farmacéutico que determine los posibles efectos secundarios.
  • No exceder la dosis recomendada.
  • Nunca tomar un fármaco de venta sin prescripción médica durante más tiempo del máximo sugerido en el prospecto. Dejar de tomar el producto si los síntomas empeoran.
  • Mantener todos los fármacos, incluso los de venta sin prescripción médica, fuera del alcance de los niños.

Precauciones especiales

El sentido común es un elemento fundamental para el cuidado de uno mismo. Ciertas personas son más vulnerables que otras a la toxicidad potencial de los fármacos. Las personas muy jóvenes, la gente mayor y los muy enfermos deben tomar fármacos solamente bajo precauciones extremas, incluyendo el control médico. Para evitar interacciones peligrosas, es importante consultar al médico o al farmacéutico antes de combinar fármacos prescritos con fármacos de venta sin receta. Los fármacos de venta sin receta no están diseñados para tratar enfermedades graves y pueden causar complicaciones. Una reacción inesperada, como una erupción o insomnio, debe servir como señal para dejar de tomar el fármaco inmediatamente y solicitar el consejo de un médico.

Niños

El organismo de los niños metaboliza los fármacos y reacciona a ellos de forma diferente que el de los adultos. Un fármaco puede ser ampliamente utilizado durante años antes de que se descubran las reacciones adversas en niños. Por ejemplo, pasaron 5 años antes de que los investigadores confirmaran que el riesgo del síndrome de Reye estaba relacionado con el uso de la aspirina en niños con varicela o gripe. Tanto los médicos como los padres, con frecuencia se sorprenden de que la mayor parte de los fármacos de venta sin receta, incluso los que se administran con dosificación recomendada por pediatras, no han sido probados a fondo en los niños. En particular, la eficacia de los remedios para la tos y el resfriado no ha sido especialmente probada en los niños. Por esta razón, el uso de estos fármacos representa una exposición innecesaria de los niños a la toxicidad y además es un gasto inútil de dinero. No siempre es fácil administrar a un niño la dosis correcta de un fármaco. La edad no es el mejor criterio, aunque las dosis para los niños se expresan con frecuencia en términos de límites de edad (por ejemplo, niños de edades comprendidas entre 2 y 6 años o 6 y 12 años).

La constitución física de los niños puede variar enormemente dentro de cualquier franja de edad y los expertos no se han puesto de acuerdo sobre los mejores parámetros para determinar la dosis del fármaco: el peso, la estatura o la superficie corporal. Una dosis recomendada basándose en el peso del niño podría ser la más fácil de interpretar y de administrar.

Cuando la etiqueta no proporciona información acerca de la cantidad de fármaco a administrar en niños, los padres no deben intentar adivinarla. En caso de duda, es mejor consultar al farmacéutico o al médico. Si se toman precauciones, el niño no tiene por qué recibir un fármaco peligroso ni una dosis excesiva de un fármaco potencialmente útil.

Muchos fármacos para niños se suministran en forma líquida. A pesar de que las etiquetas dan pautas claras sobre la dosis, a veces los adultos encargados se equivocan porque usan una cuchara común. Las cucharas de cocina no son adecuadas para medir cantidades de un fármaco líquido. Una cuchara cilíndrica de medición es mucho mejor, y es preferible utilizar una jeringa oral para depositar una cantidad precisa de fármaco dentro de la boca de un bebé. Antes de usar una jeringa oral siempre se debe retirar el tapón de la punta. El niño se puede atragantar si el tapón se empuja accidentalmente hacia el interior de la tráquea.Varios fármacos para niños tienen más de una presentación. Los adultos deben leer cuidadosamente los prospectos cada vez que administran un nuevo fármaco a los niños.

Personas de edad avanzada

El envejecimiento cambia la velocidad y la forma en que el organismo reacciona a los fármacos. Los cambios en el funcionamiento hepático y renal que ocurren de manera natural con el envejecimiento pueden afectar al modo en que los fármacos se metabolizan o eliminan. Las personas de edad avanzada son más vulnerables que los jóvenes a los efectos adversos y a las interacciones medicamentosas. Cada vez es más frecuente que los prospectos de los fármacos de prescripción médica especifiquen si la gente mayor requiere dosis diferentes, pero es raro que tales advertencias se incluyan en las etiquetas de los fármacos de venta sin receta médica.

Muchos fármacos de venta sin receta son potencialmente perjudiciales para las personas de edad avanzada. El riesgo aumenta cuando se toma regularmente la dosis máxima del fármaco. Por ejemplo, una persona mayor que sufre de artritis tiende a usar un fármaco analgésico o antiinflamatorio con frecuencia y las consecuencias pueden ser graves. Una úlcera hemorrágica es una complicación mortal para una persona de edad avanzada y puede presentarse sin previo aviso.

Los antihistamínicos, como la difenhidramina, también poseen riesgos especiales para los mayores. Las fórmulas para aliviar el dolor durante la noche, los somníferos y muchos remedios para la tos y el resfriado con frecuencia contienen antihistamínicos. Además de la posibilidad de empeorar el asma, el glaucoma de ángulo cerrado o la inflamación de la próstata, los antihistamínicos pueden producir aturdimiento o inestabilidad, lo cual comporta el riesgo de caídas y fractura de huesos. A veces los antihistamínicos pueden causar confusión o delirio en personas mayores, particularmente a dosis elevadas o en combinación con otros fármacos.La gente mayor es más propensa a los posibles efectos adversos de los fármacos administrados para trastornos del aparato digestivo. Los antiácidos que contienen aluminio son más dados a causar estreñimiento, mientras que los antiácidos basados en magnesio conllevan diarrea y deshidratación. Incluso la ingestión de vitamina C puede causar trastornos del estómago o diarrea en estas personas.

