Vejiga neurogénica

La vejiga neurogénica consiste en la pérdida del funcionamiento normal de la vejiga provocada por lesiones de una parte del sistema nervioso

Una vejiga neurogénica puede ser originada por una enfermedad, una herida, o un defecto de nacimiento que afecta al cerebro, la médula espinal o los nervios que se dirigen hacia la vejiga, su orificio de salida o esfínter (la abertura de la vejiga hacia el interior de la uretra) o ambas. Una vejiga neurogénica puede ser de baja actividad (hipotónica), siendo incapaz de contraerse (no contráctil) y de vaciarse bien, o puede ser hiperactiva (espástica), vaciándose entonces por reflejos incontrolados.

Causas

Una vejiga de baja actividad (hipotónica), generalmente es el resultado de la interrupción de los nervios locales que la estimulan. La causa más frecuente en los niños es un defecto de nacimiento de la médula espinal, como la espina bífida o el mielomeningocele (una protrusión de la médula espinal a través de las vértebras).

Una vejiga superactiva (espástica) se produce en general por una interrupción del control normal de la vejiga, por parte de la médula espinal y del cerebro. Una causa frecuente es una herida o bien un trastorno, como la esclerosis múltiple, que afectan la médula espinal, que pueden dar como resultado la parálisis de las piernas (paraplejía) o de los brazos y las piernas (tetraplejía). Con frecuencia, estas lesiones al inicio hacen que la vejiga se vuelva fláccida durante días, semanas o meses (fase de shock). Posteriormente, se vuelve hiperactiva y se vacía sin un control voluntario.

Síntomas

Los síntomas varían de acuerdo a la etapa en que se encuentre la vejiga, en baja actividad o superactiva.

Debido a que una vejiga en baja actividad, por lo general, no llega a vaciarse, se dilata hasta volverse muy grande. Esta dilatación generalmente no es dolorosa, porque la vejiga se expande lentamente y tiene muy poca o ninguna actividad nerviosa local. En algunos casos, la vejiga permanece aumentada de tamaño pero pierde pequeñas cantidades de orina de manera constante (incontinencia por rebosamiento). Las infecciones de la vejiga son frecuentes en las personas que tienen una vejiga en baja actividad, dado que el estancamiento de orina residual en ella proporciona las condiciones para estimular el crecimiento de bacterias. Se pueden formar cálculos en la vejiga, particularmente cuando una persona sufre de infección crónica de la vejiga que obliga a la colocación permanente de una sonda. Los síntomas de una infección de la vejiga varían dependiendo del grado de la actividad nerviosa que resta.

La vejiga superactiva se puede llenar y vaciar sin control y con grados variables de molestias, dado que se contrae y se vacía por reflejo (involuntariamente).

Cuando existe una vejiga hipoactiva o hiperactiva, la presión y el reflujo de la orina desde la vejiga por los uréteres pueden lesionar los riñones. En las personas que tienen una lesión de la médula espinal, la contracción de la vejiga y la relajación de su salida (esfínter) puede que no estén coordinadas, de modo que la presión en la vejiga permanece elevada y no deja que la orina salga de los riñones.

Diagnóstico

Con frecuencia, el médico puede detectar una vejiga aumentada de volumen examinando la parte inferior del abdomen. Los estudios radiológicos en los que se inyecta una sustancia radiopaca a través de una vena (urografía endovenosa), o a través de una sonda que se inserta en la vejiga (cistografía) o en la uretra (uretrografía), proporcionan más información. Los rayos X pueden mostrar el tamaño de los uréteres y de la vejiga y, posiblemente, la presencia de cálculos y de lesión renal, lo que proporciona al médico una valiosa información acerca del funcionamiento de los riñones. La ecografía proporciona una información similar. La cistoscopia es un procedimiento en el que el médico puede mirar el interior de la vejiga a través de un endoscopio flexible que se introduce dentro de la uretra, generalmente sin causar dolor.

La cantidad de orina que queda en la vejiga después de miccionar se puede medir introduciendo una sonda a través de la uretra para vaciar la vejiga. La presión interna de la vejiga y de la uretra se pueden medir conectando la sonda a un medidor (cistometrografía).

Tratamiento

Cuando la causa de una vejiga de baja actividad (hipotónica) es una lesión neurológica, se puede insertar una sonda a través de la uretra para vaciar la vejiga de manera constante o intermitentemente. La sonda se introduce lo más pronto posible tras la lesión, para impedir que el músculo de la vejiga sea lesionado por un estiramiento excesivo y para prevenir una infección de la misma.

La colocación de un catéter de manera permanente provoca menos problemas físicos en las mujeres que en los varones. En un varón, la sonda puede provocar la inflamación de la uretra y de los tejidos que la rodean. Sin embargo, tanto para éstos como para las mujeres se prefiere el uso de una sonda que pueda ser introducida por el propio paciente periódicamente (de cuatro a seis veces al día) y extraída una vez que la vejiga se vacía (autosondaje intermitente).

Las personas que desarrollan una vejiga hiperactiva (espástica) también pueden necesitar una sonda para facilitar el vaciado, en caso de que los espasmos de la salida de la vejiga impidan su total vaciamiento. En los varones tetrapléjicos que no pueden utilizar la sonda por sí mismos con este fin, puede que se deba seccionar el esfínter (un músculo semejante a un anillo que se abre y se cierra) de la salida de la vejiga, para permitir su vaciado y usar un dispositivo externo de recolección. Se puede aplicar estimulación eléctrica a la vejiga, a los nervios que la controlan o a la médula espinal para inducir la contracción de la vejiga, pero este tipo de tratamiento está aún en fase experimental.

El tratamiento con fármacos puede mejorar el almacenamiento de orina en la vejiga. Por lo general, el control de una vejiga hiperactiva se puede modificar con fármacos que relajan la misma, como los anticolinérgicos. Sin embargo, frecuentemente éstos causan efectos colaterales, como sequedad de boca y estreñimiento; además, es difícil mejorar el vaciado de la vejiga con fármacos, en los pacientes con una vejiga neurogénica.

A veces se recomienda la cirugía para hacer que la orina fluya por una abertura externa (ostomía), realizada en la pared abdominal o bien para aumentar el tamaño de la vejiga. La orina que sale de los riñones puede desviarse hacia la superficie del cuerpo extirpando un segmento corto del intestino delgado, conectando los uréteres al mismo y adhiriéndolo a la ostomía; la orina se recoge en una bolsa. Este procedimiento se denomina asa ileal. Se puede agrandar la vejiga con un segmento del intestino en un procedimiento denominado cistoplastia de aumento, y el sujeto puede así llevar a cabo el autosondaje. En los lactantes, la conexión se efectúa entre la vejiga y una abertura en la piel (vesicostomía), como medida temporal hasta que el niño tiene una edad suficiente para una cirugía definitiva.

Se desvíe o no el flujo de la orina, o bien se usen sondas, debe procurarse al máximo reducir el riesgo de la formación de cálculos en la orina. Se debe controlar rigurosamente la función renal. Cualquier infección de los riñones se debe tratar inmediatamente. Se recomienda beber por lo menos ocho vasos de líquido al día. La posición de una persona que está paralizada se debe cambiar con frecuencia, mientras que a otras se les debe animar a que caminen lo más pronto posible. Aunque la recuperación completa en cualquier tipo de vejiga neurogénica no es frecuente, algunas personas se restablecen bastante bien con el tratamiento.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.