Cánceres de piel

Los cánceres de piel son la forma más frecuente de cáncer, pero son habitualmente curables. Las formas más frecuentes de cáncer de piel suelen desarrollarse en zonas expuestas al sol. Las personas que han permanecido expuestas largo tiempo al sol, en particular las de piel clara, son las más susceptibles de desarrollar cáncer de piel.

Carcinoma basocelular

El carcinoma basocelular es un cáncer que se origina en la capa más profunda de la epidermis.

El carcinoma basocelular suele desarrollarse en superficies de piel que están expuestas a la radiación solar. Los tumores comienzan como formaciones muy pequeñas, brillantes duras y abultadas que aparecen sobre la piel (nódulos) y se agrandan muy lentamente, a veces tanto que pueden pasar inadvertidos. Sin embargo, la velocidad de crecimiento varía enormemente de un tumor a otro y algunos llegan a crecer aproximadamente un centímetro al año. El carcinoma basocelular puede ulcerarse o formar costras en el centro. En ocasiones crecen aplanados y se asemejan ligeramente a cicatrices. El borde del cáncer puede adquirir un aspecto blanco perlado. Por otra parte, el cáncer puede sangrar, formar costras y curar, llevando al paciente a pensar que se trata de una úlcera en vez de un cáncer. En realidad, esta alteración entre el sangrado y la cura es, a menudo, un signo significativo de carcinoma basocelular o de carcinoma de células escamosas.

En lugar de extenderse (hacer metástasis) hacia otros lugares del cuerpo, los carcinomas basocelulares suelen invadir y destruir los tejidos circundantes. Cuando los carcinomas basocelulares crecen cerca de un ojo, la boca, un hueso o el cerebro, las consecuencias de la invasión pueden resultar graves. Sin embargo, en la mayoría de las personas se limitan a crecer lentamente dentro de la piel. De todos modos, extirpar los carcinomas de manera precoz puede evitar que se extienda el daño a las estructuras subyacentes.

Signos de aviso de un melanoma

Peca o lunar pigmentado que aumenta de tamaño (especialmente de color negro o azul oscuro).

Cambio de color de un lunar existente, en especial ante la presencia de pigmentación roja, blanca y azulada en la piel circundante.

Cambios en las características de la piel que cubre el punto pigmentado, como por ejemplo cambios de consistencia o forma.

Signos de inflamación sobre la piel que rodea un lunar ya existente.

Diagnóstico y tratamiento

El médico suele ser capaz de reconocer un carcinoma basocelular observando simplemente su aspecto. Pero la biopsia (extirpación de una muestra de tejido y posterior examen al microscopio) es el procedimiento básico para confirmar el diagnóstico.

En la consulta, el médico puede eliminar todo el cáncer raspándolo y quemándolo con una aguja eléctrica (raspado y electrodesecación) o bien cortándolo. Antes de poner en práctica estos procedimientos, el médico debe anestesiar la zona que se debe tratar. En muy raras ocasiones se usa la radioterapia. Para los tumores recurrentes y los carcinomas basocelulares similares a cicatrices puede ser necesario recurrir a la cirugía controlada al microscopio (cirugía de Moh).

Las cremas que se utilizan para tratar el cáncer, como el fluorouracilo, no se consideran una terapia apropiada, porque en ocasiones permiten que el cáncer se extienda bajo la superficie sana de la piel.

Carcinoma de células escamosas

El carcinoma de células escamosas es un cáncer que se origina en la capa intermedia de la epidermis.

El carcinoma de células escamosas suele desarrollarse en zonas de piel expuestas al sol, pero también puede hacerlo en cualquier otra parte del cuerpo, como la lengua o la mucosa bucal. Puede formarse en piel de aspecto normal o en piel dañada (aunque haya sido muchos años antes) por la exposición al sol (queratosis actínica).

El carcinoma de células escamosas comienza como una zona roja con superficie costrosa, descamativa, que no cura. A medida que crece, el tumor puede volverse nodular y duro y en ocasiones presentar una superficie verrugosa. Al final, el cáncer se convierte en una úlcera abierta y crece dentro del tejido subyacente.

Generalmente, los carcinomas de células escamosas sólo afectan a la zona que los rodea al penetrar más profundamente en los tejidos cercanos. Pero otros se extienden (metastatizan) hacia partes distantes del cuerpo y pueden ser mortales.

La enfermedad de Bowen es una forma de carcinoma de células escamosas confinado a la epidermis que aún no ha invadido la capa dérmica subyacente. La piel afectada es de color rojo-pardusco, escamosa o costrosa, plana y a veces similar a placas de psoriasis, dermatitis o una infección micótica.

Diagnóstico y tratamiento

Cuando los médicos sospechan de un carcinoma de células escamosas, realizan una biopsia (extracción de una muestra de tejido para examinarla al microscopio) para diferenciar este cáncer de piel de otras enfermedades de apariencia semejante.

El carcinoma de células escamosas y la enfermedad de Bowen se tratan mediante extirpación del tumor usando los mismos métodos descritos para el carcinoma basocelular. La queratosis actínica, una irregularidad verrugosa que aparece en la superficie de la piel y puede degenerar en carcinoma de células escamosas, suele ser tratada mediante su destrucción con nitrógeno líquido o por aplicación de crema de fluorouracilo, que elimina las células que se dividen rápidamente.

Melanoma

El melanoma es un cáncer que se origina en las células productoras de pigmento (melanocitos).