Durante las consultas al médico, las personas de edad avanzada deben informar sobre cualquier producto de venta sin receta que estén tomando, incluyendo vitaminas y minerales. Esta información ayuda al médico a evaluar el régimen completo de fármacos y determinar si los fármacos de venta sin receta son responsables de ciertos síntomas.

Interacciones entre fármacos

Muchos pacientes no informan a su médico o farmacéutico sobre los fármacos de venta sin prescripción que están tomando. Los fármacos tomados de manera intermitente, como los que se dan para el resfriado, el estreñimiento o el dolor de cabeza ocasional, se mencionan aún con menor frecuencia. Los médicos o farmacéuticos pueden olvidarse de preguntar sobre los fármacos de venta sin receta cuando prescriben o despachan los medicamentos. Existen muchos productos de venta sin receta que pueden interactuar adversamente con una amplia gama de fármacos.

Algunas de estas interacciones pueden ser graves. Por ejemplo, algo tan pequeño como una aspirina puede reducir la eficacia del enalapril en el tratamiento de insuficiencia cardíaca grave. Esto también puede ocurrir con otros inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA).

La ingestión de aspirina con el anticoagulante warfarina puede aumentar el riesgo de hemorragia. Los enfermos del corazón pueden no darse cuenta de que tomando un antiácido que contiene aluminio o magnesio se puede reducir la absorción de digoxina. Además la ingestión de suplementos de vitaminas y de minerales puede interferir con la acción de algunos fármacos de prescripción. El antibiótico tetraciclina tiende a ser ineficaz si se toma al tiempo con calcio, magnesio o hierro.

No se ha dedicado ninguna investigación sistemática a las interacciones de los fármacos de venta sin prescripción. Muchos problemas graves se han descubierto accidentalmente después de recibir informes de reacciones adversas o de muerte. Aunque algunos fármacos de venta sin receta tienen advertencias en el prospecto, el lenguaje usado es ininteligible para la mayoría de los consumidores. Por ejemplo, en algunos fármacos para adelgazar y remedios para el resfriado que contienen fenilpropanolamina, se advierte acerca del riesgo de usar estos productos simultáneamente con un inhibidor de la monoaminooxidasa (para la depresión) o hasta incluso 2 semanas después de la interrupción de este tratamiento. Esta advertencia tan importante no es de ninguna utilidad para aquellos pacientes, y hay muchos, que no son conscientes de que el antidepresivo que están tomando es un inhibidor de la monoaminooxidasa.

La mejor manera de reducir el riesgo de las interacciones medicamentosas es pedir al farmacéutico que controle las incompatibilidades. Además, se debe informar al médico sobre todos los fármacos que se estén tomando, los que necesitan prescripción médica y los de venta sin receta. (· V. recuadro, página 41)

Superposición de fármacos

Otro problema potencial es la superposición de fármacos. Si no se leen los prospectos de todos los fármacos que se toman, existe el riesgo de sobredosis accidental.

Por ejemplo, si al mismo tiempo se toma un fármaco para adelgazar y un remedio para el resfriado que contengan ambos fenilpropanolamina, se puede ingerir el doble de la dosis que se considera segura. El paracetamol (acetaminofén) se encuentra normalmente en los fármacos para la sinusitis. Cuando se toma simultáneamente un fármaco para la sinusitis y paracetamol para aliviar un dolor de cabeza, se puede exceder la dosis recomendada.

Enfermedades crónicas

Algunas enfermedades crónicas pueden empeorar si se toma un fármaco de venta libre de manera inadecuada. Los antihistamínicos, que se encuentran en los somníferos de venta sin prescripción, en los fármacos para la alergia y en los remedios para la tos, el resfriado o la gripe, no deben ser ingeridos por alguien que padece asma, enfisema, o procesos pulmonares crónicos, a menos que lo indique el médico. Tomar un antihistamínico puede también complicar el glaucoma y el aumento del tamaño de la próstata.

Los individuos con presión arterial alta, enfermedades del corazón, diabetes, hipertiroidismo o un aumento del tamaño de la próstata deben consultar a un médico o farmacéutico antes de tomar descongestionantes o antihistamínicos, ya que sus efectos adversos pueden ser peligrosos.

Si se padece una enfermedad grave a cualquier edad, se debe consultar a un médico o farmacéutico antes de adquirir fármacos de venta sin prescripción. Por ejemplo, es necesario aconsejar a los diabéticos sobre un jarabe para la tos que no contenga azúcar.

Los pacientes alcohólicos que participan en un programa de desintoxicación deben evitar los medicamentos para el resfriado que contengan alcohol; algunos contienen hasta un 25 por ciento de alcohol. Los enfermos del corazón, en el caso de que necesiten tratar un resfriado o una simple molestia del estómago, pueden necesitar consejo para elegir productos que no tengan interacción con los fármacos prescritos por su médico.

Los fármacos de venta sin receta están destinados principalmente a un uso ocasional por individuos básicamente sanos. Debido a ello, los enfermos crónicos o cualquiera que tenga la intención de tomar un fármaco a diario deben consultar antes al médico, porque tal uso excede los límites normales de la automedicación y requiere el asesoramiento de un experto.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.