Picor (prurito)

El picor (prurito) es una sensación que instintivamente induce a rascarse.

El rascado persistente puede causar enrojecimiento y fisuras profundas en la piel. De hecho, rascarse puede irritar tanto la piel que produce más picor, creando un círculo vicioso. Rascarse y frotarse la piel de forma prolongada puede provocar un aumento del grosor de la misma y la aparición de una costra.

Causas

El picor puede estar causado por una afección cutánea o una enfermedad sistémica (es decir, que afecta al cuerpo en general). Entre las enfermedades cutáneas que causan picor intenso se encuentran las infestaciones por parásitos (sarna, pediculosis), las picaduras de insectos, la urticaria, la dermatitis atópica y las dermatitis alérgica y por contacto. A menudo, el contacto con prendas de lana o con sustancias irritantes, como disolventes o cosméticos, provoca prurito. La piel seca, especialmente en las personas mayores, produce un prurito intenso generalizado.

Entre las enfermedades sistémicas que pueden causar picor están las hepatopatías (en especial la ictericia), la insuficiencia renal, los linfomas, las leucemias y otros trastornos de la sangre. A veces, las personas con alteraciones en el tiroides, diabetes o cáncer pueden presentar picor. Esta sensación también es frecuente durante los últimos meses de embarazo. Por lo general, no indica ninguna anomalía, pero puede estar causado por problemas leves de hígado. Muchos medicamentos pueden causar picor, incluyendo los barbitúricos; la aspirina y cualquier otro al que un determinado individuo sea alérgico.

Tratamiento

El picor se trata determinando la causa para tratar de eliminarla. Especialmente mientras la piel está inflamada, el médico puede aconsejar al paciente utilizar una crema suave, humectante y que no necesite receta, o una loción sin esencias ni color. Los aditivos que proporcionan color o aroma pueden irritar la piel e incluso causar picor. Las sustancias balsámicas como el mentol, el alcanfor, la manzanilla, el eucalipto y la calamina también pueden ser beneficiosas.

Las cremas con corticosteroides, que ayudan a reducir la inflamación y controlar el picor, sólo deberían utilizarse cuando éste se limita a un área reducida.

Tomar antihistamínicos como la hidroxizina y la difenhidramina por vía oral puede ser de ayuda, pero muchas veces provocan somnolencia. En general, los antihistamínicos no deberían ser aplicados sobre la piel porque pueden causar reacciones alérgicas.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.