El melanoma puede comenzar como una formación cutánea nueva, pequeña y pigmentada que aparece sobre la piel normal, muy a menudo en las zonas expuestas al sol, pero también puede desarrollarse a partir de lunares ya existentes, como sucede en la mitad de los casos. A diferencia de otras formas de cáncer cutáneo, el melanoma se extiende rápidamente (metastatiza) hacia partes alejadas del cuerpo, donde continúa creciendo y destruyendo tejido.

Melanoma
El melanoma se presenta generalmente como una lesión hiperpigmentada de la piel.

Melanoma

Cuanto menos ha crecido el melanoma en la piel, mayor es la probabilidad de que cure. Si el melanoma ha crecido profundamente dentro de la piel, suele extenderse a través de los vasos linfáticos y sanguíneos y puede causar la muerte en cuestión de meses o de unos pocos años. El curso de la enfermedad varía en gran medida y parece que depende de las defensas del sistema inmunológico. Algunas personas sobreviven durante muchos años en un aparente buen estado de salud a pesar de la propagación del melanoma.

Diagnóstico y tratamiento

Cuando se sospecha la presencia de un melanoma, se realiza una biopsia (extraccción de una muestra de tejido y examen al microscopio). Los tumores pequeños se extirpan enteramente, pero cuando son grandes se obtiene sólo una pequeña porción. En cualquier caso, un anatomopatólogo examina el tejido al microscopio para determinar si el tumor corresponde a un melanoma.

Quirúrgicamente puede extirparse la totalidad del melanoma; si éste no se ha propagado, el índice de curación se acerca al cien por cien. Sin embargo, cualquier persona que haya tenido un melanoma corre el riesgo de desarrollar otros. En consecuencia, estas personas necesitan controles periódicos de piel.

A pesar de que se recurre a la quimioterapia para tratar los melanomas que se han extendido, los índices de curación son bajos y la enfermedad suele ser mortal. De todos modos, el tratamiento experimental mediante inmunoterapia con interleucina-2 ha aportado resultados prometedores.

Sarcoma de Kaposi

El sarcoma de Kaposi es un cáncer que se origina en los vasos sanguíneos, generalmente de la piel.

El sarcoma de Kaposi adopta dos formas: la primera es una enfermedad que afecta a personas de edad avanzada, frecuentemente de origen europeo, judío o italiano, en los que el cáncer crece muy lentamente sobre la piel y raramente se propaga. La segunda forma es característica de los niños y los varones jóvenes del África ecuatorial, así como de los enfermos de SIDA. Esta forma de sarcoma de Kaposi crece mucho más deprisa y suele afectar a los vasos sanguíneos de los órganos internos.

En las personas mayores, el sarcoma de Kaposi suele aparecer como una mancha de color violáceo o pardo oscuro en las piernas o en los dedos de los pies. El cáncer puede crecer varios centímetros o más, en forma de un área profundamente coloreada, plana o ligeramente abultada que tiende a ulcerarse y sangrar. El cáncer puede diseminarse lentamente por toda la pierna.

Entre los africanos y los enfermos de SIDA, el sarcoma de Kaposi suele aparecer primero como una peca rosada, roja o púrpura de forma redondeada u ovalada. Estas formaciones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero por lo general lo hacen en la cara. Al cabo de varios meses, las pecas pueden aparecer en varias zonas del cuerpo, incluyendo la boca; también pueden desarrollarse en órganos internos y ganglios linfáticos, donde pueden causar una hemorragia interna.

Tratamiento

Las personas mayores con sarcoma de Kaposi de crecimiento lento y ningún otro síntoma pueden no necesitar tratamiento. Sin embargo, los puntos tumorales pueden tratarse mediante congelación, radioterapia, o electrocauterización (destrucción de tejidos utilizando una sonda eléctrica).

En los enfermos de SIDA y otras personas con la forma más agresiva de la enfermedad, el tratamiento no ha resultado muy beneficioso. La quimioterapia usando fármacos como el etopósido, vincristina, vinblastina, bleomicina y doxorrubicina ha tenido resultados decepcionantes. El interferón-alfa puede desacelerar la progresión de las formaciones cutáneas precoces y el fármaco vincristina inyectado directamente en ellas puede hacerlas remitir. Tratar el sarcoma de Kaposi no parece prolongar la vida de las personas afectadas de SIDA. Pero el hecho de mejorar el sistema inmune de la persona puede provocar una regresión del sarcoma de Kaposi.

Enfermedad de Paget

La enfermedad de Paget es un tipo de cáncer de piel raro que se parece a una placa de piel inflamada y enrojecida (dermatitis); se origina en las glándulas cutáneas o subcutáneas.

(El término enfermedad de Paget también hace referencia a una enfermedad ósea metabólica que no tiene relación con ésta; son enfermedades distintas que no deben confundirse.)

Como la enfermedad de Paget suele originarse a partir de un cáncer de los conductos mamarios, el cáncer generalmente se forma alrededor del pezón. La enfermedad de Paget también suele tener el aspecto de una erupción roja, exudativa y costrosa localizada en las ingles o alrededor del ano; el tumor puede originarse en las glándulas sudoríparas cercanas. La enfermedad de Paget se trata extirpando quirúrgicamente la totalidad del tumor.

El contenido que se proporciona en esta página web es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
Manual Merck
Manual Merck

La obra de referencia médica más consultada del mundo, que cubre todas las áreas de la medicina general y sus especialidades.

Actualidad
Actualidad

Accede a información que puede ser de tu interés.


Encuestas
Encuestas

Accede a encuestas y test que te pueden ayudar a conocer un poco más sobre las patologías que te interesen.